Municipios

Diócesis de Orizaba retomará misas conforme lo dicte el semáforo: obispo

septiembre 10, 2020

Orizaba, Ver.- La jerarquía católica se prepara para reiniciar las celebraciones eucarísticas presenciales en todos los templos de la diócesis de Orizaba, pero lo harán bajo estrictas medidas de higiene que van desde el uso de cubrebocas hasta la reducción de la asistencia a los templos; las celebraciones igual tendrán modificaciones en cuanto a tiempo de duración y, por el momento, los cantos quedan suspendidos. Además, las celebraciones religiosas de bodas, quince años o confirmaciones, aún no se reanudan, según señala el obispo, Eduardo Cervantes Merino.

"De acuerdo con el indicador que nos marcan los semáforos del sector salud se van a tomar las decisiones; a partir del próximo día 20 de este mes se van a empezar con las aperturas progresivas en la participación de la misa y la eucaristía, y será con lo que nos vaya marcando el semáforo".

"El aforo de asistentes a los templos católicos será del 25% de la capacidad del templo a donde participan los fieles; en cada templo se tienen todos los protocolos y el párroco encargado, en coordinación con los decanatos, será el responsable del protocolo sanitario; (en cada iglesia) se tiene un equipo de laicos que están checando lo que se pide por el bien de la comunidad: chequeo de la temperatura, higiene, sana distancia, adecuada ubicación dentro del templo y evitar el contacto físico antes de la comunión, aplicación de gel, mantener la sana distancia".

"Lo que sí se pide es el uso del cubrebocas para poder ingresar al templo en donde las celebraciones serán solemnes, pero breves, sin ser a la carrera y con ello evitar el contagio; igual se van a evitar los cantos o las expresiones que se hacen con la voz porque se puede expeler con mayor facilidad el virus, si es que lo tuviéramos, y si no, de todas modas se favorece al contagio".

"Al término de cada celebración, el personal de cada templo va a realizar labores de limpieza, sanitización; se tienen los equipos necesarios para hacer las labores de desinfección de las iglesias, pero se va a incrementar, antes y después de cada celebración de una manera más formal a partir del domingo 20 de septiembre después de las eucaristías".

En el tema de las celebraciones de bodas y los bautizos, "igual se tienen ciertas medidas y protocolos semejantes, por ejemplo, para el bautismo vamos a procurar que no haya aglomeraciones; ordinariamente estas celebraciones son comunitarias y se va a procurar que el sacramento sea en pequeños grupos, aunque se deba de tener muchas celebraciones en el mismo día, y en lugar de tener solamente una en sábado serían dos, y el domingo otra dos más, siempre con las medidas de higiene entre los participantes".

Para las bodas y demás sacramentos, como la confirmación, "se están preparando las medidas para evitar mayor aglomeración, por eso tenemos un sistema progresivo en la apertura y estamos en la organización de las iglesias, esas celebraciones serían hasta finales de noviembre o diciembre, siempre siguiendo la indicación del semáforo sanitario".

Hay que decir, apunta, "que en la Diócesis de Orizaba no se cerraron nuestros templos en su totalidad; estuvieron las puertas abiertas para la oración, siempre con un espacio de higiene y para que las personas que quisieran venir a orar por su cuenta, lo hicieran, lo que sí procuramos desde que entró toda la alerta y el semáforo rojo fue que las eucaristías se realizaran a puerta cerrada. Si algo nos ha preocupado en la Iglesia católica de Orizaba ha sido el cuidado de la salud y la colaboración; ahora las celebraciones van en progresivo, en principio se inician con las misas y a partir de ello, cada decanato y cada parroquia de acuerdo a su realidad fijará la fecha para el resto de las celebraciones, en principio estamos pensando que como es progresivo esto, pudieran hacerse en la segunda quincena de noviembre".