Sociedad y Justicia

"No vamos a violar contrato, preferencia a la CFE y Pemex es dentro de los estatutos": AMLO

octubre 25, 2020

Nava, Coah.- Durante la supervisión del complejo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó la postura de legisladores estadunidenses que cuestionaron su política energética, al reivindicar que durante las negociaciones del tratado comercial, como presidente electo, revirtieron los compromisos del pasado gobierno para renegociar el capítulo energético.

"No debe [haber] engaños, [como] los de quienes se aprovecharon de manera deshonesta en el periodo neoliberal, cuando se gobernó para beneficio de particulares", señaló.

En las instalaciones de la Termoeléctrica José López Portillo, el mandatario aseveró: "a mí no me paga Repsol, me paga el pueblo, tengo que defender el interés público.

En el caso de Repsol, una de las empresas que "abusó de esta política privatizadora, se llevaron a trabajar a la que fue secretaria de Energía (Georgina Kessel), no solo eso, se llevaron como consejero al ex presidente Calderón, una vergüenza", destacó.

Molesto, el mandatario salió al paso de las críticas de los legisladores estadounidenses y arremetió contra los alcances de la reforma energética impuesta en el periodo neoliberal, ratificó que el eje de su política energética será rescatar el papel central de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

"No vamos a violar ningún a contrato, vamos a darle dentro de los márgenes legales preferencia a la CFE y Pemex, así de claro", explicó tras lamentar que por los términos de los contratos se imposibilita a las plantas de la CFE operar a toda su capacidad "bajo el sofisma de las energías limpias".

López Obrador anunció que se va aumentar el despacho (producción) sin violar la ley, "se procurará que no estén subutilizadas estas plantas y así se pueda comprar más carbón y ayudar a la gente. En el caso de que el marco legal no nos alcance porque con la reforma energética dejaron todo a favor de los particulares; o que no se pueda fortalecer a la CFE y Pemex, insistió, voy a enviar una iniciativa de reforma a la Constitución para que vuelva a prevalecer el espíritu del artículo 27", indicó.

Sin embargo, el presidente López Obrador comentó que al leer el desplegado encontró algo que para él es motivo de satisfacción, porque se acusó al gobierno de México de estar empeñado en proteger a la CFE. A lo que respondió: "pues cuál es la función entonces del gobierno, defender el interés público, no los negocios privados".

Al describir los "excesos del pasado", comentó que a partir de un artículo menor de la ley modificada en 1992, bajo el salinismo, comenzó la entrega de la producción de la energía eléctrica a las empresas particulares, en especial las extranjeras, no para beneficio del pueblo y de nuestra nación.

En ese periodo se propuso destruir a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad con reformas para quitarles fuerza económica; en el caso de la CFE quitarles mercados y dar entrada a empresas particulares sobre todo extranjeras.

"Bajo esos preceptos, ahora casi 50 por ciento de lo que consumimos lo producen las empresas privadas y la CFE se los compra a precios elevadísimos. Se frenó deliberadamente el crecimiento de la empresa pública. Cerraron las plantas o se les limitó en su capacidad de producción, como la planta de Nava, donde solo opera una de las ocho unidades porque no le autorizan, de acuerdo con la nueva normatividad de energía –en materia de contaminación– y solo opera una de las hidroeléctricas que están subutilizadas. Bajo el sofisma de las energías limpias se protege a las plantas particulares. Utilizaron otro sofisma, lo de las energías limpias, el que las plantas son viejas y contaminan las eólicas o energía solar, que en efecto no contamina pero están subsidiadas".

En su oportunidad, el director de la CFE, Manuel Bartlett, anunció que para impulsar la región carbonífera de Coahuila, se ha comenzado a poner en operación la carboeléctrica y se compra carbón a 60 productores a precios equitativos. Se pretende poner en operación cuatro unidades de este complejo para 2021, priorizando a los pequeños productores de carbón y evitando el coyotaje, para ello el despacho es fundamental y está asegurado el suministro de carbón.