Política

Pataleo

septiembre 08, 2020

El Consejo General del INE negó el registro como partido político a la organización México Libre. Se adujo que por un financiamiento indebido. Es una pena que no se pudiera recitar la larga lista de agravios que Felipe Calderón cometió contra los mexicanos y que son las verdaderas razones por las que el organismo autónomo del Estado mexicano debía negar el registro a personajes y a intenciones de tal ralea.

Por el fraude electoral, agravado por el etílico comentario del haga sido como caiga sido. Por su asociación con uno de los cárteles de la droga y el indiferente baño de sangre de sus políticas genocidas.

Ese personaje que reventó cualquier redrojo de soberanía que hubiera quedado del Estado mexicano, luego de hundirlo en la sangre de los gobernados, que luego de las manifestaciones masivas contra el fraude electoral en todo país llamó "mal perdedor" al presidente López Obrador

Autoritarismo, alega el breve; intervención del gobierno, dice. Lástima que no pueda reclamar el recuento voto por voto. Conocidas sus inconfesadas pero evidentes inclinaciones militaristas sería casi divertido enterarse de sus intervenciones pacíficas en el espacio público. Mientras la sociedad procesa la idea de juzgar a los responsables en las administraciones pasadas –y sus respectivos colaboradores– por el saqueo del patrimonio nacional durante décadas, el ex presidente Calderón se declara en una suerte de resistencia, incapaz del mínimo entendimiento. Nomás no se entera. Igual que los extremistas de derecha en sus manifestaciones motorizadas. No se enteran.

Para rematar el absurdo solo nos falta que la Zavaleta y Lozano pergeñen la sinergia FRENAAA/ México Libre para ir a dar de plantón maratónico en plena avenida Reforma y reclamar sus libertades.

Felipe Calderón tiene una deuda importante qué saldar públicamente frente a la nación. Los tiempos cambian y las deudas de Felipe Calderón ahí están, esperando a ser juzgadas. Falta ver por dónde decidirá el Tribunal Electoral, si confirma la decisión del INE o se avienta el tiro de un agravio mayúsculo para el respetable. Ni el fraude ni la venta de la seguridad nacional a los corporativos criminales pasarán al olvido.