Sociedad y Justicia

Alcaldesa de Tamiahua confinó a tres familias por "sospecha" de Covid-19

abril 06, 2020

Tres familias fueron obligadas por la alcaldesa de Tamiahua, Citlalli Medellín Careaga, a mantenerse confinadas dentro de una vivienda ante el rumor de que uno de los integrantes estaba contagiado con coronavirus. Sin embargo, médicos de la Secretaría de Salud determinaron que no presentaban la enfermedad cinco días después.

La Jornada Veracruz tuvo contacto telefónico con la familia, cuyos nombres se reservan a solicitud de la misma, para conocer más a detalle los motivos por los cuales permanecieron aislados durante cinco días.

En un hecho extremo en cuanto a medidas preventivas se refiere, la presidenta municipal Citlalli Medellín ordenó a los 14 integrantes de una familia a no salir de su casa "ni a la tienda", sin que existiera fundamentación médica para confinarlos.

Los hechos ocurrieron el pasado lunes 30 de marzo, cuando supuestamente por el reporte de uno de los vecinos en la comunidad Estero de Milpas, la alcaldesa les prohibió salir de la casa, colocándole alrededor una cinta preventiva, exponiéndolos al escarnio público.

Previamente, uno de los integrantes de la familia había decidido volver a Tamiahua, luego de quedar desempleado en Monterrey a causa de la contingencia por coronavirus en aquella entidad. Sin dinero y sin empleo, pensó que al viajar a este municipio de la zona norte de Veracruz, podría darle de comer a los suyos con lo que obtuviera de los productos del mar.

Así, viajo sin mayor contratiempo por los estados de Nuevo León, Tamaulipas y el norte de Veracruz.

"El lunes pasado llegó personal del ayuntamiento y la alcaldesa. Nos trajeron cuatro despensas con un frijol, arroz, aceite y dos paquetes de galletas", comenta una de las afectadas. Sin embargo estos productos no eran suficientes para la alimentación de 14 personas, entre adultos y menores de edad.

En ese momento había en la casa tres familias juntas, incluida una de las hermanas que había llegado a recoger a sus hijos y al encontrarla en la vivienda también fue confinada.

"Ella fue clara con nosotros: ustedes no van a salir para nada porque un vecino reportó que mi hermano había llegado con temperatura y tos, ese mismo se iba a encargar de estarle pasando información si nosotros salíamos", recuerda.

Durante cinco días nadie se acercó a la vivienda. La autoridad municipal había prohibido a la comunidad a acercarse y en caso de que alguien intentara salir, sería el vecino que los reportó quien le estaría informando.

El sábado por la mañana volvió una comisión del ayuntamiento para hacer entrega de leche y pañales para un bebé de cinco meses. Por la tarde, médicos de la Secretaría de Salud arribaron a la casa y les permitieron salir. No les practicaron ninguna prueba y solo se limitaron a tomar la temperatura; ninguno de los ocupantes presentó síntomas de la enfermedad.

¿Entonces por qué nos tienen así? Preguntaba una de las mujeres, quien solo pedía la dejaran salir a trabajar para llevar comida a su familia.

En sus redes sociales, la alcaldesa Medellín Careaga escribió: "Sería un honor para mí en un determinado momento afrontar un proceso por salvaguardar la salud y vida de mi gente [...] prevenir un contagio masivo en una comunidad de mil 200 habitantes aproximadamente."

En otra de sus publicaciones, explica que se debió a que el confinamiento se realizó "en común acuerdo".

"Como medida preventiva y apegados a las medidas sanitarias establecidas por el H. ayuntamiento de Tamiahua y en cumplimiento en la búsqueda del bienestar común en los días próximos pasados se puso en confinamiento a los ocupantes de una vivienda en la cual se encuentran habitando ciudadanos provenientes del Estado de Nuevo León, cabe resaltar que esto fue en común acuerdo pues los provenientes de la mencionada Entidad Federativa tuvieron contacto con adultos y niños sin un análisis clínico preventivo que descartara todo riesgo pues en el estado del que provienen, los contagios van a la alza y es necesario descartar toda posibilidad de portación del virus."

La munícipe aseguró también que les habían dotado de víveres y tratamiento preventivo para descartar toda posibilidad de contagio y propagación del virus.

Argumentó que esta medida fue tomada "con base plena en las estrategias indicadas por la Organización Mundial de la Salud y se están ejecutando para evitar un posible contagio masivo y un crecimiento exponencial del virus."