Política

"Mi hijo era honesto, no andaba en malos pasos": madre de desaparecido

septiembre 14, 2020

"El miedo aquí se termina, lo que quiero es saber de mi hijo" dijo la madre de Iván Aurelio Aguilar Villa, quien desapareció el 2 de julio de 2020, junto con cuatro amigos, luego que fueron sacados por hombres armados del bar Las Michelucas, ubicado en Palo Gacho, municipio de Emiliano Zapata. La señora Villa acusó que la Fiscalía General del Estado (FGE) no les da respuesta y solo les pide que no la hagan de detectives y no declaren a los medios de comunicación.

Mario Figueroa Domínguez, de 32 años de edad; Cedrik Abdiel Ramírez Aguilar, de 19 años Iván Sosa Lagunes, de 32 años; y Marco Javier Reyes, de 30 años, son quienes junto con Iván Aurelio fueron sacados por hombres armados del lugar en donde convivían, quienes vieron han dicho que "se los llevaron en dos camionetas y ellos andaban en un taxi que ya fue localizado en Chichicaxtle, pero de ellos no sabemos nada.

El 25 de septiembre cumplirá 27 años Iván Aurelio, "mi hijo era honesto, no andaba en malos pasos", afirmó su madre, tenía su taller mecánico en la capital del estado de Veracruz, su esposa y un hijo que le esperan.

Aquí termina el miedo y por eso dijo que la búsqueda por su hijo será constante, así como hacer público que hay tres celulares que correspondían a tres de los jóvenes desaparecidos que permanecen activos en sus redes, en Messenger y WhatsApp, "lo más seguro es que no sean ellos los que activaron los teléfonos, pero no sabemos nada desde ese día que se los llevaron".

También, los padres de los desaparecidos pidieron la geolocalización de los celulares y presuntamente los ministeriales acudieron al lugar para la búsqueda, pero supuestamente no encontraron nada.

El trabajo de la Fiscalía lo definen como "pésimo", porque fue hasta 15 días después de que realizaron una llamada para pedir el rescate de uno de los desaparecidos, cuando una mamá revisó el expediente y vio el número anotado le preguntó a la Fiscal que si ya habían pedido la geolocalización y la respuesta de la funcionaria fue que "se me había olvidado".

Los atienden –dijo– pero no hay respuesta, les han negado copias del expediente, hay un trabajo mal hecho y como cada 8 días los papás iban a la Fiscalía, últimamente los hacen esperar horas para que los reciban, se portan un poco groseros.

A ellos, a las autoridades no les convienen que se sepa que otros cinco muchachos están desaparecidos y a plena luz se los llevaron, nosotros buscaremos aunque en la Fiscalía nos piden que no la hagamos de detectives.