Política

FALANGES: Fin de la Globalización neoliberal y la tendencia neonacional

junio 08, 2020

¿Acaso la globalización neoliberal finalizó?, ¿cuál es el reto político contemporáneo? El modelo neoliberal se instaura con Ronald Reagan y Margaret Thatcher en la década de los 80 del siglo XX, siguiendo una tendencia de "adelgazamiento del Estado", privatizando empresas paraestatales, reduciendo las funciones del Estado. Asume la administración del Estado en términos de empresas privadas y de libre comercio, genera el auge de la cultura financiera, la dependencia de los organismos internacionales como: la Reserva Federal estadunidense que es privada, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, de las instituciones para el comercio internacional, de las calificadoras entre otros. Todo esto en el contexto del desarrollo de las tecnologías de información y comunicación, y de la dolarización de la economía mundial.

El neoliberalismo fue la fuente de la globalización estadunidense/británica, conformando neoliberalismos independientes y dependientes. Por ejemplo, Estados Unidos con un régimen independiente y México con uno dependiente. El Estado neoliberal sepulta al Estado de bienestar con la privatización de múltiples paraestatales, y reducción de los servicios y de la infraestructura pública. En México se privatizan paraestatales icónicas como: TELMEX, SIDERMEX y de la banca, envueltas en escándalos de corrupción.

Con la globalización neoliberal las empresas multinacionales se mueven de lugares que tienen condiciones más favorables para su rentabilidad económica, desarrollando un esquema maquilador, inserto en las cadenas productivas globales. Esto es un derecho y objetivo del negocio cuya lógica es la rentabilidad económica. Sin embargo, entra en contradicción con la función del Estado de generar condiciones para el empleo y salario digno, desarraiga el desarrollo tecnológico e industrial aunado a su connatural necesidad de obra y servicios públicos in situ. De hecho Trump propuso la reindustrialización de Estados Unidos con el retorno de empresas a su país, esto inserto en el contexto del T-MEC y de la crítica a la globalización neoliberal, y en particular del ala demócrata.

Unos de los grandes aportes del neoliberalismo fueron las progresividades en los derechos humanos y la democrática, el flujo global de mercancías, las tendencias de gobierno abierto y las críticas en redes sociales.

Sin embargo, el neoliberalismo dependiente, como modelo de Estado, agudizó la desigualdad. En México la pobreza rebasa a la mitad de la población, el neoliberalismo no erradicó la corrupción que presentaba en el Estado de bienestar, no gestó industria de punta nacional. La globalización en México inicia en los años 80 del siglo XX con Miguel de la Madrid, desde la extinta Secretaría de Programación y Presupuesto, que será la base para las privatizaciones en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

El agotamiento del neoliberalismo se evidencia en las crisis financieras con fechas icónicas como: el Lunes Negro del 19 de octubre de 1987, el Efecto Tequila del 1 de enero de 1994, la Crisis Financiera Asiática del 2 de julio de 1997, la Burbuja Puntocom de marzo de 2000 a octubre de 2002; la caída de Lehman Brothers del 15 de septiembre de 2008, la guerra comercial China-EU y precrisis de 2018-2019, la crisis petrolera-sanitaria de este 2020. Todas estas repercuten en México en crisis económicas y aumento de la pobreza.

Para este 2020 Estados Unidos deja de ser la potencia unipolar. Hoy es notoria la tripolaridad de las superpotencias Rusia, China y EEUU que tienen hasta hoy regímenes neonacionales, y la actual recomposición geopolítica/económica global no es neoliberal, esto aunado a las crisis ya señaladas bastarían para reconocer el fin de la globalización neoliberal. Aunque es notaria la guerra que continua entre neoliberales y neonacionales en Estados Unidos, que es el fondo del proceso electoral norteamericano de 2020 y de los disturbios en Florida; es factible que se extienda a por EU. El ala republicana neonacional, con Trump a la cabeza, culpa a los demócratas globalistas de la pérdida de la hegemonía estadounidense y del origen de la actual crisis. Este es el contexto de escándalos como el Obamagate, el proceso judicial contra García Luna y el latente juicio contra Calderón en Nueva York.

Aunado a lo anterior, resulta ilustrador que The Economist, el 14 de mayo de este 2020 en su artículo "Globalisation unwound Has covid-19 killed globalisation? The flow of people, trade and capital will be slowed" reconozca el fin de la globalización tomando en cuenta que es un porta voz neoliberal. Esto es un caso de escisión en el ala globalizaste, cambio de banderas y garantía de intereses.

Así, el fin de la globalización neoliberal es el hecho de una muerte anunciada. Todo se derrumbó aunque los especuladores aún juegan un papel muy importante y cuenten con partidarios tanto acéfalos como genuinos. El fantasma del dragón es letal.

La desglobalización neoliberal impone el reto político contemporáneo de construir un modelo de Estado acorde a las nuevas necesidades y saldando viejas deudas históricas con los más pobres, fortalecer el mercado interno, desarrollar economía social, fortalecer el comercio exterior diversificándolo, fortalecer la mediana empresa, desarrollar ciencia y tecnología aplicada a la industria, garantizar la independencia energética...

Así, los intelectuales y los políticos están obligados a contribuir con un nuevo Estado, la tendencia inminente es neonacional, no hay cabida para el neoliberalismo; pero hay que retomar lo que sirve del modelo. Se requiere un Estado democrático de derecho, fortalecer ciudadanía en pluralidad, todo regido por la progresividad de los derechos humanos. Sin embargo, todo inicia con la aplicación del estado de derecho vigente y combarte a la impunidad.

Así, la globalización neoliberal finalizó, el reto político contemporáneo es la construcción de un Estado neonacional enraizado en la progresividad de los derechos humanos. En fin, ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com