Política

Con deportación automática, México infringiría tratados sobre migración

julio 28, 2020

Cuatro cubanos, Emir, Bárbaro, Fernando y Yeser, fueron retenidos hace cinco días en la estación migratoria de Acayucan (EMA). Han solicitado un amparo a la justicia federal porque la detención no fue con fines administrativos sino para su deportación, lo que viola los tratados internacionales. Además expusieron que regresarlos a su país los pondría en riesgo porque de alguna manera violaron la ley migratoria cubana.

José Luis Reyes, director de la Casa de Refugiados de Acayucan, dijo que los cuatro cubanos entraron al país como indocumentados, "pero nosotros hemos dicho que migrar no es un delito. Es una falta administrativa no tener documentos que acrediten su tránsito por el país. Que los detengan con fines administrativos está bien; desafortunadamente en México se detiene (…) para deportarlos".

La ley no lo marca así, explica: "Todos tienen derecho a buscar una deportación si lo quieren, si alguien pide su deportación está en su derecho. Antier se interpuso un recurso de amparo en el que se expone que no podrían estar detenidos más de 36 horas. Estamos en espera de la resolución del juez y esperamos que ordene la libertad, aunque no puede ser una liberación inmediata porque casi siempre el juez envía a un trámite administrativo que implica un lugar en donde puedan resguardarse para seguir su trámite de regularización".

La mayor parte de los migrantes sale porque está en riesgo su vida; hay grupos delincuenciales en sus países y en este caso los cubanos no pueden regresar a su país porque van a ser encarcelados y no porque hayan cometido delitos sino porque rompieron la ley migratoria de su país. Ese sería un delito. Pero hay que recordar que las leyes internacionales señalan que las personas tienen derecho a refugio y nuestro país ha firmado esos convenios y está obligado a darlo. Y si se acredita que esas personas tienen riesgo en su país, México debe dar refugio por un tiempo".

En este caso de los cuatro cubanos, el director de la Casa de Refugiados de Acayucan aseguró que no se tiene acreditado que haya un delito adicional en su detención, aunque explicó que hasta hace una semana la autoridad comisionada para efectos de la retención había tomado como práctica lo que ya venían haciendo desde hace algunos años: pedir dinero a cambio de dejarlos pasar.

De módulo en módulo de retención les pedían desde mil hasta 3 mil pesos por persona migrante y si no daban el dinero los detenían. Esa práctica ya se había erradicado, pero a partir de la pandemia circuló un video en Las Choapas en donde se observa a un elemento de la Guardia Nacional pidiendo mil pesos para dejar pasar a migrantes.

Comentó que el gran problema en estos últimos meses es que todas las fronteras migratorias se han cerrado y pese a que hay convenios de deportación de ciudadanos al sur de América (Hondura, Nicaragua y Cuba) las fronteras se han cerrado. Entonces ha sido difícil la deportación masiva, ha habido deportación a cuentagotas, concluyó.