Sociedad y Justicia

Pide INAH nota aclaratoria sobre información publicada en La Jornada Veracruz

agosto 06, 2020

Debido a que la nota publicada el día de ayer en la sección Política del periódico La Jornada Veracruz

contiene acusaciones falsas y sin sustento, a nombre del Instituto Nacional de Antropología e

Historia (INAH) y en atención al Derecho de Réplica, solicito a usted se publiquen las siguientes

aclaraciones:

En primer lugar, hay que aclarar que el antropólogo Diego Prieto no llegó al INAH en 2016. Su vida

profesional ha estado plenamente ligada al Instituto: desde su formación en la Escuela Nacional de Antropología e Historia; y más tarde como investigador, profesor, director del Centro INAH

Querétaro, Secretario Técnico y, ahora, como director general. Todo ello le ha permitido conocer

desde dentro las problemáticas laborales, sindicales y presupuestarias que aquejan a la institución desde hace décadas.

Al entender al INAH, fundamentalmente, como una institución académica donde no sólo se respeta sino que se fomenta el pensamiento libre y crítico, la actual administración ha promovido en todo momento la reflexión, el reconocimiento y, sobre todo, el respeto a la vida sindical y a los derechos de sus trabajadores. Ello no implica, que se deban aceptar acusaciones falsas, descalificaciones e injurias sin sustento como las que se plasman en la nota en comento.

Ante ello se vuelve necesario reiterar que la política de la actual dirección general del INAH ha sido,

en todo momento, abierta a la comunidad y a la opinión pública. Toda la información pertinente

sobre el contexto presupuestal, contractual y de atención a la contingencia sanitaria, se ha hecho

pública y está disponible a través de los canales institucionales.A través de comunicados y de varias entrevistas, por ejemplo, se ha aclarado que el ajuste presupuestal del 75 por ciento no es exclusivo del INAH sino aplicable a toda la administración pública federal y a partidas específicas de servicios generales y gastos de operación. De manera adicional, para el caso del INAH, desde la Secretaría de Cultura del Gobierno de México se instruyó para que estas disposiciones no afectaran a los trabajadores ni a sus prestaciones de ley y, por supuesto, mucho menos a las actividades sustantivas, esenciales, ineludibles e impostergables del Instituto.

En el INAH siempre privilegiaremos el diálogo y la conciliación, y seguimos trabajando con el apoyo y respaldo de la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, para dotar a la institución de todos los recursos indispensables para cumplir las responsabilidades que tiene, no solo con sus trabajadores sino con el cuidado, el resguardo, la protección legal, la investigación y la difusión del patrimonio histórico, antropológico, arqueológico y paleontológico de México.

Firma: Gabriel Ulises Leyva Rendón, Dirección de Medios de Comunicación.

Responde Édgar Escamilla, reportero:

En atención a la solicitud de derecho de réplica presentado por Gabriel Ulises Leyva Rendón, de la Dirección de Medios de Comunicación, en representación del director general del INAH, Diego Prieto Hernández, precisamos lo siguiente:

En su carta dirigida a esta redacción por la nota titulada "Diego Prieto, herencia peñanetista en el INAH", en la que aclara que el antropólogo "no llegó al INAH en 2016", reconocemos la imprecisión en la redacción de la entrada, la cual debió decir: "Desde su llegada a la dirección general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el año 2016"; sin embargo, esto se puntualiza en el octavo párrafo de la misma nota: "Acusan que a raíz de las diversas protestas que se han realizado desde que Diego Prieto se encuentra al frente del INAH".

No obstante, el resto del contenido de la nota periodística, que plasma los testimonios de los trabajadores afectados por la falta de pago, insumos para el desarrollo de sus labores y que denuncian actos de represión de parte de las autoridades del Instituto, no son desmentidas.

Cabe aclarar que no se busca editorializar el contenido, sino únicamente dar voz a los afectados, quienes han denunciado tales prácticas desde la pasada administración federal, a través de éste y otros medios de comunicación, según queda constancia en la Internet.

No aclara tampoco si ya se dio el acercamiento con los trabajadores afectados y si se cubrió el pago de prestaciones reclamadas durante la más reciente movilización virtual, el martes cuatro de agosto de 2020.

Aclarado el punto de la imprecisión en la redacción, quedamos a la espera se puedan aclarar el resto de los señalamientos realizados por los trabajadores, entre ellos la aplicación del presupuesto para la rehabilitación de los sitios y monumentos dañados por el sismo de 2017.