Política

SCJM o el silencio de los inocentes

marzo 16, 2020

Muchas son las tropelías que se le atribuyen a la Suprema Corte de Justicia de la nación, sobre todos a los ministros integrantes de la segunda Sala, pues es vox populi que sus resoluciones tienden, en la mayoría de las veces, a negar la justicia al débil, aunque en su conjunto, sus once integrantes son, histórica, jurídica y socialmente responsables de las sentencias que en sede internacional- Corte Interamericana de Derechos Humanos y Organización de las Naciones Unidas -se han dictado contra el país y sería prolijo enumeradas, pues se nos cae la cara de vergüenza, sin embargo ,no pasa nada al no reflejarse las consecuencias robustas, sólidas e inalterables.

Al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador , representante legítimo y único del Estado mexicano- aunque haya división de poderes- es el que tiene que pagar los platos rotos de los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón , Peña Nieto y de sus colaboradores ante el grado de criminalidad que existe en el país, que aunque no haya sido él causante directo , por lo mismo, tendrá que apurar a que la fiscalía general de la república y a la unidad de inteligencia financiera que actúen con rigor, si no quiere vivir estigmatizado como sus antecesores, que anunció lo en la práctica resulto imposible: sanear al país de manera plena y absoluta.

Sin duda que se ha comenzado bien, aunque incomode a las minorías privilegiadas, pero se tiene que profundizar más; si existe la voluntad política de cambiar a fondo las cosas, pues no vaya a suceder que mañana digamos que todo fue un llamarada de petate y que al final quedamos igual, o peor , es decir, que el combate a la corrupción e impunidad, solo consistió en un manotazo y nada más y los precedentes sean pírricos para constituir el hazme reír y que se diga que "las reses de hoy, serán las carniceros de mañana".

Si se afirma lo anterior, es porque si bien se anuncia un cúmulo de carpeteras de investigación contras muchas personas involucradas en lavado de dinero y demás delitos de delincuencia organizada y delitos graves, en la práctica , no se convence a la sociedad , ya que se reclama más expedites , porque a paso de tortuga, como se va, el tiempo no va a alcanzar y nadie garantiza que llegará a la presidencia alguien con la mediana honradez que ahora se practica , aunque se sospecha que cuando se vaya el gato salen los ratones, si, como está visto , que aun no se resuelve el asalto al presupuesto con los altos sueldos y que aún prevalece el criterio del ministro de la Corte Pérez Dayán, quien en contra de la ley que reglamenta las acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales concedió la suspensión de esa ley y no se ve para cuando se regularice todo ese desorden económico, en tanto el responsable, está tranquilo en la Corte y sin consecuencias personales.

Es cierto que el ministro Medina Mora- exintegrante de la segunda sala en que está Pérez Dayán- dimitió al cargo sin dar razones graves como se exige, de entonces , a la fecha, el silencio ha sido sepulcral, pues si bien se puede argumentar que hay que respetar los derechos humanos -presunción de inocencia, debido proceso, legalidad de la detención, etcétera,- no menos cierto es que se especula que hubo un arreglo en la cúpula para que huyera,- el tiempo dirá si es cierto- pero por lo pronto hay que esperar que se cumplan los tiempos para que las acciones contra los delincuentes sean robustas y no aprovechen la puerta giratoria.

Se sospecha todo y de todos,- no existe confianza en las instituciones por la podredumbre- porque lo jurídico y elemental con Medina Mora y Pérez Dayán es que se iniciara el juicio de procedencia en el congreso ;al primero, para que escupiera sobre todos los negocios en que está involucrado, pues no hay que olvidar que colaboró con los gobiernos panistas y priistas y que su llegada a la Suprema Corte de Justicia se hizo violando el articulo 94 constitucional , esto es, sin respeto a la constitución llega y con la misma trampa se destituye, para gozar un haber de retiro por el tiempo de cuatro años, y, al segundo, al violar el artículo 64 de la ley que reglamenta las acciones constitucionales al conceder la suspensión de una ley – remuneraciones de los servidores públicos que no pueden ganar más que el presidente, artículo 127 constitucional -estando expresamente prohibido , sin que haya visos en el congreso de abrir los ojos o demostrar , al menos, interés de velar por la observancia del régimen jurídico.

Si López Obrador afirma que Calderón solo dio un manotazo al avispero del narcotráfico para convertir al país un cementerio, ya se imagina uno que pasará mañana, si en la corrupción e impunidad, solo se llega a los "pollos flacos" , en tanto, los grandes atracadores quedan intocables e impolutos, ahí está el caso del hermano de Carlos Salinas o la maestra Gordillo, que se dice que ya recuperó sus bienes producto de la corrupción sindical.

No se trata de escandalizar o de vaticinar malos augurios, pero si a Medina Mora y a Pérez Dayán como integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación , no se abre el procedimiento adecuado que esta previsto en el sistema jurídico nacional, de nada valdrá lo que se haga y se presumirá del contubernio de los diputados y senadores con el bandidaje nacional y así , o se es cómplice, o generoso complaciente. limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1