Política

Honremos a nuestros pueblos originarios

agosto 10, 2020

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) representa pensamiento y acción congruente en la lucha para garantizar el respeto a los derechos humanos y libertades, así como la consolidación de una vida democrática en México.

Para alcanzar los logros obtenidos son muchas las vidas que se han entregado por completo a través de la resistencia civil, organización social y perseverancia individual, en la manifestación de las ideas y expresión pública como lucha en contra de la injusticia, corrupción y abuso del poder.

Somos un gran pueblo y con ello debemos identificarnos explicando lo que hoy somos, saber de dónde venimos y cuáles son nuestros orígenes étnicos para respetarlos y difundirlos con orgullo, a fin de que lo sepan las futuras generaciones y puedan preservar nuestras tradiciones y cultura.

El ideario en el que creo y reafirmo mi convicción se basa en nuestra declaración de principios estableciendo que "en Morena somos solidarios con las luchas del pueblo mexicano, en particular con las de los más excluidos, explotados y humillados como los migrantes, los discriminados, los indígenas y las víctimas de la violencia y de la injusticia. Rechazamos cualquier forma de opresión: el hambre, pobreza, desigualdad, exclusión social y explotación. Nos oponemos a las violaciones a los derechos humanos y a la corrupción gubernamental. Luchamos contra la violencia hacia las mujeres y contra cualquier forma de discriminación por razón de sexo, raza, origen étnico, religión, o condición social, económica, política o cultural".

Conmemoramos el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, honramos su pasado y luchamos por su presente. De acuerdo con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali) "en el país se reconocen como indígenas 25 millones de personas y de ellos 7 millones 382 mil son hablantes de una de las 68 lenguas indígenas que se hablan en México".

Es un motivo que debe unirnos a todos los mexicanos para defender el orgullo de nuestros pueblos originarios, respetarlos cada día más, procurando que cuando vendan sus artesanías o productos naturales paguemos lo justo.

Defendamos la grandeza de su identidad y seamos capaces de ser solidarios no sólo uno sino todos los días para que podamos sentir en el pecho el orgullo de nuestra identidad indígena.

Construyamos con un grupo de mujeres y hombres acciones que sean encaminados en todos los rincones de nuestra patria chica a fin de consolidar el ideario de Morena trabajando con base en nuestras leyes. Atender las demandas sociales de los pueblos originarios es una prioridad de Morena, la que no puede esperar. Y porque somos un gran partido no debemos permitir bajo ninguna circunstancia que se vicien los objetivos que nos movieron desde el principio: servir a México. Debemos hacer a un lado las pasiones por el poder y dinero, siendo lo que corrompió a los partidos hegemónicos y dictatoriales. Debemos expulsar por completo viejas prácticas en donde servidores públicos en abierto se inmiscuyen en la vida interna de nuestro partido.

Pongamos el ejemplo de que el partido es para los militantes y el servicio público para los funcionarios; cada quien debe cumplir con su deber. Antes de los intereses individuales velemos por los intereses y necesidades de los pueblos originarios.

Recordemos que en el Artículo 1º de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se establece que: "queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas".

La discriminación es un gran mal de nuestro tiempo y debemos erradicarla por completo. Los pueblos originarios representan la raíz cultural e identidad de cada pueblo o nación. Son nuestra realidad actual. Como mexicanos tenemos el compromiso de defender la justicia y la verdad para construir un mejor futuro en favor de las personas que orgullosamente personifican a los pueblos originarios: nuestros indígenas.

Cada día somos testigos del incremento de violencia así como de acciones de discriminación racial cometidos por los mismos mexicanos que se burlan y abusan de las condiciones de las mujeres y hombres indígenas, cuya única razón de ser es defender sus costumbres, tradiciones y orgullo.

Representa una profunda responsabilidad ser parte del cambio que impulsa la Cuarta Transformación y que se muestra a través de los documentos básicos de nuestro partido.

Nuestra declaración de principios define que: "En Morena rechazamos cualquier forma de opresión: el hambre, la pobreza, la desigualdad, la exclusión social y la explotación. Nos oponemos a las violaciones a los derechos humanos y a la corrupción gubernamental. Luchamos contra la violencia hacia las mujeres y contra cualquier forma de discriminación por razón de sexo, raza, origen étnico, religión, condición social, económica, política o cultural. Morena promoverá y luchará por la igualdad real entre hombres y mujeres".

Manifiesto abierta y libremente mi firme convicción de que para poder ocupar la alta responsabilidad de ser dirigente de nuestro partido primero tenemos que prepararnos para hacer más profesional la actividad política y abocarnos a las tareas sociales como prioridad.

Tuve el privilegio de ser servidor público al lado de un gran gobernador, de un hombre cuya trascendencia en la educación superior nos ha permitido reconocer que la humildad, objetividad y compromiso se ve en los hechos a través de una forma de gobernar honrada, honesta y sin protagonismos. Así gobierna el ingeniero Cuitláhuac García Jiménez, con la sencillez que caracteriza a los veracruzanos.

Cuando colaboré en el Gobierno del Estado una de las prioridades encomendadas por el mandatario fue fortalecer al Instituto Veracruzano de Asuntos Indígenas. Esta experiencia me permitió vivir intensamente la trascendencia de servir a las personas más grandes de nuestra entidad. Lo más importante es que conocí a mujeres y hombres comprometidos en cuerpo y alma para defender sus derechos.

Quienes amamos profundamente a Veracruz, al conmemorar a los pueblos originarios, recordamos que su grandeza está en escuchar la sabiduría de los ancianos, entender la fuerza de sus mujeres y hombres para educar con disciplina y amor a la niñez, quienes guiarán en el futuro a México. Morena es el mejor partido de México y lo demostramos todos los días.