Política

Falanges: La crisis del Estado Mexicano: los factores geopolíticos

mayo 17, 2020

¿Cuáles son los efectos en el Estado Mexicano de los factores geopolíticos? Los factores externos de la crisis remiten a la configuración geopolítica de la tripolaridad Rusia, China y EEUU, con gobiernos neonacionales, y a la recomposición regional en todo el globo a causa de los brotes epidémicos del Covid-19 en distintas partes del mundo, la guerra petrolera entre Rusia-Arabia Saudita-EEUU y la comercial China-EEUU.

EEUU se desplaza al tercer lugar como potencia militar, al carecer de armas supersónicas; cae su economía; se desploma la globalización neoliberal y el sistema financiero internacional; entra en crisis el petrodólar y surge el petroyúan. China se está desdolarizando, entra en uso el e-RBM como moneda nacional china en fases de internacionalización y desplazamiento del dólar. Se hunde Nueva York y Washington, emerge Pekín y Moscú como referencias geopolíticas.

En el horizonte geopolítico se vislumbra la sustitución del modelo de interdependencia y financiero de la globalización estadounidense neoliberal, que ya ni el gobierno de Trump avala y señala como la causas de la crisis y origen de la falta de re-modernización industrial y del rezago de la infraestructura púbica en ese país. El modelo neonacional emergente para los países en subdesarrollo y en consolidación como Rusia y China, generándose un horizonte neo-autárquico.

El fracaso de la política neoliberal fue omitir la re-industrialización, el desarrollo de infraestructura pública y de sectores estratégicos de un país por rentabilidad económica que sólo benefició a empresas privadas con frecuencia de capitales estadounidenses; también generó el traslado de las empresas maquinadoras a destinos con mano de obra más barata, pauperizando economías y contaminando entornos ambientales como los países latinoamericanos. Hoy el bumerang golpea a EEUU. La tendencia extractiva rapaz, de irresponsabilidad social y antinacional del modelo neoliberal generó su implosión.

La neo-autarquía es una tendencia, es obvio que los Estados dependen de otros, por ello surge una reconfiguración regional y alianzas geopolíticas como la china-rusa de colaboración industrial y económica a través de estrategias geo-energéticas, donde la relación petrolera y de gas consolida esta alianza. Esto es impensable sin las armas supersónicas que poseen los asiáticos.

Eso reconfigura al Medio Oriente, tal y como queda de manifiesto en las alianzas entre Irán, Rusia y China, con la desdolarización de Asía y Medio Oriente, en la emergencia del petroyúan y en el desplazamiento del petrodólar, la perdida de los precios de referencia del petróleo WIT y Brent, golpeado tanto a EEUU como a Reino Unido.

Esta neo-autarquía no supone deshacer las cadenas de producción global, sino una configuración de la actividad industrial desde un nuevo orden geopolítico con su nueva regionalización; tampoco es una clausura del mercado, sino uno nuevo, con nuevas divisas y reglas para el mercadeo internacional, de allí el sentido del TMEC, del petroyúan, la desdolarización de China y Medio Oriente, así como el uso de la monedad digital del e-RBM.

Los factores geopolíticos generan al menos cuatro efectos en México: 1) Crisis económica (crecimiento negativo), desempleo e inseguridad, producto del cierre de la economía nacional y la sobre dependencia con el mercado estadounidense, son efectos de la paranoia social y de la realidad del Covid-19.

2) Menor cantidad de divisas por disminución de venta al extranjero de petróleo, aunado a la falta de sistemas de almacenamiento y refinación del crudo en territorio nacional, una sobreoferta, menor demanda y caída internacional de los precios del crudo, producto de la reducción global del consumo de combustibles y derivados del petróleo, que se traducen en menos liquidez de las finanzas públicas, colocando a Pemex en situación crítica que sólo será superada a la postre, siendo una carrera de resistencia.

3) Presiones internacionales y nacionales para contraer deuda externa en dólares y para seguir los lineamientos del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, que hasta hoy no se ha contratado, siendo uno de los mayores aciertos del Estado Mexicano en los últimos 50 años. Contratar deuda en una monedad extranjera y con un sistema financiero en crisis y al borde del colapso, sería una irresponsabilidad política sin presentes.

4) Sustitución del modelo de la globalización neoliberal por uno neonacional que no termina por asentarse y que no encuentra canales efectivos de comunicación, debido a una deficiente política de comunicación social y una polarización social, así como una defensa de los intereses de los grupos de poder fácticos de orden global y nacional, en franca discrepancia con el gobierno federal y las corrientes neonacionales que se manifiestan en una lucha mediática. Es una situación de crisis, de fases contrapuestas entre imponer, deslegitimar y mantener tanto al modelo neoliberal como al neonacional.

Los cuatro efectos de los factores geopolíticos se agudizan y generan mayor inestabilidad dada la debilidad del estado de derecho, ya tratado en "Falanges: la crisis del Estado Mexicano y el estado de derecho". El efecto de la geopolítica es tanto económico como político, la transición a otra realidad estatal nunca es pacífica, siempre es violenta, es una lucha sin cuartel por intereses reales donde la mayoría no entiende, pero padece los efectos. En fin ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com