Política

Carreras

julio 27, 2020

En el alterado 2020 la tranquilidad se espesa, a veces hace nata y la impaciencia se ralentiza. El encierro ha llevado al ocio y éste, ocasionalmente, a la reflexión, una vez llenado el tiempo con series televisivas de plataformas digitales. La reflexión ha llevado a la duda y la duda a desacreditar el encierro en búsqueda de explicaciones más aceptables. De la enfermedad al cuestionamiento de la función y verdadero papel de la OMS.

El gobierno norteamericano en su versión Trump rompió y se distanció de la OMS hace 20 días. La cercanía de Bill y Melinda Gates con la OMS y su activa participación en la búsqueda de una anunciada vacuna universal dispara todo tipo de suspicacias más o menos verosímiles, otras, más o menos descabelladas y, todas, en el campo de las percepciones y de la intuición. Hay quien duda de la pandemia, son más los que barruntan algo sobre su intención.

Un segundo golpe para la iniciativa Covax liderada por la OMS y la Alianza GAVI. Ninguna de las dos ha comentado al respecto.

El mecanismo Covax, que busca comprar vacunas por adelantado, apunta a un precio de 40 dólares por dosis en países ricos, la UE podría conseguirlas a precios más bajos con su propio programa de compras anticipadas.

La Comisión Europea, brazo ejecutivo del bloque que conduce sus conversaciones con las farmacéuticas, ha aconsejado a los estados europeos que se sumen a Covax si lo desean, pero no para comprar vacunas, dijo el funcionario.

Un funcionario dijo que es posible que no sea legalmente factible unirse a ambas iniciativas, ya que los estados de la UE aceptaron una cláusula de exclusividad cuando respaldaron el plan de compra anticipada de la UE.

Algunos estados de la UE han expresado interés en unirse a Covax, pero aún no lo han hecho. Europa ha decidido recientemente desempeñar un rol más activo en la búsqueda mundial por las posibles vacunas como respuesta a las medidas tomadas por Estados Unidos para asegurarse las dosis. La OMS, pues, se debilita.

Si hay éxito en el desarrollo de una vacuna, es probable que no esté disponible en grandes cantidades durante un tiempo. Comprarlas para la población de la UE podría, por lo tanto, privar temporalmente a los países más pobres.