Política

Plantean que gobierno federal emita decreto que obligue a confinamiento

mayo 25, 2020

Orizaba, Ver.- Los hechos de violencia y de estrés han tenido un repunte en los habitantes de esta zona en el que el confinamiento por el Covid 19 sería el principal factor. La Iglesia católica llama a instituciones y a la sociedad a que atiendan esta situación.

A dos meses y medio del confinamiento, las familias sufren problemas por el encierro, "uno de los riesgos que se atraviesa es el aumento de estrés y también de violencia, sobre todo si es que no se sabe encauzar o asumir el confinamiento", señaló Helkyn Enríquez Báez, vocero de la Diócesis de Orizaba.

Agregó que se están incrementando los casos de violencia, por lo que las líneas de atención para esta problemática se deben activar, a la vez que es necesario promover acciones para prevenir que la violencia afecte a niños, mujeres o a sectores vulnerables, como a las personas de la tercera edad. "También se da contra los ancianos. Creo que de por sí ya había una descomposición social en nuestro país en muchos modos expresada y ahora con el tema del confinamiento, con la pobreza, con la crisis económica, se pueden estar incrementando los casos. Creo que hay muchas instancias empezando por el DIF, local, estatal y nacional, para prevenirlo".

Angustia y estrés deja confinamiento hasta junio

La noticia dada a conocer por autoridades de la Secretaría de Salud federal de que Veracruz no podrá salir del confinamiento el 1° de junio porque apenas llegarán los días con altos contagios del Covid-19, vino a desatar sensaciones de pérdida, angustia, y estrés, porque tanto adultos como menores de edad creían que regresarían a la normalidad en esa fecha, expuso el coordinador de la Unidad de Servicios Psicológicos en Salud de la Universidad Veracruzana (UV), Paulo César Soler Gómez.

Explicó que a dos meses de resguardarse en casa a fin de evitar los contagios por el Covid-19, las personas sienten la necesidad de retomar su vida con las actividades diarias y en plena libertad como lo era hasta antes de marzo.

Añadió que esto ha ocasionado que las personas comiencen a salir de sus casas, porque es una reacción de negación a la realidad, de respuesta al estrés que sienten.

"Todos queremos retomar lo que teníamos y es una sensación de pérdida, no sólo lo que hemos perdido ya, sino que nos lo están negando, no digo que lo estén negando deliberadamente, pero es una sensación que se siente, esto eleva los niveles de angustia, los niveles de estrés se salen de control" explicó el maestro en psicología.

Se relajan habitantes del Puerto pese a contagios

El director de Gobernación del ayuntamiento de Veracruz, Gianfranco Melchor Robinson, señaló que la población se relajó en el transcurso de la semana pasada, por lo que se observó un mayor movimiento de personas en la ciudad, incluso, practicando futbol y ejercitándose en el bulevar Manuel Ávila Camacho, pese al número de contagios y decesos que se registran como consecuencia del Covid-19.

Refirió que un porcentaje de la población hace caso omiso al llamado de las autoridades federales y estatales para resguardarse en sus hogares para evitar el contagio del Covid-19.

El funcionario municipal opinó que se requiere que el gobierno federal emita un decreto para hacer obligatorio el resguardo en los domicilios para evitar la movilidad en la vía pública.

"De hecho una vez con el cierre que se dio del centro histórico, en la reapertura se volvió a ver la movilidad de las personas en esta zona (…) Un decreto para que cada estado y cada municipio del país puedan actuar en una forma más directa (…) Somos de los municipios con más infectados, también tomando en cuenta que somos de los más grandes del estado", expresó.

Choferes de urbanos exponen a usuarios al no acatar prevención

Usuarios del transporte público de la zona conurbada señalaron que los operadores de las unidades no respetan las recomendaciones que emitió la Secretaría de Salud sobre la limitante en el cupo de pasajeros para evitar el contagio del virus que provoca la enfermedad del Covid-19.

Manolín Pemo, usuario del Facebook, compartió su experiencia a bordo de una unidad del transporte público en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

A través de su cuenta, dio a conocer que abordó una unidad de la ruta Comercial Mexicana, en específico la marcada con el número económico 1257, y que el conductor no acató las recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre la limitante del cupo, exponiendo a los pasajeros al contagio del virus SARS-Cov-2.

Veracruzanos no se cuidan

El presidente del Colegio de Medicina Interna del estado de Veracruz (CMIEV), Alejandro Quintín Barrat Hernández, criticó la ligereza y del descuido en los cuales incurrieron los habitantes de la zona conurbada durante el fin de semana pese al riesgo latente de contagio del Covid-19.

A través de un video compartido en sus redes sociales, el médico especialista refirió que, en el trayecto al Hospital Español de Veracruz, se percató de que un sector de los habitantes de la zona conurbada retornó a las calles pese a la advertencia de mantenerse bajo resguardo en sus hogares.

Incluso, el galeno señaló que observó a personas que portaban mal el cubrebocas, ya que lo llevaban colocado a la altura de la papada.

"Me tocó ver un montón de gente en restaurantes, haciendo ejercicio. Me tocó ver varios grupos de personas platicando en la calle, en la banqueta de alguna casa, sin protección alguna como acostumbramos los jarochos. Me tocó ver mucha gente que caminaba por las calles con un cubre bocas usado como porta papada más bien; me tocó ver mucha ligereza, mucho descuido", escribió.

Focos de infección por cubrebocas y caretas en las calles, alertan

La presidenta de la asociación civil Ecokaans, Tania Maldonado Antonio, advirtió que los cubrebocas desechables arrojados a las calles podrían convertirse en un foco de infección para la población así como de riesgo para el ambiente.

Lamentó que la gente los tire en la vía pública en medio de la pandemia de Coronavirus.

"Es una irresponsabilidad muy grande usar de tela desechable y tirarlos a la calle, no sabemos si alguien va a pasar, alguien que desconozca del tema, un menor de edad que diga un cubrebocas yo me lo pongo. Tenemos que ser muy responsables", expresó.

La activista también destacó que si estos objetos llegan al mar podrían ser ingeridos por la fauna.

Maldonado Antonio hizo hincapié en que hay contenedores específicos y días para los desechos en la localidad, pues de lo contrario pueden tardar hasta 30 años en desintegrarse.