Política

Ingeniero Heberto Castillo, un veracruzano, orgullo nacional

agosto 24, 2020

 "… pensé en todos aquellos que se quedaron

en el en camino luchando por las causas que yo lucho,

en quienes murieron el 27 de octubre de 1967..

El 2 de octubre de 1968 y

el 10 de junio de 1971…

recordé que sus voces clamaban

unidad revolucionaria para avanzar…"

Ingeniero Heberto Castillo Martínez

 

Reducir la vida y obra de un ser humano como el Ingeniero Heberto Castillo Martínez representa un enorme reto, es interpretar su visión nacionalista comprometida con los más pobres y con las causas más justas de México.

Un hombre admirable por su inteligencia, dedicación, disciplina de trabajo y amor por México. De una gran estatura moral, honesto y directo decía las cosas como son.

Pudiéramos considerarlo como una de las personas más legítimas en su ideología política, creencia filosófica y convicción humanística, lo llevó a la práctica siempre y lo hizo ser un hombre congruente entre lo que pensaba, sentía, decía y hacía.

Demostró que la lucha democrática se puede consolidar en paz, con respeto e inteligencia.

Siempre estuvo y se mantuvo en la oposición, luchando, sin violencia, nunca la practicó.

Profesionista, docente, educador, ideólogo, político, científico humanista, líder social.

Revisando la página de internet http://www.fundacionhebertocastillo.org.mx/logofhcm-largo/ Pude conocer más de él, como un ideólogo y activista político ejemplar.

Desde el movimiento de 1968 como catedrático se sumó a las marchas manifestándose en contra de la imposición del poder y al lado de la juventud que buscaba una nueva forma de expresión ante los cambios mundiales que demostraban que se acababa el ciclo y comenzaba otro.

Heberto Castillo sufrió la cárcel, se convirtió en un preso político, pero ni eso logró disminuir su firmeza en la lucha por consolidar la democracia, jamás creyó en una cultura de la violencia sino por el contrario sabía que el imperio de las ideas tendría que abatir todo aquello que lastima los derechos del hombre.

Es un hombre comprometido con su profesión como ingeniero, desarrolla el conocimiento y lo pone en práctica, desde la perspectiva profesional, de investigación y docente. No es un prófugo de las aulas para hacer política. Hace política para convertirlo en experiencia y traducirlo en la enseñanza en las aulas.

Creyó en la lucha socialista y por ello apoyó a los ferrocarrileros, normalistas, médicos y todo un movimiento social que representaba la búsqueda del respeto a los derechos de los trabajadores.

Impulsó la creación del Partido Comunista que terminó siendo el Partido Mexicano de los trabajadores un partido que tuvo una importante trascendencia para constituir el Frente Democrático Nacional que encabezó Cuauhtémoc Cárdenas y a su lado junto con Porfirio Muñoz Ledo dieron un cauce a la voz de Rosario Ibarra de Piedra y miles de mujeres y hombres que luchaban contra un sistema corrupto y opresor, como el del Partido Revolucionario Institucional.

Fue diputado federal y senador, también candidato a la presidencia de la República, combatió al sistema con ideas, con acciones y sobretodo formando nuevas generaciones de personas que hicieran de la política un instrumento para el bienestar social.

Cómo científico inventó un sistema de construcción que denominó "Tridilosa".

La tridilosa inventada po él en 1966, es un sistema que consta de una estructura tridimensional altamente ligera y de tablero mixto, combinando la zona comprimida de concreto  hormigón), con la zona traccionada de acero.

Esposo y padre de familia ejemplar cuya esencia la fundamentó en saber apreciar el amor de la familia, sin descuidar en tiempo y forma, porque ahí radica el sentido más profundo de la patria.

Siempre dijo que la mejor herencia que podía dejarle a sus hijos era la educación. Sus hijos decidieron estudiar arquitectura y consideraron que la disciplina que les inculcó fue fundamental para alcanzar cada uno sus propias metas.

Era un padre amoroso, comprensivo, riguroso y estricto, siempre lleno de detalles su cercanía. Les dio el ejemplo de su profundo amor a México. Su deporte favorito era el béisbol y a través de este juego convive con sus hijos.

Nace el 23 de agosto de 1928 en Ixhuatlán de Madero, uno de los más hermosos municipios del estado de Veracruz. Lugar que conozco desde las primeras giras que llevó a cabo en su fundación del Movimiento de Regeneración Nacional, hoy partido político Morena.

Recibió reconocimientos internacionales como especialista en matemáticas estructurales.   Realizó todos sus estudios desde la primaria hasta la universidad en instituciones públicas.

 

El Ingeniero Heberto Castillo comprendió desde muy pequeño cuál era la forma más idónea de manifestar su inconformidad ante la injusticia; en la escuela primaria lo quisieron poner en el banquillo de los castigados de forma injusta, por lo que decidió salir escuela y no regresar, se escondió en el monte, sin embargo sus padres decidieron mandarlo a estudiar a la ciudad de México.

Fue maestro en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Instituto Politécnico Nacional.

Escribió sus investigaciones técnicas, asimismo sus opiniones políticas, fue editorialista y columnista de medios de comunicación de circulación nacional.

Escribió tres libros para la docencia y dejó profundas enseñanzas de su experiencia en el aula frente a sus estudiantes, lo que hizo que se ganara el mayor reconocimiento de los alumnos por su integridad y objetividad.

En 1961 inicia su actividad política y se convierte en luchador social al lado del General Lázaro Cárdenas del Río, expresidente de la República a través del Movimiento de Liberación Nacional (MLN). 

En 1966 participa en el Movimiento Internacional de Solidaridad en la Habana, Cuba, donde enriquece su visión mundial sobre un concepto de la lucha a través de la izquierda.

En 1968 participó en el Movimiento Estudiantil dentro de la Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior, participación que le costó ser encarcelado en Lecumberri en 1969.

En 1971, al salir de la cárcel, constituyó el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) al lado de luchadores sociales e intelectuales destacados como Demetrio Vallejo y Luis Villoro.

Los recuerdan quienes lo conocieron como un hombre que se enfrentó a Gustavo Díaz Ordaz, presidente de la República con una constitución política en la mano, sin temor y con la verdad en la otra mano.

Tuvo que huir y esconderse considerándose asimismo en la clandestinidad, su casa fue incendiada y su familia perseguida, la que tuvo que esconderse en Cuernavaca también en la clandestinidad.

Durante los sexenios de José López Portillo y Miguel de la Madrid, se convirtió en el mayor de los defensores de la Soberanía Nacional al denunciar la corrupción de la política energética imperante.

En 1988, siendo candidato por el Partido Mexicano Socialista (PMS) a la Presidencia de la República, Heberto declinó su candidatura a favor del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hecho que sentó las bases para la formación del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Los últimos años de su vida Heberto los dedicó al proceso de pacificación de Chiapas como integrante de la Comisión de Concordia y Pacificación COCOPA, mediadora del conflicto. Estaba convencido de que para lograr la paz definitiva en Chiapas era necesario dar solución a las demandas de los pueblos indígenas de México. Heberto Castillo falleció el 5 de abril de 1997 en Ciudad de México. Restos se encuentran en la rotonda de los hombres ilustres como corresponde. https://relatosehistorias.mx/nuestras-historias/heberto-castillo

Hoy podemos considerar su vida como un ejemplo de lucha constante en la oposición política contra un sistema corrupto. Con sus acciones y pensamientos pudo construir el México que hoy vivimos, el México que renace en 2018 en las elecciones que llevaron al poder al Partido Político Morena.

Hoy el Movimiento de Regeneración Nacional se traduce en el pensamiento de uno de los mexicanos más importantes del siglo XX, representa para nosotros un enorme compromiso de mantener la lucha en contra de la corrupción, para demostrar a todas aquellas personas que han vivido de un sistema corrupto que México ha despertado para no dormir jamás.

Una de las principales herencias que podemos administrar del ingeniero Heberto Castillo es su profundo amor por la paz y considerar que la democracia puede llegar y quedarse a través de la vía conciliadora y por el respeto al voto popular.

En medio de una cruel batalla donde miles de mexicanas y mexicanos fueron asesinados por un sistema que reprimía a la oposición. Ahora el respeto a las libertades ha llegado con el gobierno de Morena.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador pone su mejor empeño para lograr con su filosofía del respeto, cordialidad y profunda sensibilidad hacia los más pobres, los más necesitados y los más olvidados.

Morena tiene el deber histórico de cumplirle al pueblo de México y trabajamos para ello.

Me siento muy orgulloso de ser militante del partido más importante del país, porque es el partido del pueblo, el que trabaja con austeridad y cumple con la verdad.