Política

Líbano explosión, por corrupción; México, en limpieza de putrefacción

agosto 15, 2020

Parecerá mentira,- pero es una realidad, que una minoría privilegiada de nuestro país no quiere ver - que la corrupción puede llevar a los extremos de una explotación o hecatombe de consecuencias insospechables y ahí está el caso de Líbano que ha tenido que llegar a un estado de emergencia, con 220 muertos y más de seis mil heridos graves, la renuncia del gobierno parlamentario y, ante la creciente furia de los ciudadanos - se blanden los lazos para la horca de sus gobernantes - se obliga a arreciar el uso de la fuerza , por parte de las fuerzas armadas, declarar toque de queda, prohibir reuniones públicas, censurar a la prensa y juzgar a civiles ante los tribunales militares, en tanto en México, por la vía pacífica se está extirpando la putrefacción heredada desde el régimen de Carlos Salinas de Gortari que, con el peor cinismo "le robo" la presidencia de la república a Cuauhtémoc Cárdenas y aherrojo a la nación su despeñadero.

Los males de México , desde ese fraude electoral del 1988, se vienen acentuando seriamente, si se observa que el crecimiento del país – ese que tanto añoran los economistas y analistas mexicanos preparados en las universidades de Harvard u Oxford - arreciaron desde ese momento, pues si se revisan las estadísticas, durante los gobiernos de Echeverría y López Porillo,-1970 a 1982- la economía crecía a una tasa del 7 y 8 por cierto,- era lo que se conocía como la estabilización del país-, desquiciándose con Miguel de la Lamadrid y el acabose se consuma con Peña Nieto, con la quiebra de las empresas productivas del Estado _PEMEX Y CFE- y las consecuencias de ese pasado ominoso, no es ajeno a lo que hoy vivimos y más con la pandemia que paraliza la economía, sin embargo, las políticas sociales- apoyo a los más pobres- ha hecho posible una estabilidad y con movilidad en la economía , aún con la pérdida de cientos de empleos la violencia por miseria no se ha presentado, ante el manejo responsable y profesional de esa crisis.

La política social – ajena a la intermediación innecesaria- ha posibilitado que las becas, apoyos al campo y a los jóvenes, adultos mayores , madres solteras, incapacitados, guarderías, atención médica , medicinas gratuitas, destrucción del contratismo, contratación de mano de obra , facturas fantasmas, elevación de la recaudación, defraudación fiscal, venta de bienes requisados a la delincuencia, la terminación del huachicol , etcétera, y sobre todo la austeridad, ha fortalecido las finanzas públicas y permite que exista esa derramada, que ya no se queda en la cúspide , sino que trasciende a las grandes mayorías .

Si el escándalo de Emilio Lozoya, se pretende que se convierta en el juicio del siglo, se piensa, y con toda razón, que lo bueno está por venir y, no porque se llame a declarar a Peña Nieto y a todos los bandidos que lo acompañaron en la odisea de la corrupción- diputados, senadores, gobernadores, jefes de la policía, secretarios de Estado, magistrados , ,ministros de la Suprema Corte-, sino porque eso es, la punta de iceberg , si se observa que donde se toque brota la pus que embarra a muchos más y si se quiere desaparecer la corrupción por siempre y para siempre y ya se vio que nadie puede sentirse inmune o impune , al menos se conocerá a todo que lo enrola el entramado de esa pandemia que ha estado a punto de hundir a la nación, convirtiéndola en auténtica piltrafa de la corrupción y los contubernios, porque, no solo habrá reparación de daños , sino también castigo para los responsables, es decir, derecho jurídico- presunción de inocencia,

debido proceso, legalidad de la detención- pero sobre todo justicia, en observancia a los criterios de oportunidad que ofrece el código de procedimientos penales que premia- reducción de pena, a quienes contribuyen con el esclarecimiento de los delitos.

Los sobornos de Odebrecht- para hacer los grandes negocios con contratos y demás tratupijes que inundaron a muchos países - se conocieron a resultas de la actuación de las autoridades de Estados Unidos e igual sucede con García Luna, porque eso de que a mi " me hacen los mandados" como presume Felipe Calderón, eso no tendría que pensarlo si no hubiera iniciado en México, que es parte de la corrupción, pero con los jueces de allá , no es lo mismo que los de acá, si se pondera, que la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación está cooptada y se evidencia, con la jurisprudencia que la segunda sala produjo, a propuesta del defenestrado ministro Medina Mora, para que el Estado mexicano no tenga jurisdicción y congelar cuentas bancarias de la delincuencia de todos los niveles que tiene registrado el derecho mexicano , si no es a petición de un gobierno extranjero y tan elocuente decisión, habla por si sola del involucramiento y complicidad que se refleja de los órganos jurisdiccionales , más aun cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha condenado al gobierno en violaciones claras a los derechos humanos.

Se está viviendo una auténtica transformación en la vida política , social, electoral, cultural , económica , educativa, etcétera , sin necesidad de que se dispare un solo tiro- o que se fabriquen delitos- solo atacándose las viejas instituciones cooptadas por la corrupción, y es oportuno exponer lo que el escritor Adolfo Gilly transcribe un apunte del general Lázaro Cárdenas, tan vilipendiado por los reaccionarios de entonces y ahora- 1934-40- dice " después del período preconstitucional entró el periodo de las "instituciones" y de entonces las posiciones oficiales importantes has sido ocupadas por hombres con intereses creados con la "contrarrevolución", "contrarrevolución pacífica", que niega la eficacia del ejido, el derecho laboral , a la educación socialista, etcétera. En consecuencia, han faltado dentro de las propias administraciones del régimen elementos con mayor sensibilidad revolucionaria y que sean menos los elementos contrarrevolucionarios que niegan los derechos esenciales del pueblo"

De ahí que se concluye, en síntesis" las conquistas del ejido, del sindicalismo, de la educación y de las fuerzas populares se ven lesionadas y detenidas en su progreso", lo que queda elocuente con Salinas de Gortari – hijo de Raúl Salinas Lozano, que fue secretario de Economía- cuyo ADN quedó plasmado con la reforma al artículo 27 constitucional -1992- que mediante exitosos sobornos a diputados y senadores de entonces- detiene el reparto agrario y entrega la tierra al sistema capitalista que fue y ha sido el peor fracaso de la historia, pues ahí está un campo abandonado y sin ningún provecho social ,salvo el de la especulación criminal y el acecho de los ex campesinos hacia las grandes ciudades, para convertirse en los lumpen proletarios urbanos. Triste historia, solo que es realidad irrefutable.

limacobos@hotmail.com

Twitter :@limacobos1