Economía

FALANGES: La crisis del Estado Mexicano y el Estado de Derecho

mayo 11, 2020

¿Cuál es el elemento estructural de la crisis del Estado Mexicano? La crisis es al menos tetraédrica, es sanitaria por el Covid-19, económica por el cierre y crecimiento negativo de la economía, de inseguridad por el aumento de la violencia social y los delitos dolosos, y política por la ruptura y agotamiento del modelo neoliberal dependiente. Es cuestión de seguridad nacional, de gobernabilidad.

Hasta hoy las medidas, inexactas, de política social han contenido la inconformidad social ante los problemas económicos, a pesar de las pugnas de grupos de interés y de poder fáctico. El modelo Centinela, las medidas sanitarias y la Jornada Nacional de Sana Distancia que inició el 23 de marzo son correctas, aunque no sabemos si son suficientes. Al 10 de mayo se registran casi 3,500 muertes por el virus de los 127 millones de mexicanos.

No todos los países optaron por el confinamiento: Suecia optó por el modelo "Baja escala" para obtener "inmunidad de rebaño". En México tenemos un modelo mixto. Hay confinamiento formal y de hecho se permea una "inmunidad de rebaño" no por política sanitaria, sino por realidad socioeconómica. Pero todo está por definirse.

La seguridad pública carece de coordinación entre la Unidad de Inteligencia Financiera, los sistemas de inteligencia, el policial, el de procuración y de impartición de justicia, con los tres niveles de gobierno. Esto se tradujo en 502,104 presuntos delitos registrados de enero a marzo de 2020 por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y en 2 mil 492 muertes dolosas en abril registradas por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

El retraso en la ejecución de los proyectos de infraestructura prioritaria, los efectos económicos del Covid-19 generan una caída económica. La tasa de desocupación en enero fue de 3.7 por ciento de acuerdo al INEGI, hoy se agrava con el cierre de la economía como efectos del virus. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público entregó al Congreso de la Unión las perspectivas económicas de finanzas públicas para el cierre del año, "Pre-Criterios 2021", cuyo pronóstico del Producto Interno Bruto para el 2020 es entre -3.9 y 0.1 por ciento.

La sustitución y agotamiento del modelo político neoliberal, el discurso de polarización del Ejecutivo Federal y la ruptura con los grupos de interés del viejo régimen que son afectados, se traduce en presiones por privilegios económicos y fiscales de estos grupos de interés, usando un discurso vedado y ejerciendo un poder fáctico, manifiesto en presiones internas para contratar deuda en dólares de los organismos financieros internacionales; por ejemplo, la presión del Consejo Coordinador Empresarial para que el Estado Mexicano fuera aval de créditos ante el Banco Interamericano de Desarrollo para los grandes empresarios.

Las tendencias separatistas de los gobernadores y empresarios de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Jalisco pretextando inequidad en el pacto fiscal federal y la falta de respuesta federal ante el Covid-19, se instaura en un contexto mayor. ¿Acaso en la reunión entre el embajador de EEUU en México, Christopher Landau, con los gobernadores Enrique Alfaro, de Jalisco (Movimiento Ciudadano); Ignacio Peralta, de Colima (PRI); Martín Orozco, de Aguascalientes (PAN), y Antonio Echevarría, de Nayarit (PAN) están en el tenor separatista?

Todo separatismo es golpista. Estos empresarios y gobernadores buscan un "neoFobaproa" un rescate de las crisis económicas postCOVID-19, de suyo ilegal e ilegítimo. Las pérdidas privadas de la gran empresa no son del ámbito público, de efectuarse sería una mediada neoliberal.

A la luz de: "primero los pobres", en el sur se concentran los proyectos de infraestructura pública de la Federación y el continuo ataque al Ejecutivo, con estrategias como la negada Operación Berlín, de 2017 a 2018 para el desprestigio mediático del candidato López Obrador con artífices como Enrique Krauze y empresarios como Francisco Agustín Coppel Luken y Alejandro Ramírez Magaña, se torna imposible la socialización perdidas privadas de las grandes empresas. Esto golpea a empresarios y políticos neoliberales.

La crisis tetraédrica del Estado Mexicano está vertebrada por la ruptura al estado de derecho como impunidad por omisión del deber legal del gobierno.

La violación al estado de derecho por el gobierno incrementa la inseguridad y agudiza la crisis política, sanitaria y económica. El desmantelamiento del sistema de salud pública, con acciones como el abandono de los 307 hospitales en el sexenio de Peña Nieto, señalado por el subsecretario de salud López Gatell, están en impunidad y mermó la capacidad de reacción del Estado ante el virus.

Al no haber investigaciones, ni procesos penales y ni administrativos sobre los últimos 4 ex presidentes, sus funcionarios y empresarios por actos de corrupción, denunciado por el Ejecutivo, en casos como: el Aeropuerto de Texcoco, la Operación Rápido y Furioso de ventas de armas en EEUU a cárteles mexicanos; ni investigación, ni destitución, ni procesos contra actuales funcionarios federales y gobernadores señalados por corruptos, como Ana Gabriela Guevara titular de la Conade señalada de desviar recursos y cobrar moches. Esto genera que la crisis del Estado se agudice.

El proceso de Genaro García Luna, el ex secretario de seguridad pública calderonista, seguido en EEUU no es por iniciativa del gobierno federal, es por impulso norteamericano, que implica y quizá por esa misma razón caiga Calderón.

El elemento estructural de la crisis del Estado Mexicano es la violación al estado de derecho por parte del gobierno, genera ingobernabilidad y merma el crédito político. En fin ¿usted qué piensa?

lmaury_cruz@hotmail.com