Política

La deuda que pagamos

mayo 25, 2020

Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero".

Voltaire

(1694-1778)

Filósofo y escritor francés.

Han difundido una vez más, mentiras en torno a las finanzas públicas de Veracruz, diciendo que se ha contraído más deuda en 2020. Siendo absolutamente una falsedad que pretenden utilizar para fines electoreros, quienes en los hechos demostraron sus enormes ambiciones y grado de corrupción.

Fue muy puntual el secretario de Finanzas del Gobierno del estado, José Luis Lima Franco, al afirmar que es ahora cuando la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha emitido un comunicado reconociendo el esfuerzo de Veracruz, siendo el estado de la República que más ha reducido su deuda en el país por más de 3 mil millones de pesos.

Quienes mienten utilizan los créditos de la reestructuración como si fueran una nueva deuda, siendo totalmente falso. Prueba de ello, es el reporte de SHCP donde dice claramente que somos el primer lugar nacional en reducción de deuda con una disminución de 3 mil millones de pesos. Lo que hacen es manipular los datos, pues toman una reestructuración como nueva deuda.

Es importante que los veracruzanos sepan la verdad, la reestructura que se hizo, está permitiendo generar ahorros, no más deuda como quieren hacer creer.

El saldo de deuda en la actual administración no se ha incrementado, de hecho el monto total de deuda histórica ha disminuido.

Los 17 mil 522 mdp que dicen que se aumentaron son los nuevos créditos que prepagaron los antiguos créditos, ya con las mejores condiciones para el estado como parte de la reestructuración de la deuda, no es nueva deuda y el saldo no aumentó al contrario ha bajado en más de 3 mil mdp.

En los hechos se demuestra que HD Raitings, calificó de forma positiva por su capacidad financiera al gobierno de Veracruz, esto hubiera sido imposible si se tuviera un alto nivel de endeudaminto como se tuvo, por lo que nuestro estado es nota nacional.

HR Ratings de México es la única calificadora de valores mexicana, con calidad internacional, que ofrece una alternativa adicional al mercado Financiero nacional, lo cual permite mejorar la competitividad y transparencia del sector. Una calificación es una opinión sobre la calidad crediticia de una deuda o entidad, esto es, la probabilidad de pago oportuno del capital y los intereses en las condiciones originalmente pactadas.

Por otra parte, la Ley de Disciplina Financiera impide al estado contratar deuda a largo plazo sin la autorización del Congreso del Estado. En su Artículo 23, establece que "La Legislatura local, por el voto de las dos terceras partes de sus miembros presentes, autorizará los montos máximos para la contratación de financiamientos y obligaciones. Para el otorgamiento de dicha autorización, la Legislatura local deberá realizar previamente, un análisis de la capacidad de pago del Ente Público a cuyo cargo estaría la Deuda Pública u Obligaciones correspondientes, del destino del Financiamiento u Obligación y, en su caso, del otorgamiento de recursos como Fuente o Garantía de pago".

Asimismo, los límites del semáforo de alerta de la SHCP para los niveles de endeudamiento de corto plazo nos da un monto de 6 mil millones de pesos. Sería prácticamente imposible que el estado obtuviera un nivel de endeudamiento.

Se está pagando la deuda y se está reduciendo la deuda que se dejó a esta administración.

Veracruz está endeudado desde hace 15 años de una forma irresponsable, como consecuencia de actos de corrupción y complicidades, abusando de los veracruzanos. El saldo de deuda en diciembre de 2018 fue de $44,353,500,005.00 y el de marzo de 2020 de $41,305,795,745.40, disminuyendo $3,048,704,259.60, siendo un logro importante de la administración del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien es el primer gobernador que reduce la deuda.

Los gobiernos del PRI nos llevaron a la ruina total y el gobierno del PAN no fue capaz de disminuir la deuda, sino por el contrario.

Por desgracia, ha sido una práctica común que cada administración quiera hacer uso de su capacidad de endeudamiento para resolver necesidades urgentes, más no importantes. Esto es muestra de que en cada deuda hecha, el dinero no llega a donde debe servir, sino que se desvía con la complacencia del poder y con artimañas legales que propician que futuras administraciones sean las que resuelvan, en perjuicio del pueblo.

Por esta razón es de reconocerse de forma notable el esfuerzo del presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, quien ha permanecido firme en su convicción de no endeudar más al país ante las graves consecuencias de la pandemia, es de reconocerse también que su perspectiva está dirigida a beneficiar primero a los pobres y no a quienes siempre se han beneficiado de esos créditos, como sucedió en el terrible Fobaproa, cuyo fin no fue salvar a México, sino a un grupo privilegiado de empresarios que se enriquecieron más con ese dinero que ahora paga el pueblo de México.

Otro gran ejemplo es cuando el presidente Peña Nieto recibió la administración el 1° de diciembre de 2012, la deuda era de 5.89 billones de pesos. Hoy, la deuda total del país asciende a cerca de 10 billones de pesos, 65 por ciento más. En otras palabras, hoy cada mexicano debemos por deudas del gobierno federal más de 300,000 pesos.

Un gobierno de Morena sabe su responsabilidad histórica de no traicionar al pueblo, no mentir y no robar.

Siempre habrá acusaciones de representantes de la derecha que añoran el pasado, en el que mediante complicidades y pactos oscuros se enriquecían a más no poder, a costa de los veracruzanos.

Hoy, de frente, podemos decir con orgullo, que el tiempo dawrá la razón el verdadero gobierno del pueblo.