Política

Modus operandi de secuestradores, como en el duartismo: activista

septiembre 27, 2020

Araceli Salcedo Jiménez, representante del Colectivo de Familias de Desaparecidos en Córdoba- Orizaba, asegura que el modus operandi de las desapariciones de personas en la región centro sigue siendo la misma que con Javier Duarte, en la que policías estatales se vieron involucrados.

"Se siguen dando las mismas desapariciones, los mismos acosos por parte de la Policía, nos comentaba un joven que conozco que él iba en su camioneta y desafortunadamente tuvo un percance; llegó la Policía Estatal a dizque ayudarlo, lejos de ayudarlo, le robaron los mismos policías, le sacaron la foto a su credencial, y le dijeron: ‘si tú me denuncias, te carga la chingada’... y dices, ¡caramba!... entonces, ¿en quién vamos a confiar si nos pasa un percance o algo? a los que menos les vas a hablar es a la Policía porque te va a volver a pasar lo mismo", dijo.

La activista opinó que esta administración es igual a las anteriores: "No hay ningún cambio en lo absoluto, incluso vi una nota hace tiempo en donde decía que la Policía había vuelto al mismo modus operandi, al tener participación en las desapariciones y el acoso contra la misma sociedad".

Considera que las corporaciones policiales no fueron depuradas, solo hicieron cambio de mandos y todo siguió igual.

Fiscal que pedía dinero solo fue cambiada de puesto

En otros temas, Salcedo Jiménez acusó a una fiscal de la Unidad Integral de Procuración de Justicia de pedir dinero para entregar cuerpos y agilizar trámites: "Aquí en la zona del centro tenemos una fiscal que lejos de ayudar pedía dinero por entregar cuerpos por agilizar tu trámite, y ¿qué ha pasado?, está en stand by, no la cesaron, la cambiaron de su puesto, y ahí sigue como si nada, ¿a dónde está el ocultamiento?, ¿a dónde está el dinero que se le dio?, ¿dónde se le sigue a ese hilo donde obtenemos justicia?", dijo.

Detalló que esta funcionaria pidió dinero a un total de tres familias, las cuales cuentan con los vouchers del banco que fueron depositados a cuenta de ella y de su hija.

"Con Fabiola llevamos tres personas que les pidió dinero, está demostrado que fueron depositados a cuenta de ella, a cuenta de su hija, y no sé de qué otra persona que estaba vinculada con ella, entonces dices: ‘¿que más pruebas quieren para realmente ejercer (un castigo)?’; ella está libre, como si nada, cuando debería de estar pagando porque es algo muy grave, es un servidor público que cometió un delito muy grave: pedir dinero para entregar un cuerpo".

Recordó que esta funcionaria llevaba el caso de su hija Fernanda Rubí, quien desapareció en 2012: "Yo tengo dos quejas ante Derechos Humanos en contra de ella por omisiones graves, cosas que no se hicieron", aseguró.

"´Mis compañeras tenían voucher, tenían todo para proceder a juicio y que pagara, pero no se ha podido, entonces ahora imagínate yo: Derechos Humanos nada más me dice: ‘Estamos trabajando en la carpeta, estamos trabajando en la carpeta’, pero hasta ahorita creo que tiene más de año y medio que empezaron las dos cajas y no se le ha dado un seguimiento".

Recordó que existen un total de 18 cuerpos que están sin entregar y a la fecha no hay ningún avance.