Política

Cerrando el círculo

agosto 01, 2020

Acusa EU a Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño de nexos con el Cártel de Sinaloa. Ambos fueron cercanísimos funcionarios del ex titular de la SSP y han sido acusados en aquel país de conspirar para permitir el tráfico de cocaína y apoyar al mencionado grupo delincuencial.

Sergio Villareal Barragán –ex narcotraficante de la organización de los Beltrán Leyva que fue detenido hace 10 años en EU y liberado el año pasado– aceptó colaborar en las investigaciones sobre el entramado del narcoestado mexicano en el sexenio de Felipe Calderón.

Durante los gobiernos de Felipe Calderón –sociópata– y de Enrique Peña Nieto –estulto–, el Estado nacional mexicano fue un narcoestado. La patología violenta desatada por un usurpador cínico y etílico, continuada luego por un sucesor cuya única relevancia es su corrupción y frivolidad tenía el propósito de favorecer a una organización criminal específica mientras desataba una guerra de exterminio contra el resto de las organizaciones criminales y contra el resto de la población.

Por cierto, circula en redes un video donde FeCal dialoga en video conferencia con otros ex presidentes y representantes de la ultra derecha latinoamericana. Expresa su deseo de que los militares den un golpe en Venezuela y en México. Se entusiasma con la idea y su expresión corporal denota la violencia apenas contenida que desea para el resto de los gobernados. Propuso a líderes latinoamericanos la "rebelión armada" en Venezuela pero también planteó analizar esa vía en otros países, México, que "van en ese camino de sufrimiento" del populismo.

El marco de tal sinceridad confesional fue un foro a distancia con los representantes más conspicuos de la derecha venezolana, argentina y boliviana. Todos de mentalidad golpista que medraron durante la guerra fría. Ante tan fino y mesurado auditorio, el ex presidente mexicano ha propuesto una "acción conjunta para detener la pandemia del populismo", como en México. Descalificó al presidente Andrés Manuel López Obrador diciendo que "ni tiene capacidad ni está en sus cabales para gobernar". Los juicios valorativos del ex mandatario son irrelevantes pero la intención de su dicho no deja duda de que lo que realmente desean él y sus allegados es un golpe que restaure el imperio del saqueo al país. Detener la pandemia del populismo, dice. La misma cantaleta ideológica neoliberal con la que se justificaron terribles atentados contra la estructura institucional del Estado mexicano.

Este hombre que destruyó al país y que mantuvo como bisagra de su relación con las empresas criminales al preso García Luna, se dice preocupado por la afectación que este gobierno federal hace en las instituciones. Tiene sentido. El país está concentrado por completo en la restauración institucional del Estado mexicano de bienestar.

Calderón es responsable de haber traicionado los intereses de la patria mexicana. Declaró una guerra y con ello desató la violencia contra todos los gobernados. A los que murieron masacrados como los adolescentes de Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, les llamó víctimas colaterales.

Como decía la ninfa Dulcinea del Toboso al buen Sancho: "¡Oh malaventurado escudero, alma de cántaro, corazón de alcornoque, de entrañas guijeñas y apedernaladas!.. ¡Ladrón, desuellacaras,… enemigo del género humano…". Dicho en breve.