Política

Nieta desaloja a doña Luchita, de 88 años, de su vivienda en Xalapa

febrero 12, 2020

La profesora de educación preescolar Beatriz Alicia Gea González y el empleado de ferrocarriles de la empresa Kansas City, David González Landero, apoyados por un diputado local, lograron que un juez diera el fallo a su favor y se hicera el desalojo de su abuela Luz María Landeros Becerra, de 88 años, conocida como doña Luchita, de la casa que habitó durante toda su vida, en la calle Carlos Miguel Palacios, colonia centro.

A la vivienda de Luchita llegaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para acatar la orden del juez del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Héctor Manuel Pérez Reyes, que expidió la sentencia para el desalojo de la mujer de 88 años junto con otras tres personas que ahí habitaban.

Cabe recordar que en agosto del 2018, hubo un intento de desalojo de Luchita y su familia, ordenado por el entonces juez del TSJE, Alejandro Rodríguez Mejía, pero los vecinos se opusieron y lograron que la mujer no fuera sacada de su vivienda.

Los vecinos y familiares señalan que Beatriz Gea, es apoyada por el diputado local del PAN, Sergio Hernández Hernández, y la directora de un jardín de niños particular ubicada en la colonia Venustiano Carranza, a cuatro cuadras de la casa de Doña Luchita.

La familia explicó que Beatriz Gea González "falsificó" un testamento, en el que supuestamente su abuelo, esposo de Luchita, le heredó la propiedad de 32 metros cuadrados, pero el finado no sabía leer, ni escribir.

"Lo que quieren es instalar una escuela primaria en esa casa, entre Beatriz, la directora de un jardín de niños, y el diputado les está apoyando. Se hizo un testamento falso en el que el padre le hereda todo a la nieta. Pero las fechas no coinciden, es falso", expusieron.

Los vecinos refirieron que Beatriz Gea González ha mantenido una amistad y relación directa con el diputado local desde hace más de 15 años, porque "fue novio de una hermana de Bety", y él tiene una Casa de Enlace a un lado de la propiedad en disputa.

Agregaron que "Bety todo lo quiere (la propiedad) para poner una guardería, una primaria. Ahorita desalojó a Luchita de esta propiedad, porque la casa que está a un lado de color azul es de Bety. Y así ya junta la propiedad de Luchita con la de ella, y ya le alcanza para poner la guardería".

Al señalar una casa color azul con blanco que está junto a la propiedad de Luchita, los vecinos explicaron que "En esa casa, Bety tiene viviendo al maestro Betito, y él es el que le avisa todo a Bety".

Por su parte, Ángel Hiram Domínguez Rodríguez, abogado defensor de Beatriz Gea González, explicó que el caso de Luchita, está integrado en el número de expediente 483/2016 del Juzgado Segundo.

Refirió que el proceso judicial de desalojo inició en 2015, y Luchita y su familia han impugnado el caso con la acción prescripción positiva; sin embargo, por razones de juicio "les tocó perder".

Agregó que "el Tribunal fue revisado de manera administrativa, hubo quejas, hubo amparos y ninguna autoridad ha encontrado violación alguna. Es un hecho social, sí y lo entiendo y les pido entiendan a mis clientes. Es un mito que hayan falsificado escrituras. Mis clientes adquieren la propiedad mediante una sucesión y hay una escritura pública, ellos (Luchita y familia) nunca ha demostrado ante nadie ser los propietarios".

Finalmente, para el abogado, "es algo normal y no es una sorpresa" que Luchita haya entrado en crisis, cuando los policías de la SSP la sacaron de su casa en una silla de ruedas, para comenzar el desalojo".