Política

Entran a palacio de Rafael Delgado; exigen reapertura de panteón ejidal

julio 30, 2020

Rafael Delgado, Ver.- Habitantes de Rafael Delgado irrumpieron en el palacio municipal, saquearon despensas y quemaron llantas y troncos para exigir la apertura del panteón ejidal que fue clausurado. Los pobladores del ejido Jalapilla reclamaron la nula atención de la presidenta municipal, Isidora Antonio Ramos, y demandaron la destitución de la titular de Comercio y del jurídico del ayuntamiento.

En punto de las 20:30 horas, los ciudadanos se apostaron en las afueras palacio y prendieron una fogata como medida de presión para obtener una respuesta favorable a sus peticiones.

Ante la nula atención, los habitantes abrieron el salón aledaño al palacio municipal y entre varios objetos sacaron las despensas del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF); tras repartirlas, advirtieron que no estaban robando "pues les pertenecen al pueblo".

Desde temprana hora, los habitantes cerraron la entrada principal al municipio, además del Distribuidor Vial de la Autopista 150D Puebla-Córdoba, a la altura del kilómetro 272. "Exigimos que se abra el panteón ejidal, la destitución del jurídico municipal, Juan Carlos Fernández Zulueta, así o de la funcionaria multicargos –Comercio, Psicóloga, Panteones y Agropecuario–, Bernarda de Jesús Ordóñez, quien además es de Huiloapan, ya no la queremos, acá tenemos gente capaz en el municipio para hacerse cargo de esos departamentos".

El 15 de julio, el ayuntamiento clausuró por 90 días el panteón por supuestas inhumaciones clandestinas y operación irregular de este espacio.

El director jurídico del ayuntamiento, Juan Carlos Fernández Zulueta, explicó que desde el año pasado se ha buscado regularizar su actividad. "Se han detectado inhumaciones clandestinas, se han enterrado personas sin contar con permisos del Registro Civil del municipio de Rafael Delgado, por lo que no se lleva un control de quiénes han sido sepultados".

En respuesta, los habitantes descartaron la versión de las autoridades: "el panteón no es municipal, es ejidal y nos pertenece, nunca se ha enterrado a una persona sin solicitarle el permiso a los ejidatarios y sin pagar el acta de defunción que se hace al palacio municipal con un costo de 200 pesos. La presidenta municipal, Isidora Antonio Ramos, no tiene ninguna autoridad para cerrar el cementerio, porque le pertenece al ejido", arguyeron.