Política

Familiares de internos denuncian maltrato y humillaciones en el penal de Villa Aldama

febrero 20, 2020

Villa Aldama, Ver.- Familiares de internos del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de Villa Aldama, denunciaron maltrato, comida de mala calidad y un aumento desproporcionado en el costo de los productos básicos de las tiendas al interior del lugar, lo que provocó durante el domingo y el lunes una huelga de hambre de parte de internos.

Familiares documentaron este miércoles, ante el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS), 60 denuncias por malos tratos a internos, pero también por humillaciones y tratos indignantes que padecen durante la revisión de seguridad en las visitas a sus familiares. En el documento pidieron también la renuncia de la directora.

Esposas de internos denunciaron que como medida de represalia ante las protestas, la directora Érika Adriana Tenopala ordenó el traslado de 60 reos durante la madrugada de este miércoles a penales de Chiapas y Durango.

La llegada de una nueva directora hace unos meses, ha causado inconformidad entre reos y familiares porque se han endurecido los protocolos de seguridad para la entrada y al interior del penal.

Érika Adriana Tenopala fue anteriormente directora del penal federal en Durango, y agente del Ministerio Público en la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

"A adultos y niños nos obligan a bajarnos los pantalones hasta la rodilla para la visita", señalan.

Desde enero de este año, las familias documentan una carta con firmas para enviar a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), donde denuncian que son obligados a despojarse de la ropa, aun cuando antes pasan por máquinas de rayos X.

"Pasamos al último filtro que son unos cubículos en donde se nos obliga a bajarnos la ropa, aun cuando la revisión anterior no detecta nada, siendo esto una acción humillante y denigrante para nosotros como visitantes", se lee en una carta que firman una veintena de familiares.

También señalaron que en reiteradas ocasiones se les ha cancelado la visita y el argumento es que detectan una "imagen inusual", lo cual nunca queda claro a qué se refiere, lo cual consideraron violenta sus derechos como familia pues muchos viajan varias horas o días para la visita.

Las familias también señalaron que desde hace un mes no hay área para entregar la correspondencia, ya sea personal o para lectura jurídica, y los medicamentos para los internos llegan a tardar hasta dos meses en entregarlos a pesar de ser para una enfermedad crónica.