Política

Alternativas naturales al uso de agroquímicos

septiembre 25, 2020

Orizaba, Ver.- El abuso de agroquímicos pone en jaque a la humanidad, su uso indiscriminado la colocó "en una bomba de tiempo, a la que le quedan menos de 10 años para estallar. Estamos en riesgo de más y mayores alteraciones climáticas por el uso de insecticidas", advierte Julio González Cárdenas, miembro del Sistema Nacional de Investigación (SNI), adherido al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Las condiciones actuales del medio ambiente son muy preocupantes, pero se derivan especialmente de las acciones que el mismo ser humano se vale para justificar, en este caso, el uso de insecticidas, "seguimos abusando de la naturaleza y dañándola, buscando día a día cómo erradicar plagas, pero a veces, una forma de control es no intentar controlar la presencia de insectos, y por lo que vemos no estamos haciendo las cosas bien", señaló.

"Las consecuencias del uso de los agroquímicos son bastantes e incluso podemos decir que la humanidad está sentada sobre una bomba de tiempo, la gran mayoría de los científicos del mundo están en lo cierto, solo nos quedan 10 años para evitar una catástrofe que haga que el clima de nuestro planeta sufra alteraciones como inundaciones, sequías, epidemias y olas de calor, pero cada uno de nosotros podemos hacer algo para que eso cambie".

La opción para el rescate del campo, asegura el especialista, "son los hongos entomopatógenos, que son microorganismos patógenos de insectos, que tienen la habilidad de parasitar, multiplicarse y matar insectos para posteriormente diseminarse a otros individuos. La importancia de estos hongos es que están presentes en forma natural y mantienen el equilibrio del ecosistema. Son útiles para el control de plagas agrícolas. Tienen potencial epizoótico considerable, de dispersión rápida y control en pocas semanas. Algunos de los hongos más comunes que se pueden utilizar son: Beauveria, Bassiana, Metarhizium anisipliae, Diaphorina citri, entre otros".

El uso de los agroquímicos no es nuevo, de hecho se tienen datos históricos que revelan que desde hace por lo menos 70 años se utilizan para combatir las plagas que hay en los campos de diversos cultivos. Explicó que "desde la Segunda Guerra Mundial, en 1939, comenzó el auge de la utilización de agroquímicos, insecticidas que afectan a las personas con consecuencias cancerígenas, por lo que a través del tiempo tuvieron que sacarse del mercado".

En contraparte, las plagas tienen un avance muy importante y de hecho en la Región Altas Montañas se han significado por los daños que hay en cultivos de maíz y frijol, especialmente en el municipio de Nogales, ahí, incluso, se inició un programa con el que se pretende abatirlas, pues en esta zona las afectaciones son causadas por la llamada "gallina ciega". En este programa, coordinado por el Conacyt pero auspiciado por el ayuntamiento de Nogales y la Junta Estatal de Sanidad Vegetal, se aplicará el Control Biológico de la Phyllophaga con hongos entomopatógenos, "la idea es crear un programa de apoyo al cultivo de maíz, que consiste en proporcionar recursos a nivel federal estatal y municipal, para atacar el problema de las plagas con los productores".