Política

Sin medidas sanitarias, cientos de migrantes deambulan por el sur de Veracruz

abril 29, 2020

Coatzacoalcos.- Durante la contingencia sanitaria por el Coronavirus, más de mil migrantes centroamericanos fueron liberados por el Instituto Nacional de migración (INAMI) de la estación migratoria de Acayucan, todos ellos deambulan por varios municipios sin medidas sanitarias lo que vulnera su salud y la de las comunidades; agrupaciones de migrantes denunciaron que es obligación del gobierno federal repatriarlos vía aérea, como una medida humanitaria.

Desde el inicio de la contingencia sanitaria, el gobierno federal autorizó liberar a todos los migrantes que estaban detenidos en las estaciones migratorias del país, en especial las tres más grandes: Tapachula, Acayucan e Iztapalapa.

+ Migración no está operando en la ruta sur.

En el sur de Veracruz, varios de ellos se quedaron viviendo en los municipios connurbados de Acayucan, Oluta y Sayula de Alemán, por lo que ahora representan una población con riesgo de contagiarse con el virus SARS-Co2.

Rubén Figueroa, representante del Movimiento Migrante Centroamericano (MMC) señaló que documentaron irregularidades en las liberaciones que se hicieron desde las estaciones migratorias, ya que se les dijo que iban a ser repatriados, los obligaron a firmar cartas de petición como refugiados o permisos temporales.

Con esta maniobra legal, dijo, el Instituto se exime de la responsabilidad de repatriarlos y sobre su Salud, dejándolos a su suerte.

"El flujo migratorio de centroamericanos por el país bajó en un 98 por ciento por la emergencia sanitaria, está su mínimo histórico en muchas décadas, los que deambulan por el sur del país son los que abandona migración o los saca a las calles" .

Refirió que el gobierno federal tiene la responsabilidad de establecer puentes aéreos para llevar a los extranjeros a sus países, pero solo lo esta haciendo con las personas que son deportadas de Estados Unidos en el norte del País, pero no hace lo mismo con los que están en la frontera sur.

+ Más de mil migrantes en la zona sur.

Cuitláhuac Condado Escamilla, alcalde de Acayucan dio a conocer que hay un poco más de mil personas que deambulan por las calles de su municipio y todos ellos cuentan con estancias legales temporales, lo que les permite viajar por todos los municipios del sur de Veracruz.

"Muchos de ellos ya viven o trabajan en el municipio de Acayucan pero como tienen su carta de liberación se pueden mover libremente, van y vienen a otros municipios, principalmente a Coatzacoalcos, lo que representa un factor de riesgo".

Anotó que estas personas no tienen estatus de refugiados, ni tienen el apoyo de organizaciones internacionales, por eso no llevan un monitoreo de su salud y eso vulnera a los municipios connurbados.

Este municipio envió un exhorto al gobierno federal para que realice la repatriación de los migrantes, ya que algunos están realizando actividades ilegales que además representan un riesgo a la seguridad de los habitantes de ese municipio.

"Ya le enviamos otro oficio a Migración para que retire de las calles a 40 colombianos que están vendiendo boletos para rifas inexistentes y clandestinas, ellos van por todas las colonias, engañando a los ciudadanos; todos ellos no toman medidas para evitar contagios".

+ Oluta se inconforma por ayuda a Migrantes

Los últimos migrantes que estaban dentro de la estación migratoria de Acayucan fueron trasladados a la Casa del migrante "Monseñor Guillermo Ranzahuer González", ubicado en el municipio de Oluta.

Todos ellos fueron movilizados en camiones cerca de la media noche del lunes, lo cual alarmó a la población de ese municipio quienes temen que los migrantes estén enfermos de COVID-19.

Este martes, se presentó en las instalaciones de la casa del migrante, María Luisa Prieto Duncan, alcaldesa de Oluta quien reprobó que se hubiera realizado ese movimiento de personas migrantes, ya que ponen en riesgo la salud de ese municipio

Dijo que los ciudadanos de ese municipio tienen miedo y psicosis que los migrantes estén contagiados y los afecten, o en su caso, saturar aún más las instituciones de salud.

"Todos tenemos miedo, la gente está en psicosis, los derechos humanos también son de los olutenses, anoche muchos de ellos vieron las transmisiones en vivo y vinieron con la primera autoridad que soy yo"

Anotó que les preocupa como autoridades que el albergue sea muy pequeño y que no se acaten las medidas de "sana distancia" que piden las autoridades de salud, como método de prevención contra el virus.

Ramiro Baxin Ixtepan, encargado de esta casa, detalló el lunes, se les notificó que iban a ser liberadas estas personas y quedarían en situación de calle, por lo que el consulado de El Salvador y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), les pidió recibirlos mientras pasa la contingencia sanitaria.

Informó que una de las condiciones para recibirlos fue que todos ellos llegaran con una constancia médica de que estaban sanos y que habían sido revisados por médicos del sector salud y de la organización Médicos Sin Fronteras.

El padre indicó que se les recibió de manera humanitaria ya que todas estas personas iban a estar en situación de calle y podrían infectarse con el virus, aumentando su vulnerabilidad y la de los propios habitantes de la región.

Tras el roce entre autoridades municipales y defensores de derechos humanos se acordó que los migrantes permanecerán en el albergue por 60 días, pero deben ser monitoreados por las autoridades de salud y no deben deambular por la comunidad.

Ramiro Baxin indicó que ellos van a solventar la manutención de estas personas durante el tiempo que permanezcan en el albergue, con apoyo de asociaciones internacionales que los apoyan de manera regular.

+Casa del migrante cerrada en Coatzacoalcos.

En el municipio de Coatzacoalcos, cerca de 50 personas están viviendo cerca de las vías tratando de conseguir dinero para sobrevivir, ya que el INAMI no los quiere repatriar, ni darles apoyo humanitario.

Ellos están desesperados ya que quieren regresar a sus hogares y no pasar la contingencia de salud en México, ya que tienen miedo de contagiarse.

"la gente nos ve como apestados, no estamos enfermos, solo queremos regresar a nuestros hogares porque esta muy duro llegar a Estados Unidos; nosotros venimos bajando del norte", señaló uno de ellos.

Estos migrantes no alcanzaron a entrar a la casa del migrante que existe en Coatzacoalcos, la cual tiene más de un mes que se cerró.

Joel Ireta, encargado de la casa señaló que ellos atienden las medidas sanitarias y solo resguardaron a 10 personas que alcanzaron a entrar, antes de que se decretara la fase 2 de contingencia.

Expuso que el personal solo sale a brindarles una comida caliente a los migrantes que están debajo del puente, pero atendiendo las medidas de sana distancia.

Apuntó que ellos no están en condiciones de recibir a estas personas y solo gestionan que sean vigilados por la agrupación Médico Sin Fronteras.