Invasores falsifican ante Sedatu constancia de posesión de 2 mil hectáreas en Coatepec
julio 20, 2020 | Agencias

Un grupo de invasores falsificaron una constancia de posesión de 2 mil hectáreas en Coatepec, la cual fue aceptada por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu); con esto se iniciaría un trámite de deslinde de tierras en la zona conocida como Sierra Alta.

La constancia está emitida por la agente municipal de Tapachapan, pero ella misma la identificó como falsa, por lo que ya se interpuso una denuncia en contra de quien resulte responsable. Los afectados señalan que es increíble que la Sedatu haya aceptado esta constancia a nombre de Francisco Ruiz Hernández, quien dice tener la posesión de 2 mil hectáreas de forma pacífica desde hace 40 años; aseguran además que se trata de terrenos nacionales.

Las hectáreas están ubicadas en la Cuenca Alta de la Antigua, en la ladera del Parque Nacional Cofre de Perote, específicamente en la microcuenca Gavilanes, e incluye los predios "La Granada" y "La Corteadura", con gran valor ambiental.

Los falsificadores ocuparon una constancia de domicilio emitida por la agente municipal, y con el mismo folio hicieron un documento apócrifo para mostrarlo ante la autoridad federal. Estas 2 mil hectáreas abarcan los predios de Jinicul Manso, Capotal, Sarajillo, Plan de San Antonio, y tienen dueño desde hace más de un siglo, pues están vinculadas a más de 500 pequeños propietarios.

Francisco Ruiz Hernández, quien aparece en la constancia de posesión apócrifa, tiene múltiples denuncias por invasión a terrenos en la región desde hace varios años y es uno los líderes de la organización Central Independiente de Obreros Agrícolas Campesino (Cioac).

Desde hace unos años, esta organización mantiene invasiones en la comunidad de Jinicul Manso, donde es acusada de daños ambientales, según consta en cuatro carpetas de investigación que ha abierto la Fiscalía General del Estado (FGE). "Nos parece increíble que la Sedatu haya aceptado esta constancia, o son novatos, o no leyeron con exactitud, o cómo es que creyeron que hay un terreno de 2 mil hectáreas en Coatepec que pertenece a un solo dueño desde hace 40 años, y que él lo ha trabajado, eso suena muy sospechoso", reclamaron los afectados.

Informaron que en febrero pasado la Sedatu publicó en el Diario Oficial de la Federación el aviso de medición y deslinde del predio de presunta propiedad denominado como Sierra Alta. Este sería el primer paso de los invasores para obtener un trámite legal que les permitiera avanzar en su intención, por lo que ya se interpuso una denuncia penal para demostrar que el deslinde está basado en un hecho falso.

Los propietarios de los predios, quienes cuentan con escrituras que los avalan como legítimos dueños, acusaron que esta organización ha invadido además algunas hectáreas en el predio de Jinicul Manso, y ha provocado un ambiente hostil y de amenazas en la zona.

Los invasores ofrecen 15 mil pesos a las personas por la supuesta posesión de cinco hectáreas, además les piden una cuota semanal de 500 pesos para los trámites ante la Sedatu. "Estas personas ejercen manipulación, porque hacen creer genuinamente [a los habitantes] que podrán obtener una propiedad, y así son engañados". En la invasión cercana a Sierra Alta, los integrantes de la organización fluctúan entre 20 y 100 personas, dependiendo de los llamados de estos líderes, quienes les prometieron que pronto se resolverá su petición, y con este argumento incursionan en otros predios de forma agresiva o con la tala de la vegetación.

Los afectados esperan que la Sedatu haga los trámites de forma transparente y conforme a la ley, con lo que tendrán que verificar la propiedad y darse cuenta de que ya hay dueños.

La invasión a Jinicul Manso

A la fecha, hay denuncias en contra de 59 personas que desde enero invadieron hectáreas en el predio de Jinicuil Manso, en la congregación de Tapachapan. Entraron a chapear, a tirar linderos, cortar árboles y desplegar banderines de una organización, e instalar un campamento con visos de fincar. Los vecinos han vivido reiteradamente acciones de hostigamiento e invasión en sus predios, y la situación se ha agudizado, pues hay personas que incluso desplegaron banderines de una organización, con lonas, generador eléctrico y campamentos.

En Jinicul Manso, los predios en su mayoría están habitados y cuentan con infraestructura rústica; otros, dedicados a la conservación del bosque de niebla, han estado inscritos en programas de servicios ambientales del Fideicomiso del Agua (Fidecoagua) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor), como parte de un compromiso adquirido para conservar el bosque y así propiciar la recarga hidrológica de la microcuenca del río de Los Gavilanes, que abastece a Coatepec y partes de Xalapa.

Los vecinos denuncian que hay un clima agresivo, hostil y abusivo. Entre los líderes de la organización se ha identificado a Ramón González como secretario de la organización, Marcelino Ruiz, Diego Ruiz, Francisco Ruiz Hernández (a quien se extendió la constancia de posesión), David Ruíz, Valerio Ruíz, José Alfredo Lozada, Aurelio Morales, Celestino Castizo y Rocío Hernández.

Los daños ambientales

Organizaciones ambientalistas alertaron que esta zona es parte del bosque mesófilo de montaña, una reserva importante para Veracruz.

Actualmente, estas invasiones han causado daños al ecosistema de bosque mesófilo de montaña por la tala, quema y cambio de uso de suelo .

En un reporte ambiental señalaron que el daño a este sitio no solo representa pérdida de especies únicas en la zona, como lo son algunos anfibios y plantas, sino que implica pérdidas en servicios ecosistémicos como la captura de carbono y la provisión de agua de calidad y en cantidad necesaria para el municipio de Coatepec, y las cuencas media y baja.

Este lugar es parte de la cuenca del río La Antigua y abastece de agua a ciudades importantes que forman parte de su territorio: Xalapa, Coatepec, Jalcomulco y Cardel, así como a más de 700 localidades rurales y a la actividad agropecuaria de la zona baja.

Actualmente de la vegetación natural en esta cuenca solo queda el 28 por ciento, principalmente representada por bosques mesófilos de montaña primarios y secundarios, bosques primarios de pino y pino-encino y selva baja secundaria.

Alertaron que la invasión de tierras ha ocasionado el desmonte hormiga, el aclareo del bosque, además de la quema de vegetación natural para meter cultivo de maíz.

Las fotos del día