Política

Siguen habitadas zonas de riesgo en predio La Barita pese a la muerte de una familia

septiembre 24, 2020

Poza Rica, Ver.- A dos meses del accidente en el asentamiento irregular conocido como Ampliación La Barita, los invasores permanecen en la zona y solo hay desalojos cuando Pemex reporta alguna maniobra sobre los ductos.

De acuerdo con la enlace regional de Protección Civil, Rocío Pineda Márquez, son los ayuntamientos los que no deben permitir que más personas se sigan asentando en zonas consideradas de alto riesgo.

El 20 de julio el venteo de gas dentro de las instalaciones de Pemex alcanzó un punto de calor a escasos metros dentro de una vivienda, provocó un flamazo y afectaciones a los cinco integrantes de la familia, incluida una menor de edad. Días después, a pesar de los esfuerzos médicos, todos perdieron la vida a causa de las quemaduras.

Sin embargo, a la fecha el asentamiento irregular permanece, a pesar de que con anterioridad Petróleos Mexicanos interpuso la denuncia correspondiente ante el riesgo que representa la invasión del derecho de vía del gasoducto en operación.

La funcionaria reconoció que ante el anuncio de Pemex de la ejecución de maniobras en sus instalaciones, Protección Civil procede a la evacuación preventiva, pero el riesgo se mantiene.

Lo anterior a colación de la presentación de la actualización del atlas de riesgo, la cual presumió el ayuntamiento de Poza Rica, se realizó sin la erogación de un gasto mayor, apoyándose con el conocimiento empírico de la población asentada sobre dichas zonas de riesgo.

Otras zonas que permanecen habitadas pese al riesgo por inundaciones y desbordamiento son los márgenes de los arroyos y del río Cazones, que en 1999 afectó gran parte del municipio y dio pie a la reubicación de familias y que tiempo después fueron ocupados dichos terrenos a pesar del riesgo.

Respecto al alertamiento a la población que habita estas áreas susceptibles, comentó que en promedio tienen un margen de entre 3 y 4 horas antes de que el golpe de agua proveniente de la cuenca alta cause afectaciones, aunque las lluvias registradas dos semanas atrás incrementaron el nivel del río en cuestión de media hora.

Por lo anterior, se espera que en breve se autorice un proyecto para mejorar el monitoreo de la cuenca que permita contar con registros en tiempo real y dar un rango más amplio para proceder a la evacuación de las zonas bajas.