Municipios

Ayuntamientos endurecen medidas para evitar contagios de Covid-19

abril 04, 2020

Por instrucción del gobierno municipal de Jalcomulco, se instalaron dos retenes en los accesos al municipio para impedir el paso de visitantes y turistas, como medida preventiva por Covid-19; solo se permite el ingreso de habitantes.

Acompañados de policías municipales, personal del ayuntamiento, incluida la titular de la Dirección de Turismo, Mireya Álvarez Anel, montaron un primer retén a tres kilómetros de la desviación a Jalcomulco.

"Estas acciones son con base en la contingencia que estamos viviendo desde hace unas semanas. Obviamente, se dio una acción drástica cuando se declaró como emergencia sanitaria", indicó en entrevista Álvarez Anel.

El segundo retén está en la entrada del municipio, en el arco donde se da la bienvenida a Jalcomulco.

Explicó que la preocupación del gobierno municipal es el resguardo de los pobladores ante la eminente llegada de visitantes y turistas por la temporada de Semana Santa, por lo que a partir de este viernes al 19 de abril, se impedirá el paso a toda persona ajena al municipio.

"Jalcomulco es un municipio que recibe muchísimas visitas, tanto nacionales como internaciones y esa es la parte que nos preocupa. Es un punto donde debemos de actuar más drásticamente conforme a la situación que estamos viviendo", añadió.

Detalló que se implementaron dos retenes que tienen la instrucción de dejar pasar solo a los habitantes de Jalcomulco, "estamos observando que mucha gente no está tomando las medidas necesarias y tiene la cultura de no importarle lo que le suceda al prójimo".

Señaló que los visitantes y turistas han tomado conciencia que no pueden ingresar al municipio, "sobre todo es resguardar la salud de la comunidad".

Desplome de la economía turística

La economía del municipio de Jalcomulco se mueve principalmente por el turismo, por lo que algunas agencias se verán afectadas por la restricción de visitantes.

"Queremos pensar que restringiendo el acceso a personas extrañas al pueblo, se va tomando conciencia y ellos mismos están decidiendo quedarse en casa".

Desde la semana pasada, dijo, se empezaron a cerrar los negocios turísticos por propia cuenta, "cada uno tomó conciencia; a Jalcomulco lo mueve la industria del turismo, es lo primordial, pero ahorita se encuentra en stand by".

Reconoció que es un golpe muy fuerte para la comunidad, porque es la economía turística la que mueve a este municipio, "no vale la pena exponerse por unos pesos que no van alcanzar para después curarte".

Expuso que aún no tienen contemplado la estrategia para impulsar nuevamente la economía después de estos 15 días de cuarentena, "hay algunas ideas, estamos trabajando en ello, pero hay que aterrizarlas porque hay que movernos mucho en cuanto al apoyo que se nos dé, tanto estatal como federal".

En el caso de los autobuses que van al municipio, la directora de turismo enfatizó que el municipio es chico y todos se conocen, "somos nativos y nos conocemos la mayoría, a los que no, les pedimos su credencial del INE, porque vienen en plan de visita, pero con toda la pena tienen que regresarse", concluyó.

Toque de queda en de Las Vigas

Debido a la crisis del coronavirus Covid-19, el ayuntamiento de Las Vigas de Ramírez declaró al municipio en estado de emergencia sanitaria e implementó todo de queda a partir de las 19:30 horas, por lo que todo el comercio deberá cerrar a esta hora: "Quien no acate esta medida será severamente sancionado".

Mediante un comunicado en la página de Facebook del ayuntamiento, el alcalde Alejandro Lino Cruz Romero advirtió que el personal de Seguridad Pública fue autorizado para retirar a toda persona que a esa hora se encuentra en la calle o en espacios públicos.

"El parque municipal quedará acordonado quedando estrictamente prohibido el acceso al lugar. Recomendamos a todas las familias con familiares fuera del municipio sugerirles permanezcan en sus lugares de residencia y no visitar por el momento nuestro municipio".

Agregó que se suspendieron las actividades administrativas municipales, a excepción de las que son vitales para la población como: seguridad pública, registro civil, protección civil, y servicios de emergencia, al número 2828314221, para atender cualquier emergencia.

Todas las personas que muestren síntomas de la enfermedad del coronavirus deberán permanecer en el interior de sus casas, en tanto salones de fiestas, billares, gimnasios, depósitos, campos deportivos y espacios públicos, cerrarán en forma definitiva el tiempo que dure la contingencia.

A los concesionarios del transporte público se les solicitó que proporcionen gel antibacterial a los pasajeros y a los taxistas contar un kit de protección con gel antibacterial, solución de hipoclorito, cubrebocas, guantes de látex y evitar el traslado colectivo para guardar la sana distancia.

"Toda persona que no respete o haga caso omiso a las medidas preventivas que el H. ayuntamiento emite, se hará acreedor a sanciones que estipule la ley".

Refuerzan vigilancia sanitaria entre Veracruz y Puebla

Como parte de las medidas para reducir el riesgo de propagación del coronavirus Covid-19, autoridades reforzaron la vigilancia sanitaria en los límites de Veracruz y Puebla, aplicando protocolos de revisión a pasajeros y a unidades de transporte público en la zona de Tihuatlán.

Desde este viernes comenzaron a aplicarse revisiones a unidades de transporte de pasajeros en los límites de Veracruz y Puebla, a la altura de la localidad Lindero.

En este punto, personal del DIF, Sanidad, Protección Civil, Policía Municipal y Oficialía Mayor del municipio de Tihuatlán realizó el operativo que contempló sanitización al transporte público.

Personal del sector salud realizó la inspección de la temperatura a pasajeros y se verificó que las personas no presentaran síntomas que hicieran presumir algún contagio del coronavirus.

Se brindó información sobre las recomendaciones para reducir el riesgo de contagio del Covid-19 y se destacó que estarán aplicándose este tipo de inspecciones constantemente.

En esta ruta circulan unidades con pasajeros que provienen de municipios de la Sierra Norte de Puebla y que acuden a Poza Rica por trabajo y para abastecerse de alimentos.

Cierran playas de Veracruz; se inconforman vendedores

Elementos de la Guardia Nacional, policías estatales y municipales iniciaron el cierre de las playas de la ciudad de Veracruz para evitar aglomeraciones que pudieran provocar el contagio del virus SARS-CoV2.

Los elementos policiacos, acompañados por personal de las Direcciones de Comercio y Gobernación del ayuntamiento porteño, recorrieron las playas de la ciudad a bordo de patrullas con la finalidad de anunciar la restricción del acceso a las playas a partir de esta fecha y hasta el 30 de abril, como consecuencia de la disposición que emitieron las autoridades sanitarias federales para evitar el contagio del virus SARS-Cov2 durante el mes de abril.

El cierre de las playas se da al iniciar el periodo vacacional de Semana Santa, en el cual comerciantes, vendedores e incluso palaperos esperaban un incremento en sus ventas por la llegada de visitantes.

En ese sentido, la medida no cayó del todo bien a los vendedores de la playa Villa del Mar, ya que de la venta de sus productos dependen sus familias, por lo que manifestaron su inconformidad.

La integrante de la mesa directiva de la Unión de Comerciantes y Artesanos del playón de Villa del Mar, Vania Yajaira Huesca Guerrero, manifestó que unos 200 vendedores resultarán afectados por el cierre de las playas.

Consideró que las autoridades municipales carecen de facultades para ordenar el cierre de las playas.

Además, criticó que los elementos policiacos no les presentaran un oficio signado por la Semarnat o la Profepa donde se ordenara el cierre de las playas.

"Como ustedes sabrán, este es el momento en que nosotros podemos levantar un poco (las ventas) para sobrevivir el tiempo que sigue. Ahorita estamos amarrados de pies y manos, no tenemos cómo alimentar a nuestras familias. Nos pidieron los pagos de febrero y marzo por adelantado porque creo que ya sabían cómo iba a estar la cosa; con alevosía y ventaja se nos cobró el permiso, ya todos fuimos a pagar", fustigó.

Vania Yajaira Huesca Guerrero demandó la entrega de apoyos a las autoridades municipales durante el tiempo que permanezca cerrada la playa de Villa del Mar, pero aclaró que una despensa no resultará suficiente para el mes que no tendrán actividad.

Inegi despide a 80 verificadores sin justificación y se niega a pagarles

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) despidió a 80 hombres y mujeres que laboraban como verificadores en esta ciudad y se niega a pagarles los 17 días de abril, como corresponde al contrato firmado.

Además, los amenazaron que si se quejaban ante los medios de comunicación los habrían de "vetar para siempre" y que al término de la contingencia del coronavirus ninguna dependencia del gobierno federal les daría empleo.

También los abogados les informaron que si no firmaban para aceptar que su contrato finaliza el 3 de abril, entonces también quedarían "vetados" para que no entren a laborar a la función pública.

Los verificadores del Inegi fueron citados en un edificio de una universidad privada, con dirección en el Circuito Tajín de la colonia Indeco Ánimas, en donde las autoridades les informaron que ya no tendrían empleo.

Una de los verificadoras, María Isabel informó: "Nos dijeron que nos despiden por la contingencia del coronavirus, entendemos que hay que resguardarse, lo que no entendemos es que nos despidan y no nos paguen los días hasta el 17 de abril, como lo dice el contrato".

Los afectados explicaron que firmaron un contrato con el Inegi para trabajar del 20 de marzo al 17 de abril, pero hoy viernes 3 les informaron que se terminó la oportunidad de empleo.

"Nos dijeron que de abril solo nos van a pagar cuatro días. El Inegi debió pagarnos la quincena completa que son 17 días de abril, pero no, sólo cuatro días, y nos están diciendo que ya no habrá trabajo".

Finalmente, los verificadores refirieron que el Inegi les otorgó equipos electrónicos defectuosos, que al fallar los obligaba a quedarse a trabajar tres horas extras, y además ellos gastaron en la compra de memorias USB para concentrar los documentos oficiales.

"Yo si me siento muy desesperado porque tengo un hijo (de educación especial) y nos dejan sin empleo. Nos quieren hacer firmar documentos de que estamos de acuerdo en que nos despidan y que no nos deben dinero. Nos quieren sacar esa firma, pero no vamos a firmar" finalizó Raúl Arturo, otro afectado.