Política

Buena voluntad, pero nulos avances en multihomicidio de la Narvarte, acusan

agosto 01, 2020

A cinco años del asesinato del fotorreportero Rubén Espinosa Becerril, la Fiscalía de la Ciudad de México ha girado oficios a instancias Veracruzanas para que cooperen con la investigación del caso y aporten lo que se tenga en archivos, pero no ha habido respuesta, sostuvo Patricia Espinosa Becerril, hermana de Rubén.

Antes que iniciara la sana distancia por la pandemia se habían metido varios escritos que fueron enviados a autoridades veracruzanas para tener información, pero nos quedamos en eso esperando respuesta, dijo Patricia, en breve entrevista.

A principio de este mes, la hermana de Rubén acudió a las instalaciones de la Fiscalía de la Ciudad de México y seguían que habían hecho un recordatorio a Veracruz para que dé información, porque los Ministerios Públicos de la Fiscalía del Distrito Federal dicen que no han tenido respuesta y que esto ha sido porque se atravesó la pandemia.

Sí el gobierno del estado de Veracruz y la Fiscalía del Estado dan información, se avanzaría en el tema de libertad de expresión y sobre el trabajo periodístico de Rubén, incluso en el plan de investigación que se hizo con integrantes de la Fiscalía de la Ciudad de México, se acordó que –se investigara el trabajo de Rubén, pero solo nos quedamos en papel.

La hermana de Rubén recordó sobre un encuentro que se tuvo con el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, con algunos periodistas, acompañados de un representante de Artículo 19 y un representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en donde todo indicaba que el gobernador veracruzano iba a estar en disposición de cooperar con los archivos y la información que se tuviera en las instancias oficiales.

Sin embargo no se ha visto así, dijo Patricia, quien también al no haber sido girados directamente al gobernador sino a otras instancias, "se tiene esa esperanza en que quiera participar y cooperar con las investigaciones".

Con los cambios que hubo en el gobierno de la CDMX y en las instancias de justicia, se tuvo un plan de investigación que por fin habían acordado entre las víctimas y autoridades, "empezamos a tener buenos avances, había como más diligencias y empezaron a buscar temas, empezaron a investigar temas como el de trata de personas, pero siempre se ha quedado como en buenas voluntades."

Los pocos avances que hubo no han sido sustanciales y no han llevado a saber la verdad y a hacer justicia. Quisieron hacer ver que iba a ver avances, que se iba a investigar y lo que han hecho hasta ahora no ha tenido resultados, pero finalmente seguimos igual, seguimos sin saber qué pasó en el departamento de la Narvarte, seguimos sin saber si hay otros autores materiales involucrados, seguimos sin saber quiénes son los autores intelectuales, seguimos en el mismo punto que con los gobiernos anteriores, solo que hay buena voluntad, pero de buenas voluntades no vamos a tener resultados y justicia".

Las familias de las cinco Víctimas de la Narvarte, Mile Nadia, Yesenia, Alejandra y Rubén, han visto en estos años un expediente más grueso y otras diligencias anexadas, pero las cosas han quedado en el papel, al igual la petición que le hicieron a Ernestina Godoy cuando era Procuradora, sobre el caso de Nadia y de Rubén en Veracruz en donde había padecido amenazas.

Caso Narvarte, lejos de acabar: Artículo 19

En el caso Narvarte, las líneas de investigación están lejos de ser agotadas y el móvil del crimen sigue sin conocerse, mientras que las víctimas y las familias de Mile Martín, Yesenia Quiroz, Nadia Vera y Alejandra Negrete y del homicidio de Rubén Espinosa han sufrido revictimización, estigmatización, filtración y mal manejo de información, señaló Artículo 19.

Desde 2015 el gobierno de la Ciudad de México promovió una versión de los hechos que aseguraba que los 5 asesinatos fueron la consecuencia de "un robo" y que Mile Martín conocía a sus atacantes por temas vinculados a drogas. Esta versión -que nunca fue investigada- nos revictimiza y permitió desestimar las amenazas previas que Rubén y Nadia sufrieron. Les recordamos que como periodista Rubén Espinosa fue amenazado de muerte y como activista Nadia fue detenida arbitrariamente y también recibió amenazas por el gobierno de Javier Duarte en Veracruz.

Para fortalecer esta versión, pocos días después del multihomicidio la Procuraduría filtró a medios de comunicación fotos explícitas del crimen, datos de la investigación e información personal de las víctimas. Esto constituye una violación grave de derechos humanos y contraviene protocolos de actuación en la investigación de delitos y estándares internacionales de derechos humanos. La filtración selectiva de información personal de Mile, Yesenia, Nadia y Alejandra contraviene también el Protocolo de Investigación Ministerial, Policial y Pericial del Delito de Feminicidio, que obligan a la autoridad a actuar con base en el respeto a la dignidad de la persona, la confidencialidad de la información y la no revictimización.

El 6 de marzo de 2019, señala la organización defensora de la Libertad de Expresión que la Procuradora General de Justicia y ahora Fiscal General se sentó con nosotras y se comprometió entre otras cosas a: 1) conducir la investigación incluyendo la labor periodística de Rubén y el activismo de Nadia, por un lado y por el otro el posible vínculo con redes de trata de personas como móviles del crimen; 2) a seguir la recomendación 4/2017 de la CDHCM que incluye entre otros, investigar y sancionar a los responsables de las filtraciones de información.

Pero ya pasó más de un año, y se tienen diligencias mínimas y avances nulos en la investigación que no han clarificado ni el móvil, autores intelectuales y otros interrogantes que tenemos sobre el crimen.