Sociedad y Justicia

A 4 años de la explosión en Clorados III no se ha efectuado remediación ambiental

abril 21, 2020

Coatzacoalcos, Ver.- Este lunes se cumplieron cuatro años de la explosión en la planta Clorados III, que cobró la vida de 32 personas y ocasionó lesiones a 160; hasta el momento no se ha llevado a cabo ninguna remediación ambiental pese a que organizaciones como Greenpeace advirtieron la presencia de sustancias cancerígenas derivado de la explosión, o la comparación que hizo la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de Coatzacoalcos con un infierno ambiental.

Lo último que se supo del caso –por medios de comunicación en la entidad– es que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impuso una multa de un millón 520 mil 820 pesos al a empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV) y que ésta a su vez cobró 267.5 millones de pesos por el seguro tras las pérdidas de 320 millones de pesos.

Además, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) confirmó en el 2018 que no hubo ejercicio de acción penal por el caso, y según Petróleos Mexicanos (Pemex) la tragedia fue producto de un accidente.

Los trabajadores que sobrevivieron y las familias de los deudos recibieron una indemnización que si bien no les devolvió lo que perdieron, por lo menos les permitió continuar con sus vidas, ya que la planta no fue reconstruida y se terminaron miles de empleos.

Como consecuencia de la explosión también se detuvo la producción de cloruro de vinilo en el país.

A cuatro años de la tragedia tampoco hubo protestas debido a la emergencia sanitaria por el Coronavirus; es más, conforme pasaron los años éstas fueron cada vez más tibias tanto por trabajadores y jubilados de Petróleos Mexicanos (Pemex) como por ambientalistas.

Pajaritos carece de espacio para almacenamiento

Media docena de buques cargados con gasolina se encuentran fondeados en las costas de Coatzacoalcos debido a que no hay lugar para el almacenamiento del combustible en la Terminal Marítima de Pajaritos, reveló El Financiero.

Explicó que la falta de capacidad para almacenar la gasolina importada está obligando a Petróleos Mexicanos a dejar fondeados los barcos, y se calcula que hay más de tres millones de barriles de productos refinados en altamar desde hace más de un mes.

Según El Financiero, el costo por día que pasa la embarcación sin ingresar al muelle asignado es de 25 mil pesos.

"Hay al menos seis petroleros que transportan combustible anclados cerca del puerto de Pajaritos en la costa este de México, mientras que varios petroleros más esperan en los puertos de Tuxpan, Altamira y Dos Bocas, según datos de seguimiento de barcos y dos de las personas.