Municipios

Llevan cuatro años recluidos sin que les prueben delitos

julio 07, 2020

Poza Rica, Ver.- El 31 de diciembre de 3016, la Fuerza Civil de Veracruz detuvo a 35 personas presuntamente por robo de hidrocarburos en las inmediaciones de la colonia Arroyo del Maíz de esta ciudad. Casi cuatro años después permanecen recluidos sin elementos probatorios para que les dicten sentencia y una juez ha ordenado que permanezcan 12 meses más tras las rejas, ante deficiencias de su defensa.

Adriana recibió una llamada de parte de Obed, su esposo, recluido en el Centro de Reinserción Social de Poza Rica desde enero de 2017, acusado junto con 35 personas más de diversos delitos, sin que hasta la fecha la Fiscalía haya logrado probar alguno de ellos.

Horas antes se encontraban en videollamada, cuando fueron interrumpidos porque, sin previo aviso, serían llevados a una audiencia. En la sala, la jueza les dictaminó un año más de prisión preventiva, luego de exponer que la Fiscalía solicitaba la ampliación del término, sin que su defensa alegara lo contrario.

"Estaba muy molesto, casi llorando del coraje. Dice mi esposo que no tardaron ni 10 minutos en lo que se pusieron de acuerdo y después de apagar las cámaras, la jueza se quitó el cubreboca y les dijo que al no haber objeción por parte de la defensa, no le queda de otra que echarles otro año de proceso, porque si hubieran apelado, ella habría tenido la obligación de liberarlos porque no hay caso sustentado".

Tras ser detenidos, el juez le dio dos años de prisión preventiva para que la Fiscalía presentara las pruebas. Terminado ese tiempo, amplió un año más por la falta de elementos. Fueron señalados de participar en el robo de hidrocarburos y el año pasado les agregaron portación de armas.

A la fecha solo se ha dictado sentencia a dos personas, el resto, los 33 los mantienen privados de su libertad.

Aquel 31 de diciembre Adriana y su esposo se preparaban para asistir a un convivio con unos amigos en víspera de año nuevo, cuando cerca de las 10 horas llegó la FC, deteniendo a cuanta persona encontraron en la calle e inclusive ingresaron a domicilios, sin importar la presencia de menores o contar con una orden de aprehensión o cateo.

Brenda recuerda que aquel último día del 2016 su esposo había acudido a visitar a un amigo a la colonia Arroyo de El Mollejón, al bajarse del taxi y atender una llamada, los policías lo detuvieron

Tuvieron contacto con ellos un día después, se encontraban golpeados, les habían quitado la ropa y entregado otra diferente, tiempo en el que permanecieron incomunicados.

Buscaron el apoyo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), siendo atendidos por el delegado Tonatiuh Hernández Sarmiento, quien tomó la declaración de los familiares, mientras otros más buscaron el apoyo de la Comisión Nacional, en la Ciudad de México.

Presentaron una queja en la que supuestamente habían incluido a todos los detenidos, lo que resultó falso, luego de que algunos familiares acudieran a la Ciudad de México y constataran que solo estaban registrados nueve de los 35 detenidos.

"Se molestaron porque íbamos constantemente a Tuxpan, nos decían que con una llamada bastaba; también los molestó que viajáramos a México porque ‘habíamos brincado al ir hasta allá’ y finalmente nos entregó el documento en el que se anexaban los que no estaban incluidos", recuerda Brenda, quien asegura que hasta la fecha no hay una respuesta de la CNDH ni de la CEDH.

Actualmente, están siendo presentados en grupos de cinco para recibir la orden de la jueza de mantenerlos en prisión preventiva durante un año más en espera de que la fiscalía presente las pruebas necesarias para dictarles condena.