Política

Los senderos de Durazo

octubre 23, 2020

Astillero

Alfonso Durazo Montaño está por dejar oficialmente la Secretaría de Protección y Seguridad Ciudadana para buscar la gubernatura de Sonora a nombre de Morena. No ha sido un recorrido fácil el del político nacido en Bavispe 66 años atrás.

Secretario particular de Luis Donaldo Colosio Murrieta (en el PRI nacional, en la Secretaría de Desarrollo Social y en la candidatura presidencial priísta), vio truncado su futuro promisorio en 1994, cuando su jefe y amigo fue asesinado en Tijuana, Baja California, en un episodio insuficientemente esclarecido hasta ahora, siempre con el telón de fondo de cuando menos encubrimientos y manipulaciones desde el poder salinista.

Seis años después llegaría al mismo cargo, ya en Los Pinos, con Vicente Fox Quesada como presidente de la República; ésa, que de origen era una difícil relación, terminó en 2004 con una carta de renuncia de 19 cuartillas, que entre sus consecuencias tuvo la de frenar o sepultar las aspiraciones presidenciales de Martha Sahagún, esposa de Fox y virtual copresidenta del país en ese sexenio (https://bit.ly/31y4RPG).

En 2006 ya estaba Durazo apoyando la primera candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, hasta arribar al triunfo de 2018 que llevó al sonorense al casi siempre políticamente exterminante cargo de secretario federal de Seguridad Pública.

Los números y la realidad no favorecen el saldo formal de Durazo al frente de la citada secretaría policiaca. Durante su gestión se produjeron las estadísticas más altas en cuanto a violencia social, en especial en los rubros adjudicables al crimen organizado. En particular le perseguirá el recuerdo de lo sucedido en Culiacán un año atrás, cuando fue detenido y luego liberado Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante apodado El Chapo. Otro punto difícil de su gestión consistió en sobrellevar la evidente disposición presidencial de concentrar el poder militar en tareas civiles de seguridad pública, sobre todo a través de la castrense Guardia Nacional.

Pero no se puede culpar a Durazo de desbordamientos en el uso de la fuerza pública ni, al menos en la información conocida hasta ahora, de pactos o protección a determinados jefes o cárteles del crimen organizado. Y siempre debe tomarse en cuenta el contexto de la herencia de horror que dejaron Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Incluso, en un lance que pone a prueba su honestidad en el tramo siempre resbaladizo de lo electoral, ha respondido de manera directa y retadora a Vicente Fox, quien habló de "ratas" y fracasos para referirse a la salida de Durazo de la SPSC.

El todavía secretario y aún presunto candidato tuiteó que usualmente no contesta a señalamientos de Fox "porque se ha convertido en una pena para él mismo y para el país. Sin embargo, hoy le digo: Nada de rata. Ni un solo quinto indebido saqué de su gobierno ni de ningún otro". Y, en un segundo tuit, aseguró: "En ese gobierno de ratas generalizadas fui una excepción. Que no se le olvide que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta". Ya se verá si Fox es capaz de documentar y probar los señalamientos a Durazo o ha de quedarse con los que le ha hecho el ahora morenista.

Ya antes ha habido alguien de referencia colosista en el gobierno de Sonora, pero a nombre del PRI: Armando López Nogales, quien sustituyó a Manlio Fabio Beltrones. De las batallas que libraron los grupos de Colosio y de Manuel Camacho Solís, enfrentados por la candidatura presidencial priísta de 1994, dos personajes sobreviven políticamente en el entorno obradorista, el canciller Marcelo Ebrard, de una enorme relevancia operativa en estos tiempos (lo cual habrá de verse más adelante si le sirvió o no para ser candidato presidencial morenista en 2024) y el citado Durazo, que parece tener todo a su favor para ser el próximo gobernador de Sonora.

Y, mientras han dado positivo en covid-19 tres de los aspirantes más mediáticos a la presidencia de Morena, Mario Delgado, Yeidckol Polevnsky y Gibrán Ramírez, y el veterano Porfirio Muñoz Ledo se mantiene sin afectación, ¡hasta el próximo lunes!

Twitter: @julioastillero

juliohdz@jornada.com.mx