Política

UNAM y Greenpeace monitorean plásticos en arrecifes de Veracruz

septiembre 25, 2020

Los sitios arrecifales más importantes del Caribe mexicano y el Golfo de México, los del puerto de Veracruz, y que forman parte de las Áreas Naturales Protegidas (ANP), tienen altos índices de contaminación plástica; esto, de acuerdo con el monitoreo de Greenpeace México y el Laboratorio de Biodiversidad Arrecifal y Conservación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se monitorearon 21 sitios arrecifales: 15 en Áreas Naturales Protegidas del Caribe mexicano, tres en zonas urbanas o puertos en el área de influencia de las ANP del Caribe mexicano, y tres en el Golfo de México. De acuerdo con el planteamiento de Greenpeace y la UNAM, la selección de las ANP estudiadas obedece a que tienen la característica común de contar con arrecifes coralinos próximos a su costa, lo que les confiere vulnerabilidad de distintas formas.

Estas ANP poseen una importancia ambiental clave para la zona; al mismo tiempo, algunas de ellas reciben cuantiosos visitantes extranjeros y nacionales, e interactúan, ya sea de forma directa o indirecta, con comunidades humanas allí establecidas que tienen distinto desarrollo poblacional. Aunque algunas zonas del Caribe mexicano y el Golfo de México se han declarado Áreas Naturales Protegidas, ya que se distinguen por su enorme biodiversidad marina y por su alto impacto antropogénico, "no salva a estos ecosistemas marinos de sufrir el impacto de la contaminación por plásticos. En Veracruz y Puerto Morelos el promedio fue de una pieza por 180 metros cuadrados (valores equivalentes a 6 mil 277 y 5 mil 777 piezas por kilómetro cuadrado, respectivamente)".

En las zonas donde se hicieron los distintos monitoreos se observaron diferentes animales marinos: mamíferos como manatíes y delfines, tortugas marinas, elasmobranquios, grandes comunidades de peces e invertebrados y aves.

"Durante el estudio identificamos la presencia de piezas plásticas en todas las ANP estudiadas, tanto en la superficie como en la columna de agua y el sustrato de los sitios arrecifales evaluados. En total se registraron 815 piezas hechas de material plástico con diversas formas, tamaños y usos; esto equivale a dos piezas por kilómetro cuadrado flotando en superficie y a 3 mil 500 piezas por kilómetro cuadrado en el fondo del mar", indica.

También se señala que la producción de plásticos mundial alcanzó 380 millones de toneladas durante 2015 y se pronostica que en 2050 esa cifra se cuadruplique.

La investigación de Greenpeace y la UNAM sostiene que las piezas plásticas halladas en nuestros mares y playas afectan a las especies que los habitan, además de propiciar su ingreso en la cadena alimenticia de los seres humanos, con perjuicios a la salud. "Además, ocasionan daños sociales y económicos significativos para las comunidades locales".