Reivindican el periodismo cultural clásico La Jornada Veracruz y Ciclo Literario y de Diseño
octubre 04, 2020 | De la Redacción

"Cuando está en franca retirada la lectura física, La Jornada Veracruz y Ciclo Literario y de Diseño, unen sus esfuerzos y capacidades para lograr una presencia sistemática y amplia del periodismo artístico", expresó Lorenzo León Diez, director de Ciclo, al referir que hoy, domingo 4 de octubre, damos un segundo paso estas dos empresas en nuestra colaboración, pues Ciclo 128 está inserto en las páginas de La Jornada dominical junto a su suplemento cultural La Jornada Semanal.

A partir de hoy cada mes Ciclo Literario y de Diseño será impreso por La Jornada Veracruz e incluido en su edición general. La primera fase de esta alianza tuvo lugar el domingo 13 de septiembre, cuando fue obsequiado el 128 de Ciclo exclusivamente a los suscriptores.

"La prensa masiva, industrial, ha ido dejando al lado, hasta abandonarlo, el periodismo cultural. Nuestras generaciones modernas, sobre todo en el último medio siglo, fuimos educados por los escritores, pensadores y artistas, que se expresaron en foros abiertos por publicaciones importantes. Primeramente el de la revista Siempre!, de José Pages Llergo, que publicó México en la Cultura, el suplemento impreso en tinta negra y encartado como un adenda, en las pesadas páginas de tinta café de esa legendaria publicación", señala León.

"Fernando Benítez comandó el grupo más importante de intelectuales de esa época, de la que se desprenderían grandes periodistas y escritores, como Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco y Elena Poniatowska, entre un prisma realmente brillante de intelectuales", expresa León Diez.

"Otro de los grandes momentos del periodismo cultural es el que se creó en Diorama de la Cultura, que dirigió un joven Ignacio Solares, en el potente Excélsior de Julio Scherer, que daría paso a Octavio Paz, con su revista Plural".

"Y hubo varios suplementos, como el de José de la Colina, en Novedades o el de Eduardo Lizalde, en El Nacional, o el de Gustavo Esteva, en El Día".

El director de Ciclo, abunda: "Había una tradición que se ha perdido casi completamente, a excepción del suplemento de José Luis Martínez, Laberinto, en Milenio, y El Cultural, del diario La Razón, aparte, claro está, el de La Jornada Semanal, no queda casi nada de esos esfuerzos intelectuales de lectura masiva".

-¿Por qué? ¿A qué cree que se deba?

-Se adujeron, como siempre, razones económicas de las empresas, con las continuas crisis económicas, que el papel, que las nóminas de colaboradores, etc. Sin embargo los motivos de fondo, creo, son el progresivo desprecio que se ha mostrado por el pensamiento profundo en las planas periodísticas, que han relegado y echado por la borda, géneros

fundamentales, como el ensayo y la crónica, para no decir el cuento, la poesía y los fragmentos novelísticos.

"La Cultura en México, por ejemplo, es un registro puntual del pensamiento universal y mexicano de varios lustros. Su índice es espectacular, es un trabajo que falta hacer, la digitalización de ese archivo de la revista Siempre!, que estaba encuadernado en tomos bien cuidados en la imprenta de esa empresa".

Y agrega: "Una razón totalmente fortuita que se ha esgrimido también, es el espacio. Los editores han considerado que un ensayo consume muchas páginas. Incluso las publicaciones periodísticas que quedan lo reducen hasta pulverizarlo, cuando el ensayo, a mi entender, es el género matriz del pensamiento crítico moderno".

Y finaliza: "Por eso es importante esta alianza entre la Jornada Veracruz y Ciclo, pues tratamos que perviva el periodismo cultural clásico masivo, que la prensa industrial se dé cuenta que al abandonar esta tradición dejamos del lado una vena sensible y reflexiva fundamental en la formación de la conciencia civil, íntima y ciudadana. En este sentido el legado de Carlos Monsiváis es único, o el de José Emilio Pacheco, que fueron lazos de unión con la memoria histórica y radares despiertos a los acontecimientos que les tocó vivir".

Las fotos del día