Municipios

Alertan por riesgo de deslave en temporada de huracanes por deforestación en Pico de Orizaba

junio 09, 2020

Río Blanco, Ver.- Un nuevo deslave de magnitudes mayores, se convirtió en una amenaza para los habitantes de este municipio; la deforestación del Pico de Orizaba, en donde nacen la mayoría de los afluentes que cruzan esta zona, se convirtió en el principal detonante; hoy, lo que se vivió hace 20 años puede ser menor a lo que pudiera registrarse en esta temporada de lluvias.

Lo que el director de la unidad municipal de Protección Civil de Río Blanco, Pablo Ramos Huerta, prevé, puede ser de alto riesgo para la población cercana a donde corren afluentes, la desaparición de las zonas boscosas en las faldas del Pico de Orizaba aumenta la probabilidad de deslaves en la incipiente temporada de huracanes.

"Todos los árboles derribados en los bosques de la montaña tienen la función de retener los suelos, de absorción de agua a los mantos freáticos y no dejar que el agua forme deslaves como las ocurridas en 20 años. Los bosques, explica, tienen una función, pero actualmente han sido devastados por la tala clandestina, por lo que ya no existe retención de suelo y cuando llueve el agua baja con todo a su alcance".

Lo que vivimos en años pasados con las deslaves que afectaron a la región centro del estado "no es nada comparable con lo que se pudiera vivir, sobre todo si continúa la deforestación en la parte alta de la sierra. Por ejemplo, el río La Carbonera, que cruza la parte norte del municipio de Río Blanco, se vuelve una amenaza para la misma población".

Hoy se debe reflexionar sobre las condiciones en las que se encuentran los bosques de esa zona, "y si no se trabaja en obras de prevención, esa cuenca el día de mañana nos podría dar una sorpresa nada grata. No se ha cumplido con obras de prevención, por lo que se espera que en breve se pueda hacer algo, dado que desafortunadamente cada día el Pico de Orizaba pierde más glaciares y el día de mañana las nuevas generaciones van a sufrir de falta del vital líquido y de precipitaciones mucho más fuertes".

La temporada de huracanes para la zona del Atlántico y el Golfo de México podría presentar un incremento en los fenómenos, superior a los años anteriores.

También la reducción del presupuesto a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) arrastra al Pico de Orizaba al mayor de los riesgos. Hoy, la montaña prácticamente queda vulnerable a la tala ilegal y a merced de la delincuencia organizada, quienes de paso aprovechan la necesidad de empleo en esas zonas y captan a la mano de obra para arrasar con los bosques, "actualmente queda sólo el 12 por ciento de cobertura forestal", advierte Ricardo Rodríguez Demeneghi, coordinador del programa "Salvemos el Pico de Orizaba".

En abril pasado, el Diario Oficial de la Federación publicó las medidas de austeridad que por segundo año consecutivo se aplicarán, las que de nuevo alcanzó a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, de entrada, advierte que una nueva reducción del presupuesto significa el abandono casi total de los bosques del Pico de Orizaba y lo que es peor, reconoce, a manos de los taladores ilegales.