Política

Reportan siete desaparecidos en la entidad

junio 30, 2020

Comisión Estatal pide ayuda para localizarlos; muere madre que buscaba a su hijo

La Comisión Estatal de Búsqueda reportó la desaparición de siete personas en la entidad veracruzana, entre ellas tres Xalapeños; se sospecha que sus vidas pudieran estar en riesgo al ser víctimas de la comisión de un ilícito.

Cualquier información sobre su paradero, se puede reportar al número de emergencias 911 y al 2283 19 3187 de la Comisión Estatal de Búsqueda.

Ángel Luis Morales Alfaro, de 45 años, desapareció el 5 de junio en Xalapa, requiere de tratamiento médico especializado; tiene tatuajes en ambas piernas y en el lado izquierdo del pecho, tiene una cicatriz queloide en el centro del pecho y otra en la ceja izquierda.

Iván Cadena Anastacio, de 39 años, fue reportado como no localizado desde el 8 de junio, sin embargo, fue ayer que la Comisión Estatal de Búsqueda reportó su desaparición.

Él tiene tatuajes en los hombros y ambas manos, desapareció en Ixtaczoquitlán, municipio ubicado en las altas montañas de Veracruz.

Yair de Jesús Martínez Aranda, de 17 años, desapareció en Xalapa el 29 de junio; como seña particular tiene un tatuaje en el brazo izquierdo.

En la comunidad El Chijolar, Tuxpan, desapareció Antonio Santiago Cruz, de 36 años; mide 1.80 metros, de ojos café oscuro y tez moreno claro.

Brisa Fernanda Reyes Rodríguez, de 20 años, desapareció en Poza Rica el pasado 28 de junio. Ella tiene tatuajes en la muñeca izquierda y antebrazo derecho.

Jorge Ibarra Uribe, de 71 años, desapareció en Xalapa el 27 de junio; de acuerdo con la ficha de busqueda requiere de tratamiento médico especializado; como seña particular, tiene ausencia de dos dientes incisivos, un lunar de carne en el rostro, debajo del ojo derecho.

En el Puerto de Veracruz desapareció Tomás Elvira Escarola, de 28 años; tiene tatuajes en el abdomen, pecho y espalda, como seña particular le faltan dos dientes frontales y cuenta con una cicatriz en la frente de lado izquierdo.

Localizan cadáver de maestra desaparecida en Nogales

Una maestra originaria del municipio de Nogales, y con domicilio en la Colonia El Amate del municipio de Tierra Blanca, fue localizada sin vida y en avanzado estado de putrefacción en unos terrenos asentados en la Congregación Quechuleño.

La mujer respondía en vida al nombre de Fiama Padilla Villafaña, de 35 años de edad, quien desde hace algunos años tuvo que trasladarse a dicho municipio al ganar su plaza como maestra de primaria de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) en esa ciudad.

La docente había sido reportada como desaparecida por sus familiares, por lo que la Policía ya la buscaban.

Se conoce que alrededor de las 18:00 horas de este sábado 27, su cuerpo fue localizado en avanzado estado de descomposición en un terreno asentado en las inmediaciones de la Congregación Quechuleño.

Fue enviado al Semefo de la Ciudad de Tierra Blanca, una vez que las autoridades tomaron conocimiento, realizaron las diligencias correspondientes e integraron una carpeta de investigación para el esclarecimiento del hecho.

Una vez que la familia de la educadora hizo el reconocimiento oficial del cuerpo ante las autoridades de la Fiscalía Regional como del Servicio Médico Forense, solicitó la devolución del cuerpo para trasladarla a su ciudad natal y que reciba cristiana sepultura.

Doña Rosa María muere tras buscar a su hijo desaparecido

Los últimos cinco años, Rosa María Gómez Silva los dedicó a buscar a su hijo, Camilo Efraín Silva Gómez, víctima de desaparición forzada por policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Coatzacoalcos, durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, hoy preso en un penal del Estado de México por los delitos de asociación delictiva y lavado de dinero.

Rosa María vio mermada su salud a consecuencia de la depresión que empezó a sufrir por la desaparición de su hijo Efraín, y en este año 2020, ya no pudo salir de casa para unirse a otras integrantes del colectivo Madres en Búsqueda Belém González.

En entrevista con Belem González, expuso que "Rosita" murió el lunes 22 de junio, a consecuencia de la depresión y complicaciones en su salud por la diabetes, y se fue sin volver a ver o saber de Efraín.

"Ella sufrió depresión, era una señora grande, enferma, se ponía contenta cuando salíamos a buscar y llevábamos con nosotros la foto de su hijo, ella caminó con nosotras, la conocimos, yo más porque su hio desapareció junto con mi hijo en el mismo operativo", expuso Belem González.

El 26 de mayo de 2015, el gobierno de Veracruz a través de la SSP, a cargo de Arturo Bermúdez Zurita, y la Secretaría de Marina y Armada de México (Semar) implementaron el operativo "Blindaje Coatzacoalcos".

Se informó que a ese municipio del sur llegaron un total de 535 nuevos elementos de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), Semar, Policía Naval, SSP y Policía Federal: 325 elementos del Ejército Mexicano, 100 de Infantería de Marina que trabajarán en coordinación con la Policía Naval; 100 policías estatales acreditables y 10 federales.

Fue el 25 de septiembre del 2015, cuando fuerzas estatales y federales realizaron operativos en diversos puntos de Coatzacoalcos, y de ese día se reportó la desaparición de 30 personas, pero sólo hubo 11 denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Belem González lamentó que el día de la desaparición de su hijo, Jacob Jiménez González, también sufrió lo mismo Efraín, hijo de Rosa María.

"Jacob y Efraín eran amigos y andaban juntos, es como yo conozco a Rosita, y cuando ella no podía acompañarnos, nosotras nos movíamos a las búsquedas, y ella cuando veía en los periódicos la foto de su hijo se ponía contenta porque veía que las demás compañeras lo llevábamos con nosotros", expuso Belém González.

En sus últimos días Rosita, quedó sola, su familia se alejó tras la desaparición de su hijo, y obtenía recursos de los dulces y "chacharitas" que vendía en un parque cercano a su casa.