Política

Sobre la pesadilla que no hay que olvidar

noviembre 12, 2020

Las inundaciones en Tabasco parecen el colmo del mal fario para este país en tiempos de crisis y quebrado por la acción depredadora del prianismo neoliberal, muy cercano a nazismo si nos atenemos a su desprecio sistémico por la vida. Se reconoce que fue un error, que se liberó agua de acuerdo con un pronóstico de precipitación que no se cumplió porque fue menor.

Con todo, la gobernabilidad es completa. No tardarán los gatilleros conservadores en armar un entramado de reclamos. Tal como hacen ahora con la falta de reconocimiento de un ganador en las elecciones estadounidenses hasta no haber un resultado oficial.

La comparación con la carnicería nazi podrá parecer desporcionada para muchos, pero basta remitirse al reportaje que recien publicó Quinto Elemento Lab, sobre las fosas clandestinas de Durango. En abril de 2011, durante el gobierno interino que sustituyó a Humberto Moreira, se hicieron los trabajos forenses para recuperar los cuerpos de enterrados en una fosa clandestina ubicada en un taller automotriz en la capital Durango.

La imagen de una excavadora amarilla manejada con impericia desenterrando cadáveres en descomposición sin el menor cuidado, como quien desentierra piedras. Dando al traste con cualquier remota posibilidad de identificación de los cadáveres y, con ello, mostrando un profundo desprecio orgánico por la vida y el sufrimiento. Esa es la cara verdadera del neoliberalismo. Como lo fue en Chile con Pinochet.

Esa responsabilidad, la de meter de lleno a la nación mexicana en una guerra intestina contra un enemigo interno múltiple y sin rostro con el que, además, pactó con alguna de las facciones, es una responsabilidad que comparten Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Hay una diferencia abismal entre un modelo de gobierno neoliberal y el actual, que reconstruye con los redrojos que dejaron y en medio de adversidades extraordinarias el Estado de bienestar.

Ahora el PRI, el PAN y el PRD, incapaces de reinventarse, se unen con fines de hacer frente unido contra el Estado de bienestar, no tanto en contra de López Obrador, como de recuperar la mina de oro para el saqueo que fue el país bajo esos gobiernos safios. Y la justicia, como la nave, va.