Sociedad y Justicia

Detiene FGE en Xalapa a 3 personas acusadas de feminicidio

febrero 13, 2020

La Policía Ministerial de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz logró la captura de tres presuntos feminicidas de dos xalapeñas; todos fueron ingresados al reclusorio de Pacho Viejo.

El primer caso, se trata de las detenciones de José Clemente "N", alias El Brujo y Estela "N"; ambos fueron capturados por policías ministeriales tras existir una orden de aprehensión bajo la causa penal 23/2020.

A ambos se les acusa del feminicidio de Guadalupe López Grajales, de 35 años, quien fue reportada como desaparecida el 5 de julio de 2019.

Por su desaparición, la FGE abrió la carpeta de investigación FEADPD/ZCX/86/2019. Sin embargo, Guadalupe fue asesinada y su cuerpo localizado en el panteón municipal de Pacho Nuevo, municipio de Emiliano Zapata.

Una de las líneas de investigación era por "crimen de odio", ya que Guadalupe era miembro de la comunidad LGBTTTI. Sin embargo, los agentes ministeriales establecerían que el asesinato fue pasional, ya que mantenía una relación amorosa con Estela "N".

José Clemente y Estela se llevaron con engaños a Guadalupe y la asesinaron en el panteón al azotar su cabeza contra una tumba. El juez legalizó la detención de ambos e impuso prisión preventiva oficiosa en el penal de Pacho Viejo.

El otro caso es por la detención del taxista Carlos Jacobo "N", contra quien pesa una orden de aprehensión por feminicidio bajo la causa penal 35/2020.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, Carlos Jacobo era el taxista "de confianza" de Luz María González Palacios, de 49 años, trabajadora de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quien fue hallada muerta a orillas de la carretera Xalapa-San Andrés Tlalnelhuayocan, a la altura de Rancho Viejo el pasado 7 de febrero.

Según la carpeta de investigación 281/2020 del fiscal tercero especializado, la víctima fue asesinada a golpes. Previo al hallazgo, ella abordó la unidad de alquiler de Carlos Jacobo, quien presuntamente le pidió un préstamo de mil 500 pesos; pero se negó y reclamó el pagó de un adeudo anterior por 50 mil pesos.

Esta situación presuntamente enfureció al taxista, quien la golpeó en múltiples ocasiones hasta quitarle la vida. Tras su detención, fue presentado ante un juez de control de Pacho Viejo, donde legalizó la detención y ordenó que fuera internado en el reclusorio regional.