Política

Falanges: América del Norte y la tripolaridad: el caso de México

octubre 13, 2020

¿Qué es México en América del Norte? El entorno global es la tripolaridad (Rusia, China y los Estados Unidos de América) con: 1) La caída de la unipolaridad de los Estados Unidos y del dólar, 2) El desplazamiento de la hegemonía militar de los Estados Unidos y Occidente por las dos únicas potencias preponderantes, Rusia y China, 3) La supremacía farmacéutica de Rusia en el tema de la pandemia de covid-19, el fracaso de Occidente y Estados Unidos en el manejo de la misma, estando China a la cabeza. 4) La acelerada desdolarización del sistema financiero mundial, el hiperretraso del e-dólar, y la emergencia del yuan y del e-yuan, 5) La muerte del neoliberalismo y el auge de los neonacionalismos. ¿No le parece raro que unos y otros hablen aun de derecha e izquierda?, ¿sabrán donde viven? Falta de visión y conocimiento de los tiempos.

América del Norte es una realidad geopolítica y geoeconómica de la integración entre México, Estados Unidos y Canadá. Los tres países atraviesan por momentos de balcanización política y económica. Con una crisis económica mundial sin precedentes con diferentes grados de intensidad. Esto, producto del agotamiento del modelo neoliberal, manifiesto en la recesión que viene al menos desde 2018 y que se agudizó con la pandemia de covid-19 en este 2020.

Canadá tiene la mayor estabilidad en América del Norte, pero con separatismos como en Quebec y con los efectos de Reino Unido y a lo que conlleva pertenecer a la Commonwealth of Nations.

Estados Unidos atraviesa una guerra civil no reconocida, tiene tendencias separatistas en varios Estados como: Texas, California, Florida, Alaska... también hay revueltas sociales patrocinadas por Antifas y asociadas a George Soros. Hoy se agudiza por el proceso electoral presidencial con un conflicto entre republicanos, grosso modo neonacionales, y demócratas, grosso modo neoliberales.

También atraviesa ese país por una fase de atracción de industria hacia América del Norte, donde el territorio de los tres países es el lugar propio para la industria en el marco del T-MEC, so pena de pago de aranceles y penalidades. Esto va más allá del triunfo de Trump o Biden. ¿Esto lo entienden los políticos y gobernantes en turno en las distintas entidades federativas de México?

México tiene un régimen neonacional que no termina de consolidarse y un modelo neoliberal que no termina de morir. Presenta graves problemas de violencia, el número de homicidios en 2020 pese al confinamiento sería de 40 mil 863 de acuerdo con las proyecciones de gobierno. La pobreza afecta a alrededor de 50% de la población nacional.

Es notorio el rezago industrial y de tecnología de punta, aunque hay Estados que prestan parques de industria aeroespacial y automotriz. La pandemia provocó en la industria aeroespacial mexicana una disminución de ingresos de entre 25 y 45% durante el segundo trimestre de 2020, señaló Luis Lizcano, CEO de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el primer trimestre de 2020 las cifras de la industria automotriz mantuvieron la tendencia a la baja con respecto al mismo periodo de 2019: la producción de vehículos fue de 908 mil 393 unidades, lo que implicó un descenso anual de 8.58%.

En lo político hay un fragmentación con 8 partidos nacionales: Morena, PAN, PRI, PRD, Verde, MC, PT y PES además de partidos estatales, todos con fuerte descrédito social, en donde el menos devaluado es Morena, quien sin candidatos marca la tendencia electoral en detrimento de la posición.

La oposición no tiene proyecto político. La crítica es efectuada no por los partidos sino por los medios de comunicación con vínculos con ex-presidentes y gobernadores de oposición, ya señalado en columnas previas.

Hay movimiento con reclamos sociales justos que de hecho son arietes de intereses políticos y económicos como: Frenaa, que está asociado con Raúl y Carlos Salinas de Gortari mediante Gilberto Lozano sobre los que pesan el tema de la leche radiactiva distribuida por Conasupo en el salinato; o los infiltrados en el movimiento de mujeres mediante algunos colectivos feministas con dirigencias calderonistas como el caso de las Brujas del Mar de Veracruz.

Cabe señalar a las caravanas migrantes rumbo a Estados Unidos vía el territorio mexicano, y una en ciernes en Honduras: Todo indica que son patrocinadas por Soros, y son para desestabilizar el gobierno de Trump.

El conflicto del agua en Chihuahua tiene un fin doble: un objetivo fue y no se logró contrapuntear el electorado mexicano contra Trump y apuntalar a Biden, y generar enconos para la sucesión de la gubernatura de Chihuahua en 2021 en el contexto de la Alianza Federalista de los gobernadores de oposición.

Dos Bocas, lejos de la temática de viabilidad financiera, es un ataque a la importación de gasolina, y pone en jaque a las refinerías de Estados Unidos que suministran el combustible al país, más aún en este periodo de excedentes de crudo.

La balcanización económica norte-sur en México es una consecuencia del abandono del sur, el servilismo a Washington, de la implantación de neoliberalismo dependiente y la dejadez de los gobernadores sureños.

La frontera sur de América del Norte es el Suchiate, no el Bravo. La industrialización del sur corresponde a mecanismos de compensación de obra pública y de política migratoria de contención. El único estado que lo entiende es Tabasco, siendo la entidad con mayor crecimiento del país.

Los trenes para el sureste son chinos, estos permitirán articular tres continentes: Europa y Asia mediante el sureste de América del Norte, que es el sureste mexicano, siendo la competencia más ambiciosa contra el Canal de Panamá. Pocos gobernadores entienden esto.

Dos Bocas, y la unión de los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz, y Salina Cruz, Oaxaca, mediante una línea ferroviaria, es un proyecto geopolítico, que tiene como contrapeso geopolítico la confrontación entre China y los Estados Unidos. La crítica hacia el proyecto es del ala neoliberal mexicana testaferro de Soros. La unipolaridad de Estados Unidos terminó, pero es la potencia más fuerte del continente.

Veracruz deja mucho que desear, esto se evidencia en la visita oficial y falta de protocolo en la reunión internacional en Veracruz entre el ejecutivo estatal, en representación de la Nación, y Christopher Landau embajador de Estados Unidos, y operador de inteligencia, geopolítica y geoeconómica de Washington en México. Su visita en la aduana está cargada de intereses. Las aduanas y puertos están señaladas de corrupción y en particular Veracruz, que está vinculado a estructuras de Carlos Salinas de Gortari y que ahora serán controladas por la Marina.

Así, con lo señalado sobre el entorno tripolar y América del Norte, México se vislumbra como una realidad geopolítica en una jaula. Por primera vez en muchos años, tiene la posibilidad de realizar accionesy políticas públicas para cimentar el combate contra las pobrezas y las violencias, pues sin industria y sin vías de comunicación efectivas todo es quimera.

Sin embargo, el talón de Aquiles es la debilidad del estado de derecho y el inacabado diseño institucional del Estado Neonacional. En fin ¿usted qué piensa?...