Política

La debacle de las riquezas mal habidas y la pseudo alianzas federalistas de los gobernadores

octubre 28, 2020

Por accidente, debido al atasco que se forma al entrar a la ciudad de Xalapa a la hora que regresa mucha gente de sus trabajos, decidí acortar mi ruta hacia mi casa y tomé la calle que va hacia la central de Abasto, y de ahí me dirigí por la avenida que cruza una serie de fraccionamientos que tuvieron su mejor bonanza y desarrollo cuando la clase política veracruzana ostentaba el poder político-público, por ahí se asientan una serie de zonas residenciales de alta plusvalía, en el trayecto le iba comentando a mi esposa que muchos políticos compraron residencias en esa zona que vino a sustituir en "clase" y prestigio, a la antiguamente orgulloso fraccionamiento "las animas".

Una zona residencial con zonas comerciales, y con una serie de estaciones de vigilancia tanto públicas como privadas, pero que si observa, después de perder el poder político y en consecuencia el erario público, se está dando un fenómeno al final de los dos años que lleva al frente del gobierno de la república AMLO y en el Estado, el gobernador Cuitláhuac García, se ven una gran cantidad de residencias en ventas y arrendamientos, y exculpando a los que si se la curran honestamente, aunque en México, no sé si se puede hablar en esos términos, la gran mayoría son propiedades de esos políticos que saquearon al estado mexicano y son responsables de la crisis pública que vive México, esto último, resulta un contraargumento usado por la oposición a la transición democrática, que piensa que es un exceso de Perogrullo, y que aluden a que han pasado 2 años y todavía no se ve que se resuelvan los graves problemas que vive México, delincuencia, pobreza, marginación y ahora la crisis sanitaria de la pandemia del coronavirus, como si 2 años fuera 20 años o más años, olvidando o aparentando amnesia de que esa destrucción del estado mexicano fue un proceso paulatino y premeditado que cernió su práctica funesta de corrupción y simulación en los últimos 30 años.

Cómo ya lo he dicho en varias ocasiones, se sigue peleando por el botín político, que es el erario del estado mexicano, unos encabezados por el presidente Obrador que quiere hacer con ello justicia social y la palanca para la consolidación de la transición democrática, invirtiendo el presupuesto esencialmente en desarrollo social y quitar o cercenar las manos de los intermediarios, líderes "sociales" y políticos, ONG’s y Asociaciones Civiles, y que éste llegue directamente a las manos de la gente, y otros, que quieren que regresen "los buenos tiempos", esos tiempos que permitían que hasta los choferes salieron beneficiados del robo a mansalva que se hacía del erario público.

Pero para estos últimos, se necesita hacen ciertas metamorfosis, y cambiar de piel, y si es necesario dejar la comodidad de sus reinos por casas de campaña, aunque en la noche la pasen en hoteles, se haría, y si es necesario ser federalista a ultranza se hace, aunque no se entienda que el federalismo en verdad son los municipios no el centralismo de los estados; por eso vemos a los venidos a revolucionarios de papel, los señores feudales al ver perdido el reino intentan consolidar sus feudos para erigirse en visionarios, y lo digo, por la banda de gobernadores que se aliaron para combatir la transición democrática y emular las legitimaciones de la transición democrática que ha puesto de moda AMLO, pero sus miras cortas y trasnochadas los delatan, para ellos me di a la tarea de sacar los siguientes datos, cifras del presupuesto federal de egresos, los últimos dos años del presidente del "canal de las estrellas" Enrique Peña Nieto, y los últimos dos del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, en el 2017 fueron $651,861,700 el presupuesto destinado a las entidades federativas y municipios, en el 2018 fueron $688,341,600, en el 2019 fueron $735,758,500, y en el 2020 fueron $816,741.400. Como puede observarse ha habido un aumento progresivo de dicho presupuesto a las entidades federativas y municipios, la diferencia es que en el periodo de Peña Nieto no hubo contrarrevolución ni alianzas federalistas de gobernadores, y sí acuerdos cupulares para repartirse el erario público del estado mexicano; y ahora porque no están en el poder federal hacen alianza esos pseudos gobernadores revolucionarios de papel en grandes defensores del federalismo, la división de poderes y la pluralidad.

La realidad pública y política de México está para llorar, las fuerzas reaccionarias sin tapujo ni pudor se descaran, y descubren sus verdaderos intereses y sus intenciones, el vil poder por el poder, ¿qué les importa los pobres y la justicia social", ¿qué les interesa los feminicidios y la dolorosa condición de ser mujer en un mundo machista?, ¿qué les interesa el futuro de los jóvenes y su frustrada certeza de futuro carcomido por una generación de mexicanos adultos que nunca han podido darles un futuro mejor al presente que tienen?, sin empleo, sin protección social sin educación de calidad; en fin, una clase política reaccionaria que está dispuesto a todo, y que ese es el verdadero peligro para México.

La pregunta que es obligada hacerse, ¿sirve la política así?, y claro que no sirve, que la política así es una vulgar práctica de facinerosos, de filibusteros, de sofistas, de malos; o como les han llamado eufemísticamente de "delincuentes de cuello blanco", se cierne sobre México tiempos más monstruosos, tiempos de vacíos sin esperanza, pues estamos ante el peligro de construir tiempos sin ideología y sin ideas, donde se vale juntarse para hacer política, buscar los mejores sofismas para continuar engañando, y hacer del poder político el arte de la ignominia, y lo constatamos con esas monstruosas alianzas que se están construyendo entre el PRI, PAN y lo que queda del PRD, con el único objetivo de quitarle el poder al "loco de la justicia social", "al desquiciado de la igualdad y protector de los pobres", al que a lo larguísimo de 2 años, y cuando lo dicen, alargan las letras, l-a-r-g-u-i-s-i-m-o-d-o-s-a-ñ-o-s, no ha hecho nada, y ha tardado en reconstruir lo que nosotros destruimos en 30 años de gobiernos PRIANISTAS, ahora nos toca a nosotros, ¿cómo osó oponerse a los ricos?, si son tan poderosos, a la clase política "heredera de la revolución mexicana".

Las cosas están claras en la política en México, y no podemos buscar fantasmas para explicarlas, o se consolida la transición democrática que encabeza AMLO o el movimiento retardatario triunfa y volvemos al oscurantismo.

A veces me da la impresión que no tenemos memoria histórica los mexicanos, y que las ofensas, los abusos, el oprobio sufrido por esa clase política se está perdonando y se olvida, y que las estrategias mediáticas y el bulo fascistoide goebbelsiano está funcionando, sólo así se explica como un repugnante personaje como Lozano que no puede hilar coherentemente una explicación de su postura y posición política sea protagonista de la oposición en México.

¡In pace rei publicae! (México) ¡Descanse en paz la política en México!