Política

Pobres panistas porque su "Mundo maravilloso" lo convirtieron en "El Infierno"

julio 21, 2020

Sin querer darle más importancia de la que merecen, sólo hago referencia a la burda y torpe comparación que hace quien ha sido presidente municipal panista, Tito Delfín Cano, al querer comparar la película la Ley de Herodes, del actor veracruzano Damián Alcázar, con las condiciones actuales del Congreso local del estado de Veracruz.

Y digo torpe, por la visión miope y corta que asume queriendo ver la paja en el ojo ajeno cuando tiene una viga en el propio. Es decir, que el señor carece de memoria y sobre todo de objetividad porque al querer ganar notoriedad publicitaria, demostrando que aspira ser candidato de algo, debe recordar que cuando se escupe hacia arriba cae el escupitajo en su propia cara.

Sucede que en la misma secuencia cinematográfica de Damián Alcázar y todo el equipo de extraordinarios actores hay dos películas que representan una supuesta "maravillosa realidad" de los gobiernos panistas y muestra la pésima administración que tuvieron con lo que ocasionaron mucho daño al pueblo de México.

En el 2006, durante el Gobierno de Vicente Fox, el director Luis Estrada llevó a la pantalla grande Un mundo maravilloso. Una crítica política hacia el optimismo desbordado del primer presidente neopanista Fox y de los millones de mexicanos que votaron creyendo una mentira cuando todo era lo mismo del viejo PRI.

La película Un mundo maravilloso critica a un sistema, un modelo económico que ofendió a la pobreza, queriendo ocultar su realidad y engañándose a sí mismos como gobierno, mostrando un México maravilloso cuando los problemas se incrementaban por su falta de capacidad, en medio de una terrible corrupción, al grado de que la "pareja presidencial" creyó que podría heredar la presidencia a la primera dama, Martha Sahagún, quien tuvo que dar marcha atrás al ser fuertemente cuestionada por la terrible corrupción de sus hijos, quienes son hijastros del expresidente de la República.

Esto se le olvida a los panistas y en especial al señor Tito Delfín.

Por otro lado, en la misma secuela de películas de La ley de Herodes y Un mundo maravilloso, recordamos en 2010 la producción de El Infierno, creada en pleno sexenio de Felipe Calderón, retratando crudamente la realidad panista, con la fórmula del narco-gobierno en México. La producción estelarizada por el mismo protagonista, el actor Damián Alcázar, es la nítida imagen del verdadero panismo ante su incompetencia y las graves vinculaciones de corrupción y complicidades que hoy, en pleno 2020, se demuestra con la aprehensión y juicio del secretario de seguridad pública del gobierno panista, Genaro García Luna, quien es acusado como cómplice del Chapo Guzmán, el más grande de los narcotraficantes de los últimos tiempos.

Y ahora resulta que la última película, La Dictadura Perfecta, presenta la excesiva manipulación de los medios de comunicación en torno al sistema gubernamental, haciendo un directo señalamiento al PRI, partido con el que ahora afianzarán una alianza política para intentar contrarrestar la fuerza del pueblo a través de Morena.

Es simplemente recordarle a este panista oportunista, quien un día se pone una camiseta y otro día otra, que más vale que proponga soluciones y no tome como argumentos algo que sólo demuestra que su partido es peor de corrupto que el propio PRI, porque en 12 años fueron peores que el partido dictatorial, el que ha gobernado por más de 80 años. Sin duda sus intereses son otros. ¡Vergüenza le debería de dar!