Política

Protestan colectivos por recortes a búsqueda

junio 05, 2020

"El personal que atiende a los estados de la República realmente es muy poco", lamentan

Colectivos de familiares de desaparecidos de los estados de Veracruz, Sinaloa, Guanajuato, Zacatecas y Puebla, se manifestaron en el zócalo de la ciudad de México, para pedir al gobierno federal que no recorte ni desaparezca el presupuesto destinado para la búsqueda de personas.

Se vendría un recorte de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) de hasta 75 por ciento de su presupuesto, lo que provocaría la parálisis de sus actividades esenciales y que significaría la pérdida del alojamiento y resguardo del Registro Nacional de Víctimas (Renavi), el cual reúne los datos personales de más de 34 mil 215 personas.

Con los recortes, las víctimas "no tendrán un sitio a dónde acudir para recibir atención psicológica, social, médica y orientación jurídica", así como también se vería afectado un 30 por ciento el número de asesores legales.

El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México externó su preocupación por la reducción de un 75% del fondo operativo de la CEAV, así como por la falta de información clara y precisa de los mensajes emitidos por la Secretaría de Gobernación y por el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sobre el tema.

"Consideramos que debe mantenerse su fondo operativo e implementarse mecanismos de transparencia y rendición de cuentas que contribuyan a un uso más efectivo de sus recursos financieros destinados a la defensa y garantía de los derechos de las víctimas".

El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México hizo un llamado para construir una agenda integral y de fondo que revierta las falencias en las instituciones encargadas de garantizar los derechos de las víctimas conforme a lo establecido en la Ley General de Víctimas.

Recortes "cancelan todos los trabajos": Ana Lilia Jiménez

El reciente recorte presupuestal a la CEAV, prácticamente cancela los trabajos de búsqueda de miles de víctimas de desaparición forzada que hay en distintos puntos del país. Si antes, las labores eran tortuosas y burocráticas, hoy de plano se corre el riesgo que se suspendan definitivamente. En las comisiones estatales, incluida Veracruz, se tiene el mismo escenario, una reducción económica, que incluso las orilla a "pedir prestado" la red de Internet para realizar trabajos administrativos, "estará en la inoperancia".

De hecho, Ana Lilia Jiménez Sandoval, integrante del Colectivo Familias Desaparecidos Orizaba-Córdoba hace un análisis de las condiciones en las que el recorte presupuestal dejará a la CEAV, primero destaca que este organismo, "que se crea con la Ley General de Víctimas donde todos los que sufrimos o somos víctimas principalmente de desapariciones", de por sí trabajaba en condiciones complicadas, pero ahora se agravará aún más.

Hay muchas controversias, dice, "hemos escuchado opiniones de algunos actores políticos que dicen que esto nada más es un recorte a cuestiones administrativas más no a lo que por derecho tienen las familias de víctimas de desaparición forzada, pero por las declaraciones de la titular, Mara Gómez Pérez, entendemos que el recorte es en todas las áreas, será totalmente a todo porque sabemos que hasta el Internet tenían prestado".

Sin embargo, la crisis económica ya de por sí estaba en este organismo, "por ejemplo, dice, desde el año pasado no tenemos asesores jurídicos, precisamente por este recorte de austeridad que dispuso el gobierno, pero de por sí teníamos muy pocos asesores con este recorte son peor".

Se ha limitado el personal

"El personal que atiende a los estados de la República realmente es muy poco y nos referimos a médicos, asesores jurídicos, no hay mucho y para los trabajos de búsqueda también se limitó", aunque reconoció que algunas personas "han hecho mal uso, vimos a compañeras que iban de una caravana a otra y con ello se generan gastos, como en todo, pero en vez que fueran bien utilizados, no se hace así. Dentro del Colectivo nos mantenemos de lo propio, de lo que nosotros mismos o los compañeros nos aportan, o los insumos de nosotros, lo que no queremos es desgastar a las instituciones porque sabemos que hay otras prioridades".

El trabajo es bastante arduo, "algunos compañeros, no de nosotros, han encontrado sus familiares en fosas clandestinas, entonces empiezan a cobrar los gastos de servicios funerarios, que bien sabemos no tenemos la cultura del ahorro, entonces nadie tiene el dinero a la mano para cubrir esos rubros. Ahora con el recorte las condiciones serán peores".

No sabemos bien qué pasa, "qué rubros van a tocar con el recorte, porque por derecho nosotros como víctimas, no los deberían de tocar porque es un techo financiero, pero aquí lo están tomando en general, se necesita que se especificará claramente con los representantes de los colectivos".

Este recorte, señala, "nos está condenado a quedarnos sin nada. Sí está así como lo pintan de recortar totalmente todos los apoyos de búsqueda, el servicio médico, el apoyo psicológico que muchos tenemos el apoyo, obviamente nos vamos a poner más locos de lo que estamos; muchas familias dependían de que la persona desaparecida sustentaba el gasto y siempre hemos expresado o buscamos o trabajamos, no podemos hacer las dos cosas y muchos trabajos no les permiten a los familiares vete a tu búsqueda y luego regresas en una semana, no hay una condición así, entonces muchas familias quedan al desamparo total".

Con esos recursos, agrega, "nos apoyaban, algunos no teníamos otra institución de salud del Sector Salud que nos atienda en momentos necesarios, por ejemplo, y se hacía uso de su derecho médico, se hacían las gestiones ante la CEAV y de ahí nos canalizaban. Hoy nos quedamos en el total desamparo", lamenta.

El recorte igual pega en las labores de búsqueda de víctimas, "hay un sinnúmero de fosas que están ahí, que están esperando que trabajemos para poderlo regresar a casa, y sin este apoyo, no tenemos ni la seguridad, ni el equipo necesario porque no es suficiente realmente para hacer estas búsquedas tan exhaustivas. Eso es lo que se vamos a vivir".

Más notas de Norma Trujillo Báez y Fernando Inés