Sociedad y Justicia

Registran histórico nacimiento de tortugas golfinas en Sonora

octubre 24, 2020

Pitiquito, Son. Ante la baja actividad humana por la pandemia, en la playa Mancha Blanca del Desemboque, comunidad seri (comcáac), se registró el nacimiento de mil 299 tortugas golfinas, la eclosión más grande en la historia. Esta reproducción de la especie en peligro de extinción fue posible por la baja actividad humana en las playas, turismo y pesca, las cuales se detuvieron como medida para evitar contagios de covid-19.

Las mujeres de la comunidad seri se coordinaron con jabas y redes para liberar la madrugada del jueves 549 golfinas (Lepidochelys olivácea) y ayer 720.

La coordinadora del tortuguero, Mayra Estrella Astorga, expuso que la pandemia trajo a su comunidad un beneficio histórico, pues al no haber pesca ribereña se logró que nacieran gran cantidad de tortugas; también ayudó el fenómeno meteorológico de La Niña.

"Este es uno de los años más difíciles para la comunidad seri, la pandemia que trajo enfermedad y muerte a nuestra gente también complicó la situación económica, por eso nos pone contentos que en medio de la tragedia haya ocurrido este milagro de la naturaleza, además, por el esfuerzo de la comunidad y el amor a la conservación de nuestras especies", dijo en entrevista Mayra Estrella.

En las liberaciones que se realizaron participó Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacvba, quien reconoció el esfuerzo de los comcáac por preservar a esta especie. Incluso el también activista acompañó a las mujeres de la comunidad a contar las tortuguitas.

"Es bonito ver a la tribu comcáac dando muestra de responsabilidad y de la hermosa relación que tienen con su entorno, todos los pueblos originarios tienen esa correspondencia y conocimientos profundos para cuidar estas áreas tan especiales que le dan vida al planeta", aseguró Albarrán.

A finales de marzo pasado, las autoridades de salud cerraron el acceso a las playas de Sonora, impidiendo el tránsito turístico y de pesca ribereña para evitar el mayor número de contagios por el covid-19; sin embargo, en todas las zonas de sierra, mar y desierto el ecosistema se manifestó favorablemente, dando resultados inesperados.