FALANGES: La fragmentación política y la balcanización: el caso de EEUU
noviembre 10, 2020 | Luis Adalberto Maury Cruz

¿Cuál es la condición de EEUU en este 2020-2021? y ¿Cuál es su impacto geopolítico? La globalización neoliberal dejó varios saldos negativos, uno de ellos es la fragmentación política y la balcanización. Esto es propio de un crecimiento económico desigual entre distintos países y al interior de estos, generando discriminación económica y social, aunado a la falta de dispositivos gubernamentales de cohesión social. Esto se articula con condiciones endógenas de los países occidentales.

Los grandes motores neoliberales son la hiperindividualización, la liberación económica (concentración de riqueza), el desmantelamiento del Estado de bienestar (privatizaciones) y la omisión de la política social, con efectos negativos ambientales y sociales. El modelo neoliberal data de la década del 80 del siglo XX hasta este 2020 (el fin del modelo fue reconocido por The Economist vocero europeo de los intereses de esta globalización).

2020 y 2021 es un periodo de choques entre el modelo neoliberal y el neonacional, que reconfiguran la geopolítica y la geoeconomía en el concierto de la Tripolaridad (Rusia, China y EEUU), de la perdida de la unipolaridad política, tecnológica, económica y militar de EEUU, de la actual crisis sanitaria mundial del COVID-19 con su crisis económica, y de la configuración de las regiones económicas del globo.

Hay una guerra multidimensional entre EEUU vs Rusia y China que aún no ha escalado al conflicto armado. Pero en Reino Unido ya se maneja la hipótesis de una tercera guerra mundial. Esto señalado en Sputnik, por el jefe del Estado Mayor de la Defensa británica, el general Nick Carter, quien advirtió de los riesgos globales y la crisis de seguridad ante los numerosos conflictos regionales en el mundo y que "un error de cálculo" tendrá graves consecuencias. Esto en entrevista con Sky News, el 8 de noviembre en el Reino Unido.

Esto es un momento Sarajevo. Trump no ha generado ninguna guerra, hasta hoy, y ha seguido una política económica nacionalista y proteccionista.

La fragmentación política y la balcanización remite a varios aspectos como:

1) Lo político/financiero. Ante las sucesión presidencial en EEUU, es poco relevante quien gane Trump o Biden. El punto es cómo enfrenaran la realidad. Aunque la gran derrota fue para las encuestadoras que vaticinaban que Biden ganaría hasta 9 a 1 sobre a Trump, quienes son abiertamente prodemócratas. Será el 14 de diciembre cuando los delegados electorales emitan su voto, el cual puede ser diferente al de sus Estados. Faltaría el resolutivo del Congreso del 6 de enero 2021 en el que se ratifica o se invalida el resultado electoral. Hasta entonces habrá un candidato victorioso.

El desarrollo de la ciberanarquía (por el usuario) que es tierra de nadie y la cibercracia (por el administrador) que es poder de muy pocos. Esto genera otra dimensión política. Que desde los usuarios se torna en polarización y atiza el encono social y político en EEUU.

Esta nueva dimensión política derivó de la revolución tecnológica en Silicon Valley, esto administrado por Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft de tendencia/interés neoliberal, son minas bursátiles del índice Nasdaq controlados por los gigabancos Black Rock, Vanguard, State Street y Fidellity.

La lucha electoral se vislumbra desde los tribunales. El proceso electoral está polarizado y en condición de crispación social. La elección fue entre Trump, que representa el ala conservadora, neonacional y los inconformes con el neoliberalismo, contra el megaespeculador George Soros/Black Rock, que es el poder financiero global detrás de Biden.

El sistema político de EEUU, que data del siglo XIX, es una plutocracia. No hay democracia, ni voto popular y quien manda son los gigabancos que controlan Wall Street. Black Rock, Vanguard, State Street tiene el poder sobre la mitad de estos capitales.

Por extraño que parezca es más primitivo el sistema de EEUU que la democracia actual de México, con toda la corrupción existente. Tocqueville, en La democracia en América, se equivoca al suponer que EEUU es una democracia.

Aunado a esto el rotativo ruso Sputnik el 6 de noviembre menciona que Jalife-Rahme señala que: Biden un día antes de la elección confundió a su hijo difunto Bob con su nieta. "Esto habla de que él está en un grado, digo yo soy de formación de psiquiatra y no quiero ser cruel, pero esto no habla de un candidato que esté apto para gobernar". Esto genera la hipótesis: la presidencia la puede asumir la vicepresidenta Kamala Harris y quien estaría de tras de ella seria Hillary Clinton como vicepresidenta. Es un escenario de más crisis para EEUU.

2) El entorno geopolítico es dado por la creciente influencia de China y Rusia, en el mundo y en América Latina. El e-yuan, la desdolarización del mercado global continua en ascenso se preludia una canasta de monedas internacionales. El T-MEC es un acuerdo bipartidista en EEUU que reconfigura a América del Norte (México, EEUU y Canadá).

El rezago militar de EEUU es de 10 años en comparación Rusia y China. La salida de Reino Unido de la Unión Europea y su alianza Trump, muestran un EEUU débil y el debilitamiento/muerte del neoliberalismo. Así, la tendencia neoliberal que pudiera impulsar Binen a nivel global y regional carecería de la fuerza de hace 40 años. No hay punto de comparación entre este 2020-2021 con el periodo de Ronald Reagan y de Margaret Thatcher.

3) El entorno social supone a las caravanas migrantes desde Centroamérica hacia EEUU, el problema racial entre mexicanos, latinos, negros y blancos protestantes anglosajones, el tema de ANTIFA que declaro la desobediencia civil contra el Estado, todo esto impulsado y azuzado por George Soros para desestabilizar el gobierno de Trump.

La Frontera sur de América del Norte es el río Suchiate, y la política migratoria continuara endureciéndose. Las caravanas migración tendrán un desaceleramiento, pues no habrá impulso de Soros, de ganar Biden. La recesión económica implica contención migratoria de EEUU desde México y es previsible con Hillary Clinton, el poder de facto, se retomen las medidas restrictivas y de deportación que realizó la administración de Obama, peores que las de Trump.

El tema racial está inmerso en fractura social y electoral que preludian más conflictos sociales graves. Ya vistos en las revueltas por la muerte de negro Floyd, y en las mediadas de resguardo de edificios públicos y de Trump en Nueva York, del 3 de noviembre día de las votaciones, que evidenció la polarización creciente.

4) La tendencia de balcanización de continua, con las propensiones separatistas en Texas, California, Alaska, Florida... ya señalada por Las nueve naciones de América del Norte de Joel Garreau. Esta es la peor crisis económica, política y social de EEUU.

Es previsible que las medidas contra los separatismos en EEUU y las medidas contra las revueltas se endurezcan y con ello se genere mayor encono. La fricción entre republicanos/neonacionalistas y demócratas/neoliberales iría en aumento, se tornaran más polarizada y generará mayor fragmentación político al interior de las dos alas, con mayor inestabilidad gubernamental.

De esta forma la condición de EEUU evidencia una plutocracia desde los edificios de State Street. Se presenta la necesidad de una reindustrialización y necesidad de arraigar estos capitales en América del Norte, no sólo en EEUU, como un medio para revertir el colapso del sistema económico regional que data desde inicios del siglo XXI.

Esto se articula con una industria militar con retrasos de 10 años en comparación a las potencias de China y Rusia, y con la perdida de la unipolaridad de estadounidense.

Las crecientes tendencias separatistas, el racismo, las revueltas y la crispación social, el colapso del Estado de bienestar y la inconformidad ante los efectos nocivos de la globalización neoliberal. El descredito de las encuestadoras y el arribo de la ciberanarquía/cibercracia esto se traducen en la creciente oclocracia, y mayores condiciones de ingobernabilidad.

¿En el escenario geopolítico, la muerte del neoliberalismo será los estertores del viejo colonialismo de EEUU y priorizar la solución de su condición interna y de América del Norte?, ¿acaso como Gorge III de Inglaterra que perdió las 13 colonias Biden a los 78 perderá la gobernabilidad?

Resulta claro que México le toca convivir con un "fascista" como Trump o como un colonialista como Soros mediante las lagunas metales de Biden, Resulta iluso tomar partido en lo que no se tiene incumbencia, entre uno y el otro lo sensato es la doctrina Estrada y contar con servicios de inteligencia funcionales y eficaces. En fin, ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com

Las fotos del día