Política

Encomia IMCO a Sefiplan por programa de reestructuración de la deuda pública

junio 19, 2020

El Índice de Competitividad Estatal (ICE) 2020, medición realizada por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), subrayó la importancia de políticas públicas emprendidas en cuatro entidades, incluyendo a Veracruz, al destacar el programa puesto en marcha por la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) a inicios de la actual administración (2018-2024) que permitió reestructurar la deuda del estado, lo que se tradujo en una disminución de 44 por ciento del gasto en pasivo circulante, un menor saldo en cuentas por pagar (mil 880 millones de pesos) y en documentos por pagar (2 mil 400 millones de pesos), ambos a corto plazo.

IMCO señaló asimismo que la falta de medallas de competitividad para Veracruz en este año se debe en buena medida a las irrefutables pruebas de corrupción y falta de transparencia que entre 2001 y 2018 asolaron al estado.

El ICE 2020 mide a través de 97 indicadores el desempeño de las 32 entidades durante el periodo 2001-2018. Si bien la base de datos no capta las reacciones locales frente al Covid-19, arroja luz sobre las fortalezas y debilidades estructurales que tiene cada entidad para sortear esta crisis.

Cabe señalar que sólo 16 de las 32 entidades federativas ganaron alguna medalla, y 5 fueron las entidades con medallas de oro: CDMX, Querétaro, Chihuahua, Colima y Yucatán.

Al igual que Veracruz, no obtuvieron medalla los siguientes estados: Chiapas, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas.

En el libro Que no vuelva a pasar: Estados prevenidos valen por dos se exponen los indicadores que se midieron en el ICE 2020, haciendo hincapié en lo siguiente: "En administraciones pasadas, el estado de Veracruz tuvo malos manejos de su hacienda pública. En materia de gasto público, presentó poca credibilidad de la información financiera y un aumento de su deuda que puso en riesgo la sostenibilidad de las finanzas públicas".

Enseguida, encomia la reestructuración llevada a cabo por Sefiplan, señalando, además de lo mencionado, que la entidad ha reducido costos en su gasto de funcionamiento por 205.3 millones de pesos. La liquidación de esos créditos permite que Veracruz: 1) tenga una estructura financiera más flexible y eficiente, 2) pueda racionalizar el uso de las fuentes de pago, 3) reduzca el costo de la deuda, 4) mejore los plazos de contratación y 5) fortalezca su capacidad de pago. Estas medidas generan un margen para que el estado de Veracruz pueda enfocar recursos para la atención de la población y reactivación económica para mitigar los efectos de las crisis.

Lo anterior está en el capítulo que describen brevemente los esfuerzos que han emprendido cuatro entidades: Guanajuato, Jalisco, CDMX y Veracruz. "Los indicadores del ICE 2020 no captan todos los avances que podrían detonar estas políticas, sin embargo, es importante reconocerlas ya que inciden en el bienestar de sus habitantes y, si continúan a través del tiempo, podrían impulsar un avance profundo en diferentes áreas de la competitividad".

Agrega la investigación que construir estados competitivos no se logra de la noche a la mañana. Las políticas públicas requeridas para concretar beneficios en las diferentes dimensiones de la competitividad no dan resultados inmediatos y lo ideal es que trasciendan los seis años que dura cada gobierno. A diferencia de las soluciones de parche que se ven en México todos los días, y que podrían sumar popularidad, se necesitan acciones a mediano y largo plazo que puedan cambiar el rumbo de las entidades.

Abunda el estudio: No obstante que Veracruz en 2016 estaba en el lugar 14 de competitividad y en 2018 bajó al lugar 21, con un decremento de 7 por ciento en el subíndice de derecho, la entidad se encuentra en la media baja por la incidencia delictiva, el alto índice de homicidios y secuestros y el robo de vehículos, entre otros tópicos.

En el subíndice medio ambiente se encuentra en color rojo, en el lugar 27, con malas calificaciones en aspectos como el manejo eficiente del agua, la protección de la cobertura forestal y la generación y disposición adecuada de residuos sólidos, entre otros. Estos elementos repercuten directamente en la calidad de vida de la población y en la atracción de talento e inversión por parte de las empresas, ya que no existe una sostenibilidad económica sin sustentabilidad ambiental.

Destaca también el apartado de la pérdida de la cubierta de árboles: En 2018, Baja California (1.6%), Tabasco (1.4%), Chiapas (1.3%) y Veracruz (1.2%) fueron los estados que mayor cobertura arbórea perdieron como porcentaje de la superficie de sus respectivos territorios cubierta por árboles desde 2010.

También el estudio señala que la entidad veracruzana está en el nivel medio bajo en el subíndice sociedad, que implica pobreza, embarazos adolescentes, mortalidad infantil, mortalidad por diabetes, camas hospitalarias, médicos especialistas y unidades médicas certificadas.

En el subíndice sistema político, Veracruz se encuentra en el penúltimo lugar de 2010 a 2018, por su falta transparencia, corrupción desde el Estado, corrupción en partidos políticos y falta de equidad en el Congreso del estado. Además, fue el peor estado en agresiones a periodistas.