Política

Desesperan

mayo 09, 2020

Ayer, este espacio editorial retomaba el concepto de heterodoxia para describir el conjunto de medidas antisistémicas instrumentadas por el gobierno mexicano. Tales medidas tienen muy asustados al estamento neoliberal completo. Nacional e internacional. Al país y a su gobierno le han organizado la tormenta perfecta en plena recesión mundial. En "La" recesión mundial. Muy probablemente la que marque el fin del sistema imbécil que deja al mercado la orientación de las decisiones públicas. El mundo se enfila a una cascada de eventos catastróficos de muy mal augurio; por lo pronto, un desempleo demencial en Estados Unidos que dará al traste con parte importante de las cadenas de producción existentes entre Estados Unidos y México, que no son pocas.

La ortodoxia neoliberal está histérica. El Consejo Coordinador Empresarial de pronto llama a un golpe de Estado, dos calificadoras de EU bajan la categoría de la deuda de Pemex a bonos basura y la deuda soberana mexicana punto menos, la bajan dos o tres niveles.

Lo hacen así no porque necesariamente haya una conspiración, sino porque todos están histéricos debido a que el gobierno mexicano toma primero medidas que protegen los ingresos populares y no a las empresas. No pide créditos al FMI, aunque muy probablemente lo hará en algún momento, pero desde una perspectiva completamente distinta, porque las deudas empresariales no las absorberán los contribuyentes. Eso está claro y nos gusta. Ahora se ha desatado una campaña para desvalorar a la figura que da certidumbre y confianza durante el desarrollo de la crisis sanitaria.

Histéricos, ahora la emprenden contra las cifras oficiales sobre el número de personas infectadas. Cosa que se ha aclarado hasta la saciedad: las cifras gubernamentales reflejan casos confirmados, no proyecciones. El New York Times la emprende contra los datos del gobierno sobre un argumento falso, lo mismo que hace el penoso ex rector Narro.

Están histéricos. Se entiende el porqué, el desempeño del gobierno en crisis sanitaria es equivalente a uno de las sociedades más avanzadas y equilibradas del mundo: Suecia.

Por ejemplo, entre las 15 naciones con más fallecimientos por Covid-19 en el mundo, México está en el lugar 14, la tasa de fallecimientos por cada 100 mil habitantes son dos. Ciento 25 millones de habitantes y 2 mil 961 casos confirmados. Esto es, dos infectados por cada 100 mil habitantes. Hay una diferencia abismal con nuestro vecino norteamericano. En Estados Unidos han muerto 76 mil 101 personas por Covid, 23 por cada 100 mil habitantes. En México han muerto 2 mil 961, dos por cada 100 mil habitantes.

Pero la campañas de desacreditación y desinformación es brutal y abrumadora. Con todo, la iniciativa estratégica la sigue teniendo el gobierno. Este marca la agenda y las condiciones de la discusión pública.