Política

Protofascistas apuestan a que se joda el país

mayo 31, 2020

Aprovechando la desorientación social y el orfanato de ciertos sectores de la clase media tras la debacle electoral que pulverizó al PRI, PRD y al PAN y sus satélites en el 2018, el movimiento empresarial que por medio de Frena realizó su protesta vehicular en demanda simplemente de que López Obrador renuncie a la Presidencia, busca estar por encima de la voluntad de los más de 30 millones de mexicanos que decidieron ponerle un alto a décadas de corrupción, complicidades, empobrecimiento y saqueo de la riqueza del país.

Apalancados por intelectuales derechistas, hacen lo posible para generar las condiciones de un golpe de estado, esperanzados en que el país se desfonde y esté "tan jodido" para que López Obrador pierda su enorme base social y se le aplique la revocación de mandato. Gente como Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, entre otros ampliamente favorecidos por los gobiernos del PRI y del PAN por igual, delinean la estrategia golpista advirtiendo que el "proceso revolucionario" de la 4T busca desaparecer a los ricos, arrebatarles su dinero para que todos, absolutamente todos, seamos pobres y ahora sí, se dé una sociedad sin clases.

Con estos pueriles argumentos, la "inteligencia" de derecha espera socavar la gestión lopezobradorista, ahondando las diferencias políticas naturales que hay en una sociedad tan desigual como la mexicana, y generando sentimientos de odio y temor para que elitistas marchas como las de ayer, contagien el ánimo social y la gente en masa haga que Morena y su Presidente pierdan los próximos procesos electorales; claro está, volcándose a favor del regreso del PRI y del PAN, para que el país se aleje del comunismo y vuelva a la senda del progreso.

Los del Frena no están muy lejos de aquella ideología de los fascistas españoles, seguidores de Francisco Franco, que juraban defender a Dios y a la Patria en contra del avance comunista al grito de "Viva la muerte, muera la inteligencia"; los ideólogos antimorena de hoy alimentan con conceptos simples y llanos a los protofascistas que ayer organizaron una ridícula manifestación dentro de sus automóviles en algunas ciudades del país, exigiendo la renuncia de López Obrador porque aseguran, está llevando a México a convertirse en Venezuela; no quieren al comunismo que representa el gobierno y repiten que el país se encuentra en peligro.

Estos grupúsculos, en su mayoría convergentes por su filiación panista, empresarios y clasemedieros, son ahora resentidos sociales porque se quedaron fuera de las "oportunidades" para hacer negocios que les daban a manos llenas los gobiernos priístas y panistas, a cambio de apoyo electoral y justificación callada del saqueo de la nación. Es fácil ver que al margen de sus filias partidistas, se caracterizan por el individualismo, la sumisión a la autoridad, la agresividad, el pesimismo sobre la naturaleza humana, el simplismo en la solución de problemas complejos y el miedo. Impulsados desde las élites, sentimientos de incertidumbre y temor por el futuro socializante, esperan ganar elecciones, apostando a que el país se joda para que AMLO pierda la no revocación.