Política

Tras más de año y medio, FGE no detiene a violador de Amairany pese a tener pruebas

noviembre 13, 2020

Un año y siete meses han pasado desde que Amairany denunció ante el Ministerio Público la violación sexual de la que fue víctima; a pesar que entregó pruebas contundentes del acto, no hay avance en las diligencias, la Fiscalía General del Estado (FGE) ha sido omisa y el agresor continúa libre acechando a otras mujeres.

Los hechos ocurrieron en abril de 2019, cuando Amairany, originaria de Acayucan, convivió con su "amigo" Habimael "T. M." y éste abusó de ella cuando él era estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana.

Los hechos constan en la carpeta de investigación UIPJ-1/DXI/FES2/814/2019 radicada en la Fiscalía Coordinadora Especializada en Investigación de Delitos de Violencia Contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños y de Trata de Personas a cargo de la fiscal María Etelvina Santiago Hernández.

En entrevista, Amairany precisó que por protocolo fue enviada a realizar un estudio psicológico con personal de la Fiscalía, sin embargo, tras varios meses que acudió a las oficinas a preguntar sobre la entrega de los resultados, éstos no fueron integrados a la carpeta de investigación.

Lamentó que al momento de la denuncia presentó pruebas contundentes del ilícito y a más de un año y siete meses el agresor continúa libre.

Recordó que después del delito, su agresor continuó acosándola pidiendo "disculpas", incluso —expresó la agraviada— vía WhatsApp le dijo que lo que sucedió ni siquiera había sido violación.

"Éramos amigos, casi hermanos, me tomó fotografías, me desnudó (...) es injusto que él siga con su vida como si nada", reprochó.

Indicó que al momento de la violación ella se encontraba inconsciente, sin embargo, expuso que fue a través de cámaras espías que se percató que fue ultrajada.

Explicó que las cámaras las colocó debido a que "desaparecía" su ropa, principalmente la íntima.

Dijo que el mismo día que se enteró que fue violada, reclamó a Habimael los hechos y sólo le respondió negándolos, a pesar de que en la grabación se observa cuando le quita la ropa, toma fotografías y ultraja.

Precisó que el video fue extraído por un perito de Servicios Periciales para integrarlo a la carpeta de investigación, sin embargo, las fotografías las envío por correo electrónico, pero jamás recibió el acuse de las mismas.

Agregó que una trabajadora social solicitó fotografías de su vivienda, mismas que envió a la "licenciada Aleida", pero que ella tampoco integró las fotografías a la investigación excusando "estar ocupada".

En octubre de 2019, dijo, su agresor continuó acosándola por medio de llamadas telefónicas y mensajes de texto, por lo que optó por bloquearlo de sus redes sociales y evitar cualquier tipo de contacto con él.

Amairany exige justicia y que reanuden las investigaciones, puesto que entregó pruebas fehacientes a la FGE para construir un caso sólido de violación y que el responsable sea detenido para responder por el delito, además de que con ello se evita que continúe poniendo en riesgo a otras mujeres.