Sociedad y Justicia

Halla brigada de búsqueda posibles restos humanos en su primer día de actividades

febrero 11, 2020

Integrantes de la Quinta Brigada Nacional de Búsqueda de Desaparecidos realizaron el hallazgo de posibles restos humanos en un predio ubicado en las inmediaciones de la comunidad Paso de Coyutla, en el norte de la entidad, durante el primer día de actividades en campo.

La caravana, integrada por representantes de colectivos de toda la República, salió de la Casa de la Iglesia, en Papantla, alrededor de las 8 de la mañana, con rumbo al municipio de Villa Lázaro Cárdenas, Puebla, para después iniciar el descenso hacia la comunidad Paso de Chicualoque y poder llegar así a Paso de Coyutla, donde se tenía la presunción de que existía una fosa clandestina, por un testimonio anónimo.

De acuerdo con Maricel Torres, del colectivo "María Herrera Poza Rica", fueron alertados de la existencia de restos óseos en un predio ubicado en el municipio de Coyutla, donde anteriormente autoridades ministeriales habían ubicado y exhumado un cuerpo.

"Descubrimos un mal trabajo de las autoridades; no es posible que sean ahora las familias las expertas y encuentren lo que ellas no encuentran", dijo Mario Vergara, integrante de la Brigada Nacional y quien busca su hermano Tomás, desaparecido el 5 de julio de 2012 en el estado de Guerrero.

El contingente estaba integrado por representantes de diversos colectivos de búsqueda de personas en el país; un total de 300 familias provenientes de 27 estados del país, Guardia Nacional (GN) y la Fiscalía General de la República (FGR). En esta ocasión se sumó un equipo de expertos forenses para la identificación en campo.

No todas las familias participaron en la búsqueda en campo; algunas se trasladaron a la ciudad de Poza Rica, donde realizaron actividades de concientización, mientras otras más participaban en la búsqueda de indicios.

Al llegar al predio este lunes 10 de febrero, los integrantes de la Brigada Nacional comenzaron a realizar un barrido en el predio, empleando machetes, azadones, ramas, picos, palas y varillas con punta para abrirse paso entre la maleza y la hojarasca, en tanto la FGR apoyaba con binomios canófilos.

Durante este primer día de actividades en campo se localizaron partes de un hueso parietal, un diente, una costilla, un trozo de clavícula y lo que parecía ser un cúbito.

Por primera vez la Brigada trabaja en cinco ejes: búsqueda en vida, búsqueda en campo, trabajo en Iglesias, búsqueda en cárceles y concientización en escuelas.

Las familias, luego de años de búsqueda, han dejado de buscar culpables y han concentrado sus esfuerzos en la búsqueda de sus familiares, por lo que recorren hospitales, centros psiquiátricos y cárceles, viajando de lugares tan apartados del país, como Tijuana.

Los integrantes de los colectivos se encuentran en la zona norte de Veracruz participando en lo que se ha llamado la búsqueda más grande de la historia, por la cantidad de personas que ha reunido y los recursos necesarios para su logística.