Política

Divide opiniones cancelación de las escuelas de tiempo completo

octubre 14, 2020

La desaparición del programa de Escuelas de Tiempo Completo provocó opiniones encontradas entre los docentes y líderes sindicales, ya que mientras unos ven un daño a los menores y los ingresos de los maestros, otros advierten que desde su creación el programa no fue implementado como debía y dio paso a actos de corrupción.

El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 (PPEF) desapareció el Programa Escuelas de Tiempo Completo (PETC) que cada año otorgaba a Veracruz alrededor de 300 millones de pesos para mil 56 escuelas.

En el país, en el ciclo escolar 2019-2020 el PETC operó en 19 mil 91 escuelas indígenas y rurales (70.5 por ciento del total de las escuelas participantes) y ofreció servicio de alimentación en 14 mil 554 escuelas (53 por ciento del total de las escuelas participantes) en beneficio de un millón 397 mil niñas, niños y jóvenes que, en su mayoría, se encuentran en condición de pobreza extrema con carencia de acceso a la alimentación.

Líderes del Sindicato Unificador Magisterial (SUMA) y del Sindicato Independiente de Trabajadores de Telebachillerato y Servicios Educativos (Sitteba) expusieron que aunque la decisión de desaparecer este programa es federal, en el estado no les ha sido informado de manera oficial qué pasará con los docentes.

Desaparición afectará a docentes y alumnos: líder del Sitteba

El secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores de Telebachillerato y Servicios Educativos (Sitteba), Eliseo Islas Chagoya, opinó que si bien la medida es entendible y se justifica dado que los menores no acuden de manera presencial a clases, la desaparición traería una afectación tanto a alumnos como a docentes.

"El hecho de que hoy, por circunstancias internacionales que afectan como el covid-19, es lógico que los alumnos no asistan a las escuelas y considero justo de manera temporal frenar el programa. Pero definitivamente no estoy de acuerdo en la desaparición del programa".

Recordó que en estas escuelas los alumnos reciben alimentación y se prolonga el horario de atención, dándoles temas de deporte, cultura general, repaso de materias y círculo de tareas.

"Es acertado que mientras no asistan de manera física los alumnos no se tenga una erogación, pero que sea solo de manera temporal porque no se puede desaparecer algo que se ha construido con mucho esfuerzo. Los maestros y los alumnos vamos a regresar a las escuelas y qué difícil sería encontrarse con que ha desaparecido el programa".

Lamentó que actualmente en Veracruz el secretario de Educación Zenyazen Escobar García no les haya informado qué ocurrirá con el programa de manera oficial, lo que es muestra de su falta de "tacto político".

"No nos convocado a las organizaciones magisteriales para darnos un posicionamiento (...) eso se llama atención. Pero desafortunadamente algunos funcionarios carecen de tacto político".

Implementación estuvo plagado de irregularidades: SUMA

La secretaria general del Sindicato Unificador Magisterial (SUMA), María Minelia Córdoba Herrera, señaló que desde su implementación este programa estuvo plagado de irregularidades porque los alimentos nunca fueron gratuitos y el pago a los docentes fue mínimo.

"No es que estemos a favor de que desaparezca pero el programa nunca fue llevado a cabo como se dijo. Si lo hubieran hecho como decía la ley federal hubiera sido magnífico. Pero incluso vendían las comidas, los padres aportaban dinero para la comida".

Agregó que el tiempo extra era "perdido" porque no había una plan bien establecido sobre la enseñanza o aprendizaje que recibían los menores.

"A la gente que trabaja le beneficiaba tener a sus hijos en un lugar seguro pero no había un programa bien establecido. En cierta manera era una pérdida de tiempo y representaba un estrés para los niños estar tanto tiempo en una escuela en donde no tenían bien diseñado un plan de estudios".

A ello se suma que los docentes recibían mensualmente 3 mil 800 pesos, lo cual dijo es una cifra baja si se toma en cuenta que su horario se extendía de las 12 del día a las 4 de la tarde.

"Era mal pagado porque por 3 mil pesos mensuales estar hasta las 4 de la tarde es poco, aunque sí era un apoyo económico".

Advirtió que este programa dio pie a corrupción con los proveedores pero también con el recurso destinado a alimentación porque –insistió– buena parte era erogada por los padres.

"Fue una corruptela porque no aterrizaron la ley federal, ¿dónde se quedó todo el recurso que estaba ya etiquetado?".

Planteó que lo importante es rediseñar un plan de trabajo y de estudios para que haya estrategias bien implementadas como la ampliación del horario laboral.