Política

Incertidumbre ha frenado la contratación de créditos y proyectos de inversión en Orizaba

octubre 27, 2020

Orizaba, Ver.- La crisis económica detuvo, de golpe, la contratación de créditos para vivienda, tanto de interés social, como de mayor precio, pero además frenó proyectos de inversión y ampliación de casas comerciales. La incertidumbre por el futuro económico del país es la principal causa de este paro en ambos sectores.

David Domínguez, desarrollador de viviendas, advierte de los efectos negativos que provoca la pandemia en este sector, de hecho, señala que "desde antes de la pandemia ya se reportaba un decrecimiento en la venta de vivienda, que finalmente cayó hasta 60 por ciento y que se agravó con el confinamiento que se tuvo por la enfermedad", pero el problema se complica porque ahora, y aun cuando hay trabajadores con créditos para vivienda ya aprobados, no quieren ejercerlos: "ni siquiera aquellas personas que tienen un crédito aprobado quieren aplicarlo por varias razones, entre ellas, perder su trabajo o que disminuyan sus ingresos. Aquí lo que pasa es que el trabajador no quiere adquirir una casa por miedo a lo que suceda en el futuro inmediato, y aunque tiene crédito también tiene un descuento que merma si se queda sin trabajo o si le rebajan el sueldo; mucha gente con crédito en mano, aprobado, con capacidad económica, está decida a esperar porque dice: no sé qué vaya a pasar en la empresa", destacó.

"El panorama no es halagador [sic]; por el aumento del dólar y de los materiales de construcción las viviendas empezarán a subir de precio. Las empresas enfrentan créditos y nóminas que han estado pagando y eso propicia una contracción impresionante", explicó.

Otro de los problemas que este sector enfrenta es la carencia de espacios para desarrollar viviendas, como en el caso de Orizaba: "aquí la ciudad se quedó sin reserva territorial y aun cuando las personas quisieran adquirir un terreno o vivienda dentro de este municipio, resulta casi imposible. Definitivamente en Orizaba ya no hay terrenos, es muy difícil que haya, es complicado tenerlos, sí hay alrededor, en Río Blanco, Mariano Escobedo, Santa Ana, Ixtaczoquitlán, con una reserva muy grande pero la gente quiere vivir en Orizaba y se ve con las ganas. En Orizaba se tienen mejores servicios de limpieza, de seguridad, por ello los desarrolladores de vivienda buscamos áreas cercanas a fin de crecer de forma metropolitana", señaló.

Otro sector que igual se afectó por la pandemia es el comercial, tan es así que la ampliación de Plaza Valle tendrá que esperar, al menos este año no se inicia. En este sentido, Roberto Diez Pirez, directivo de la agrupación, reveló que por los problemas que trajo la pandemia, "el proyecto de ampliación que fue anunciado a principios de este año ha quedado pospuesto hasta 2021. Para concretarlo se requería la inversión de mil millones de pesos, y por ahora sufrirá un retraso, sin embargo, las marcas anunciadas mantienen su postura de seguir adelante", indicó.

Obviamente, por el momento que se vive se va a posponer hasta el próximo año: "se analiza cuándo es conveniente, pero hoy en día es un proyecto que se tuvo que parar por los problemas que vivimos en la ciudad, en México y el mundo, yo creo que el que tenga la certeza de cuándo acaba la pandemia que nos diga, en tanto, iremos analizando conforme empiece el próximo año cuándo sería viable reactivar el proyecto", destacó.

Mientras tanto, el embate de la pandemia ha causado el cierre de al menos 20 negocios, algunos de manera definitiva. El resto trabajan al 80 y 90 por ciento de su capacidad, todo ello en Plaza Valle: "digamos un 20 por ciento de cuantificación de empleos, no lo tenemos medido, pero sí hablamos de 20 comercios y todos propiciaban empleo, estamos hablando de locales con hasta 20 empleados o más, cada negocio lleva sus datos. Hoy, la mayoría de empresarios enfrentan créditos por pagar y la falta de flujo económico no ayuda", destacó el empresario.